La experiencia con el petroleo, aplicada al sector minero

Córdoba. Varias metalúrgicas cordobesas que gozan de las mieles de Vaca Muerta piensan que la misma experiencia se puede llevar a la producción minera en provincias como San Juan.
mineria

Es por eso que el Cluster Industrial de Petróleo, Gas y Minería de Córdoba prepara un “mapeo minero”, que cuantifique el volumen de negocios que puede representar este mercado.

Además, la Cámara Empresaria Minera de Córdoba (Cemincor) puso a disposición las canteras de sus socios para que las empresas puedan desarrollar productos.

La idea es diversificar los mercados. Por eso, incluso, ya tienen piezas en desuso para hacer desarrollos junto con el Centro Tecnológico de Arteaga, que pertenece a la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba (Cimcc).

Las grandes mineras importan prácticamente todos sus equipos, amparadas por la desgravación de impuestos que permite la ley 24.196, conocida como “de Inversión Minera”. Y también por el decreto 629/17, que extiende este beneficio al ingreso del exterior de tecnología usada, bajo el pretexto de que los insumos argentinos no son competitivos.

El cluster cordobés ha sido invitado a la Mesa de Minería, que reúne al sector privado con funcionarios nacionales. A ese ámbito llevará su pedido para implementar una política de desarrollo de proveedores de la industria minera.

“Argentina y Chile tienen los mismos recursos naturales en ambos lados de la cordillera de Los Andes. El vecino país tiene 4.000 proveedores del sector minero; Argentina, sólo 400”, compara Karina Corradi, presidenta del cluster cordobés.

Su empresa, Antares, provee a la industria petrolera válvulas y estabilizadores para la extracción. Ahora, tiene en desarrollo productos para el sector minero.
En tanto, Ithurbide, conocida por su producción de baterías, realiza para las mineras el tratamiento de residuos peligrosos y el reciclado de artefactos eléctricos y electrónicos.

Si bien las canteras cordobesas pueden ser un punto de partida para luego abordar la gran minería, un inconveniente es que resulta muy difícil competir con productos usados del extranjero.
Además, la legislación del sector minero obliga a los proveedores a tener 80 % de su producción colocado en la minería.

“El año pasado, el exministro de Energía, Javier Iguacel, había prometido que el decreto 629 se iba a suspender. Con la llegada de Gustavo Lopetegui, hay que empezar todas las conversaciones de nuevo”, explica por su parte Eduardo Borri, presidente de la Cimcc.

Para el empresario metalúrgico, no se trata de cerrar los mercados, sino de impulsar la actividad minera en la Argentina incluyendo una política de desarrollo de proveedores.

Al respecto, opina: “No son tantos los países con reservas de gas y petróleo no convencionales ni de minerales como tiene el país. Son actividades extractivas destinadas a la exportación, pero que pueden servir para dejar una industria desarrollada, que en el futuro sea exportadora de partes y componentes para estos sectores”.

La Voz del Interior, Córdoba, 12/02/19