Entrevista a Carina Zini, Jefa de Relaciones Institucionales y Comunitarias de Minera Don Nicolas

El Acuerdo Preliminar de Colaboración para las operaciones de ingreso, carga, descarga y transporte terrestre de mercancías peligrosas, en el puerto de Puerto Deseado, fue firmado en el ámbito de la última ARminera2019.
Carina Zini
Carina Zini

La Unidad Ejecutora Portuaria, dependiente del Ministerio de Producción Comercio e Industria y las empresas mineras de Santa Cruz, firmaron un acuerdo preliminar de colaboración comprometiéndose a contribuir de manera eficiente en las medidas de prevención, mitigación y remediación ante situaciones de emergencias.

Con este documento se da cumplimiento a la ordenanza N° 08/1998 de Prefectura Naval Argentina, como así también a las recomendaciones y directrices del código IMDG emanado de la Organización Marítima Internacional, para la seguridad y el cuidado del medio ambiente.

El Pregón Minero entrevistó a Carina Zini, Jefa de Relaciones Institucionales y Comunitarias de Minera Don Nicolás, quien tuvo un papel relevante no solo en la redacción del acuerdo sino también en la solución de los problemas previos que había provocado en la ciudad de Puerto Deseado y en toda la provincia de Santa Cruz, el transporte de sustancias peligrosas hacia las empresas mineras de la zona.

Este acuerdo, superador de la contingencia geográfica local, hace suyas las recomendaciones emanadas de la Organización Marítima Internacional y permiten que Puerto Deseado sea la puerta de entrada de los contenedores que llevan estas sustancias hacia las empresas que las necesiten, evitando de esta manera los peligros implícitos en su transporte terrestre, así como la utilización de puertos extranjeros que quitan puestos de trabajo tan necesarios para el país.

 Contanos cómo arrancaste con esto, qué te llevo a buscar este tipo de acuerdos.
-Hace dos años, en Puerto Deseado, el grupo de estibadores estaba en conflicto. Ese conflicto se dio porque se importaban mercaderías peligrosas por el puerto, sumado a esto, los estibadores y el sector minero no se ponían de acuerdo en el tema de tarifas. Y ahí empieza el quiebre.

Después, el sector minero decidió no volver a importar por Deseado y la Prefectura Naval sacó unas nuevas ordenanzas marítimas por las cuales en ningún puerto se podría hacerlo sin un protocolo, que no tenga un plan de contingencia regulado a nivel nacional. No se podía operar con sustancias peligrosas. Entonces, había dos caminos: por un lado, volver a dialogar con el sector portuario y con los sindicatos y, por otro lado, había que ver cómo habilitar el puerto.

Pasaron dos años desde ese quiebre y el sector minero importaba cianuro vía Punta Arenas, lo cual parecía algo ilógico ya que nos perjudicábamos todos porque ingresaba la mercadería desde otro país atravesando toda la provincia con los camiones, con costos muchísimos más altos. 
Nadie hacía nada. Me parecía que debíamos poner de manifiesto el compromiso que teníamos como mineros. Se estaba perdiendo muchísimo dinero. Además, dejamos de tener una buena relación, dejamos de apuntar al fortalecimiento de la minería.

 En la Provincia ya no se hablaba de la minería sí o la minería no, se hablaba de cómo hacer minería. Y, para eso, todos debíamos unirnos detrás de un mismo objetivo. Yo creía que hacer esto era parte del cómo. Y puse manos a la obra, empecé a tratar de solucionar el tema de los estibadores. 

Y se logró. Llegamos a un acuerdo de paz social con el sector por dos años, con una tarifa plana, sin ningún tipo de plus. Este acuerdo caducó el 31 de marzo de 2019 y, ahora, estamos trabajando para renovarlo. 
Una vez acordado con los estibadores y con su acompañamiento, teníamos que empezar a trabajar por el lado de Prefectura Nacional y Puertos.

Empezamos a trabajar con ingenieros y personal técnico de la Uneposc para presentar un plan de contingencia que se basa en el Plan Regulador Nacional para las operaciones de mercancías peligrosas, regidos por una ordenanza marítima que se debió cumplimentar. Apoyado por el sector minero y por todas las partes involucradas 
El sector minero asumió el compromiso de todo lo relacionado con las capacitaciones, la formación de brigadas en toda la Provincia y sobre todo en Puerto Deseado.
Una vez presentado el Plan en Prefectura, empezaron a surgir otros problemas. Y como Prefectura nos ponía obstáculos nuevos, se involucraron el sector de minería de la Provincia, el Ministerio de la Producción provincial, el Ministerio de Producción de la Nación y el Ministerio de Seguridad y, gracias a este conglomerado de autoridades, se empieza a alinear todo.

 Se lograron destrabar los problemas porque se buscó cumplir con la ordenanza pero dentro de la lógica y teniendo las medidas de seguridad y contando con las empresa de emergencia y los seguros ambientales.
La Uneposc y su equipo profesional han ayudado en la confección del plan de contingencia que se basa en el Plan Regulador Nacional para las operaciones de mercancías peligrosas, regidos por una ordenanza marítima que se debió cumplimentar y que entre todas las partes se fue logrando.

La ordenanza de Prefectura indicaba que las empresas mineras que trabajaran en el Puerto deberían comprometerse a realizar las capacitaciones y formar a la gente del puerto, abastecer el puerto con todos los elementos de protección personal necesarios ante cualquier emergencia, como máscaras especiales para lo que es el Cianuro.

