La industria trabajo al 56,6% de su capacidad en diciembre

La fuerte caída presentada por la producción industrial en diciembre (-14,7% interanual) tuvo su correlato sobre la utilización de la capacidad instalada en el sector manufacturero, que anotó su peor registro desde el 2002, al ubicarse en 56,6%, informó ayer el INDEC.
industria

El indicador cayó 7,4 puntos porcentuales en la comparación interanual, resultado que no sorprendió, teniendo en cuenta el avance de la recesión a lo largo del 2018 (exceptuando el primer trimestre), que se profundizó en los últimos tres me ses del año, de la mano de mayores restricciones de liquidez, a través de altas tasas de interés y de los encajes bancarios. En relación con noviembre, la capacidad instalada bajó unos 6,7 puntos porcentuales, aunque vale destacar que en los meses de diciembre, enero y febrero, las empresas acostumbran realizar ciertas paradas técnicas por el período de vacaciones, donde suele disminuir la demanda en el mercado local. Si bien este fenómeno explica ligeramente alguna parte de la caída registrada, el principal fenómeno fue el de la crisis cambiaria, que generó un golpe a la actividad económica, que habría caído más del 2% en todo el año, y una aceleración de la inflación, que terminó el año en 47,6%. Entre los sectores que se ubicaron por encima del nivel general, se destacaron el de refinación de petróleo (77,4%), seguido por Industrias metálicas básicas (69,4%) y Papel y Cartón (66,8%), que completaron el podio. Más abajo se ubicaron Sustancias y productos químicos (66,4%), Minerales no metálicos (61,5%) y Productos alimenticios y bebidas (58,9%). Por debajo del nivel general, sólo terminó encima del 50% el rubro de Productos del tabaco (56%), mientras que el resto trabajaron a menos de la mitad de su capacidad. Edición e impresión se ubicó en 48,9%, seguido por Productos de caucho y plástico (47,2%), Metalmecánica excepto automotores (42,8%), Productos textiles (32,3%) y la Industria automotriz (25,6%). Los últimos dos rubros mencionados fueron trabajaron a casi un tercio y un cuarto de su capacidad instalada. En el caso del sector textil, se registró una fuerte caída, de 23,4 puntos porcentuales en la variación interanual debido a la menor elaboración de hilados de algodón y de tejidos, tanto planos como de punto. Por su parte, el sector automotriz bajó 12,7 puntos, anotando el peor registro del indicador, como consecuencia de la disminución de la cantidad de unidades fabricadas por las terminales automotrices, a partir de la caída en la demanda local y de las paradas técnicas en algunas plantas productivas. 

 INDEC, Buenos Aires