Trabajar en línea y chatear sin contaminar es posible gracias a la energía eólica

Grandes empresas tecnológicas como Apple, Google, Facebook y Microsoft apuestan por la energía eólica para alimentar sus centros de datos y sus servicios en la nube, evitando así gran cantidad de emisiones de CO2
energia aeolica

¿Alguna vez te has planteado cuánta energía es necesaria para mantener redes sociales como Facebook o servicios en línea como Google Drive? Para ofrecer estos productos, las grandes empresas tecnológicas necesitan espacios físicos donde instalar sus servidores y almacenar toda la información. Son lo que se conoce como centros de datos y actualmente consumen un 2% de toda la energía utilizada en el planeta, según un informe de Silent Partner Group of Companies.

Por este motivo, y como estrategia de responsabilidad social, estas empresas han apostado por comenzar su transición energética abasteciendo con energías renovablesestas instalaciones. Por ejemplo, servicios de Apple como iMessage, FaceTime y Siri son posibles gracias a infraestructuras que actualmente solo utilizan energía 100% renovable. Este interés de las grandes empresas ha sido un revulsivo para energías como la eólica que se ha posicionado como una de las más atractivas.

Según el GWEC (Global Wind Energy Council), la potencia eólica instalada en todo el mundo estaba muy cerca de los 94.000 megavatios (MW) en 2007; diez años después se ha multiplicado casi por seis, llegando a los 539.123 MW. En Europa, encabeza la lista de potencia instalada Alemania (con 6.581 MW), seguida de Reino Unido (4.270 MW) y Francia (535 MW). España está en el puesto número 13 de la clasificación con 96 MW.

Un nuevo impulso a la eólica
Existen varios motivos que explican este crecimiento de la energía eólica. Por un lado, la existencia de compromisos internacionales en materia de lucha contra el cambio climático ha obligado a las compañías de todo el mundo a prestar más atención a las emisiones de CO2. Por otro, los profesionales del sector coinciden en destacar como una de sus principales ventajas que los costes de generación se han reducido en los últimos años, lo que ha despertado el interés de las grandes empresas.

Este ahorro ha estado propiciado por las mejoras tecnológicas y el apoyo de entidades financieras en el desarrollo de las infraestructuras necesarias. La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, coincide en que “el sector bancario, como principal financiador de infraestructuras de producción de energía, tiene un papel importante en esta transición energética”.

La entidad ha demostrado este compromiso con la financiación de 700 proyectos de energía renovable en la última década, llegando a invertir más de 22.000 millones de euros. Entre otros, el del parque eólico Reinosa III en México, con una capacidad de 424 MW, “suficiente para abastecer 786.915 hogares mexicanos”.

En 2017, las infraestructuras financiadas por el banco alcanzaron una capacidad de 3.390 MW, evitando así la emisión de 23 millones de toneladas de CO2. Un 80% de estas instalaciones están dedicadas a la generación de energía eólica y un 20% a la solar.

Asimismo, la popularización de los PPAs (Power Purchase Agreement) o contratos privados de compra-venta de energía, en español, también ha supuesto un estímulo en la expansión de las energías limpias. Estos acuerdos a largo plazo, en los que ambas partes determinan la cantidad de energía, el precio o los plazos de entrega, son un mercado que en España se empieza a abrir paso, pero que en Estados Unidos se llevan realizando más de 10 años.

Apple y Google, 100% renovables 
Las dos firmas estadounidenses se abastecen 100% con energías renovables, pero mientras Google apuesta por la energía eólica, Apple prefiere la energía solar.  

Google, el mayor comprador de energía limpia del mundo 
La compañía de Silicon Valley se convirtió a finales de 2017 en la empresa que más energía limpia compra a nivel mundial, tras firmar un acuerdo con la filial americana de Iberdrola (Avangrid Renewables) para el suministro de 196 megavatios procedentes de sus instalaciones eólicas en Dakota del Sur. Además de otros contratos en Estados Unidos y Europa para abastecer a sus centros de datos, lo que convierte a Google en el abanderado de la energía eólica es que se ha sumado a la investigación para aumentar la eficiencia de la energía eólica.

El gigante tecnológico investiga la utilización de cometas que aumenten la eficiencia de los aerogeneradores actuales. El invento ha sido desarrollado por Makani, la empresa que Google adquirió e integró en su división de investigación en 2013. La solución consiste en usar una cometa para generar energía eléctrica a mayores alturas (alcanzarán entre 80 metros y 350 metros de altitud) donde los vientos son más fuertes. En sus primeras pruebas, la compañía calcula que será capaz de generar un 50% más de energía y permitirá ahorrar un 90% de los materiales actualmente necesarios para construir las instalaciones de generación.

Apple consigue que sus proveedores también funcionen solo con energías verdes
La compañía estadounidense utiliza energías renovables para hacer funcionar sus centros de datos desde 2014, especialmente la solar. A principios de 2018, la compañía anunció que todas sus instalaciones (incluidas tiendas, oficinas y centros de datos) funcionan con energía renovable.

Además, ha predicado con el ejemplo, impulsando la transición ecológica entre sus proveedores y más de 20 de ellos ya se han comprometido a usar energías renovables en toda la producción para la marca. La empresa calcula que las medidas emprendidas en este sentido desde el año 2011 han reducido sus emisiones de gases invernaderos (CO2e) un 58%.

Facebook prefiere la energía eólica por encima de otras renovables
Los datos del medio especializado Energías Renovables señalan que el 100% de las renovables consumidas por la empresa de Marc Zuckerberg son de origen eólico. El pasado verano, la red social firmó un nuevo contrato con la portuguesa EDP Renováveis para obtener 139 megavatios de energía eólica durante los próximos 15 años, procedente de las instalaciones en Indiana (Estados Unidos). Además de este, Facebook ya tenía acuerdos con Enel e Iberdrola para el suministro de energía eólica para sus centros de datos estadounidenses y también participa en la construcción del mayor parque eólico de Noruega.

Microsoft
La empresa de Bill Gates cerró a finales de 2017 un acuerdo con General Electric para hacerse con toda la producción eléctrica del nuevo parque eólico en Irlanda. Con esta operación, la empresa se garantiza el suministro para los próximos 15 años para alimentar sus servicios en la nube. Asimismo, se propone investigar las baterías que hay integradas en las turbinas para estudiar cómo almacenar el excedente energético.

El camino emprendido por las grandes compañías tecnológicas en materia de consumo de energía verde es un aliento de esperanza para el medioambiente. A medida que las grandes empresas e industrias apuesten por la energía limpia, las emisiones de carbono se reducirán considerablemente y se estará más cerca de cumplir con los urgentes compromisos medioambientales que frenen el deterioro medioambiental del planeta.

 Belén Belmonte  

Boletín de noticias