Así fue que las empresas mineras nos comprometimos a entregar los elementos y lo hicimos. 
Y, a futuro, estamos comprometidos a seguir afianzando los conocimientos de la gente del Puerto, que las brigadas estén dentro del puerto y no haya que salir a contratar empresas de afuera, etc.

La satisfacción de concluir con todo esto es enorme. Más cuando se logró hacerlo sin que salieran a relucir banderías políticas ni egoísmos particulares. Firmar el acuerdo, tener una fecha para hacer el simulacro y tener la habilitación se logró porque cada sector entendió y pudo poner de manifiesto sus acciones para lograrlo.

Este tipo de convenios y actividades afianzan el sector minero en la Provincia y nos hace ganar a todos. El Puerto se diversifica, hay mayor mano de obra, comunicación, y también demuestra cómo queremos que sea el desarrollo de la minería.

Es una gran satisfacción comprobar que el trabajo fue cumplido y es lo que se vio el día cuando estaban todos los sectores parados para la firma, en el ámbito de ARminera. 

¿Qué día es el simulacro?
Después de legalizado el acuerdo por la Provincia, la Prefectura debe darnos la fecha, la cual –seguramente- no va a tardar más de 10 días y ahí sí podremos tener la habilitación de Prefectura para el transporte. 
Va a ser el único puerto y el primer puerto patagónico en tener una habilitación de estas características para lo que es mercancías peligrosas. En el mismo día vamos a poder sacar los contenedores del puerto y tenerlos en el yacimiento bajo todas las condiciones de seguridad y de control y me parece que es súper positivo.

¿En la firma quiénes estaban?
Estaba la representación de CAEM, todas las empresas mineras de Santa Cruz con sus apoderados que eran los firmantes, el Ministerio de Producción de la Provincia, la Secretaría de Desarrollo Sustentable de la Nación encabezada por Mariano Lamothe, la gente de Uneposc, el jefe de Puerto y el administrador de Puerto y seguro que me olvido de alguno. A nivel nacional y  provincial estaban todos.

Transportar cianuro es complejo.
Todo lo que refiere a cianuro tiene que ser manejado con extrema seguridad, se siguen estándares internacionales, que son suscriptos por el ICMI.
¿Cuáles son las perspectivas de tu trabajo a futuro?
Creo que con esto hay que seguir un poco más, esperar que arranque, que se concrete aunque ya está el compromiso Y, a partir de ahí, trabajar también en algo que sea superador para el Puerto.
¿Qué sería eso "superador"?
Empezar a buscar la conectividad para también lograr la exportación. Pero sería algo no pronto pero importante para Puerto Deseado.

¿Y a mediano plazo, en qué estás pensando?
En tener las brigadas formadas de la parte del sector minero y acompañar el desarrollo del puerto para que sea eficiente tanto en recursos humanos como en instalaciones. Hay muchas cosas por hacer para que sea más eficiente y que la minería sea sustentable.

Hay algo que vengo notando desde que comenzaste a contarnos cómo se fue logrando llegar a la firma de este acuerdo. Sos una apasionada de Puerto Deseado. ¿Sos nacida en Santa Cruz? Porque te cambia la expresión cuando hablas de esta ciudad, en este caso de su puerto. Necesitaríamos un video para que lo notaran todos.
-No, no nací en Deseado, pero ¡AMO a Deseado! Viví 35 años de mi vida allí. Mis hijos, mis nietos, son deseadenses, mis amigos. Me siento orgullosa de sentirme deseadense yo también. 
Deseado y la minería sustentable…

Por supuesto. Es más, estoy trabajando en un proyecto para ayudar a las comunidades del Chubut para aprobar la minería porque realmente creo en la minería. Estoy convencida de que se puede hacer minería de una manera sustentable. 

Pero los mineros, tenemos una gran falla con el tema de la comunicación y son cosas que tenemos que ir cambiando, revertirlas para que haya un cambio de paradigma. También sé que de un día para el otro no se puede pasar del No al Sí. 
Hay tantos mitos sobre la minería que, en realidad, desde el sector no podemos o no sabemos ponerlos en un contexto para que la gente se dé cuenta de que no es lo que se dice. 
Como el tema del agua. Depende del contexto. En el agro se utiliza muchísima más agua que en minería y nadie dice nada.

Todo lo que la industria minera le ofrece al trabajador no se termina de mostrar. Esta industria se parece mucho a la industria del petróleo pero se trabaja con mucho más calidad que en la industria del petróleo. Se tiene muchísimo más cuidado tanto con el personal como con la familia del personal, realmente se los cuida, se los capacita. Esta industria tiene muchos beneficios para todos. 

¿Cómo se puede lograr ese cambio de paradigma? ¿Este es un momento oportuno para no solo hablar sino también producirlo?
-Creo que estamos en un momento fundamental porque estamos hablando permanentemente de minería sustentable, estamos hablando de hacer cambios. Y, esto hay que acompañarlo con acciones. 
El cambio tiene que ser desde lo comunicacional, no puede ser que haya empresas que apuntan y ponen muchísimo dinero en comunidades y esas comunidades siguen de espaldas a la minería. Esto demuestra que hay algo en lo que estamos fallando y hay que encontrarle la vuelta.
Yo soy una convencida en que hay que hablar con cada uno, debemos romper la barrera de la oficina. Yo hablo con los vecinos personalmente, mate de por medio y creo que así pueden comprender mejor lo que es la minería.

El Pregón Minero

Boletín de noticias