El gobierno abre un conflicto legal con Techint para cumplir con la meta fiscal

En lugar de abrir un frente de batalla con varias petroleras, el gobierno optó por encarar un único gran conflicto con Tecpetrol, el mayor inversor en el gas de Vaca Muerta. La empresa de Techint podría reclamar hasta US$ 1000 millones. La falta de coordinación interna, clave en la batalla legal que se viene.
Lopetegui-Casares-e1548942171394

Fue un encuentro breve, de apenas 45 minutos en el quinto piso del Palacio de Hacienda. Gustavo Lopetegui, secretario de Energía y hombre de la primera línea del gabinete económico, explicó a los presidentes de las mayores 10 petroleras del país que el gobierno pagará los subsidios correspondientes a la aplicación resolución 46/2017 sólo por la producción inicial de gas declarada por las empresas al momento de empezar el trámite administrativo para solicitar el beneficio, tal como publicó esta semana EconoJournal.

El ex vicejefe de Gabinete descartó la publicación de una nueva resolución que readecúe el funcionamiento del programa de estímulo al gas no convencional en función de las restricciones fiscales que enfrenta la Argentina.

El área de Legales del Ministerio de Hacienda, que encabeza Ignacio Pérez Cortés, y expertos en arbitrajes internacionales, desaconsejaron a Lopetegui y al ministro Dujovne de avanzar en esa dirección. Cualquier modificación por escrito de la resolución 46 original desembocaría en juicios millonarios de varias empresas en tribunales como el Ciadi. Especial peso tuvo, en ese dictamen, la advertencia de multinacionales con intereses en Vaca Muerta como ExxonMobil (que presentó un proyecto de inversión en Bajo del Choique) y Shell(Rincón de la Ceniza y La Escalonada), dos de las tres mayores petroleras del planeta.

“Este gobierno, en particular, le da relevancia a lo que piensan las empresas internacionales. Otra administración tal vez no le hubiese prestado tanta atención, pera esta sí”, admitió un funcionario bajo reserva de nombre.

La necesidad de resolver en pocos días el entuerto generado por la resolución 46 obligó al gobierno a armar un equipo de emergencia: junto con Pérez Cortés trabajan Ignacio Pinnel, jefe de Asesores de la Secretario de Energía y enlace directo con Lopetegui; Santiago Afonso, hombre de Hacienda en la Mesa de Vaca Muerta con foco en lo fiscal; y Fernando Jasnis, titular de la Unidad de Coordinación General de Hacienda, un economista con un nutrido pasado financiero que, en la práctica, hoy opera como uno de los que lleva el día a día con ejecutivos del Fondo Monetario Internacional que monitorean la reestructuración fiscal del gobierno.

Volver a empezar

Frente a la incapacidad de disipar el riesgo judicial, Lopetegui volvió a fojas cero y reflotó el plan de ajuste que había elaborado Hacienda en agosto para cumplir con la meta fiscal, que el ex secretario de Energía Javier Iguacel desaconsejó implementar.

El Estado reconocerá una compensación —un precio de US$ 7 por MMBTU en 2019, tal como está redactado en la resolución 46— sólo por la producción estimada inicialmente. En la práctica, la decisión afecta principal, y casi únicamente, a Tecpetrol, brazo petrolero del grupo Techint, que por sí sólo explica el explosivo desarrollo de Vaca Muerta del que hoy se ufana el gobierno de Mauricio Macri.  

Marcos Bulgheroni, CEO de PAE, junto con Hugo Eurnekian (CGC), y Miguel Gutiérrez y Daniel González, de YPF.

Para Lopetegui, lo anunciado ayer a las empresas petroleras —estuvieron presentes Miguel Gutiérrez (YPF), Marcos Bugheroni (PAE), Carlos Ormachea (Tecpetrol), Gustavo Albrecht (Wintershall) y Germán Macchi (Pluspetrol), entre otros)— no implica ninguna modificación al marco regulatorio vigente. El grupo Techint cree lo contrario.

“La Secretaría de Gobierno de Energía ha cambiado el criterio de cálculo correspondiente a los pagos de las compensaciones económicas previstas en la Resolución 46/2017, imponiendo un límite a la misma en función de volúmenes de producción estimados por la emisora en su presentación original del 23/08/2017, aun cuando al liquidar la compensación correspondiente a los meses de abril, mayo, junio y julio de 2018 se consideró la totalidad de la producción del área, las cuales en los cuatro casos superaban las proyecciones de producción para cada mes informadas”, cuestionó Tecpetrol mediante un comunicado enviado a la CNV.

La empresa precisó que por la interpretación oficial perderá en 2018 $ 5655 millones.

Dos campanas

El gobierno negó que exista un cambio de criterio y, en todo caso, advierte que los pagos que se concretaron el año pasado tienen carácter provisorio y, por lo tanto, el Estado tiene derecho a rectificar esos cálculos. Eso fue lo que finalmente ocurrió el 28 de diciembre pasado, cuando la Secretaría de Energía corrigió los pagos a Tecpetrol y reconoció compensaciones para Fortín de Piedra, el campo de shale gas construido por Techint, sólo para una producción de 8,5 MMm3/día de gas, la mitad de lo que produce hoy el área (en diciembre alcanzó un plateau de 17,5 MMm3/día de gas).

A esta altura, si bien la empresa no hizo mención alguna a esa alternativa en el comunicado que envió a la Bolsa, lo más probable es que Tecpetrol recurra administrativamente la decisión del gobierno por el perjuicio económico que le acarrea.

Cuenta con elementos para hacerlo. Incluso con declaraciones periodísticas del ex secretario Iguacel, que en varias ocasiones contradijo la interpretación de la resolución 46 que hoy defiende Lopetegui. “Javier dijo muchas cosas”, respondió ayer, evasivamente, una fuente de Energía ante la consulta de este medio.

Lopetegui flanqueado, a su izquierda, por Ignacio Pérez Cortés, y A su derecha por Carlos Casares, futuro subsecretario de Hidrocarburos, y Santiago Afonso, de Hacienda.

La falta de coordinación interna dentro del gabinete económico puede costarle caro al Estado. El dato de mayor peso en favor de Tecpetrol es, precisamente, la metodología que empleó la Secretaría de Energía para liquidar el pago de subsidios entre agosto y diciembre del año pasado, cuando computó las compensaciones correspondientes a la producción inyectada al sistema entre abril y septiembre (los pagos demoran algunos meses en concretarse).

Hechos

Iguacel reconoció el pago de compensaciones a Techint por una producción superior a la que la empresa había declarado inicialmente. Es decir, interpretó que la resolución 46 no preveía un cupo en la producción beneficiada. “La norma es muy clara. Y la resolución 419 (que complementa la primera) lo confirma: en el caso de un campo nuevo (menos de 500.000 m3/día de producción inicial), como Fortín de Piedra, el subsidio se aplica sobre la toda la producción efectiva inyectada al sistema”, explicaron fuentes de Tecpetrol.

La forma en que la gestión de Iguacel liquidó las compensaciones durante el segundo semestre del año pasado está en línea con esa interpretación, que ahora desconocen Lopetegui y Hacienda. Parece una cuestión satelital y hasta anecdótica, pero lo cierto es que si la adecuación de la R46 se hubiese encarado en agosto, tal como propuso Dujovne y frenó el presidente Mauricio Macri con el input del ex secretario de Energía, Tecpetrol no contaría hoy con un elemento contundente para probar que existió un cambio de reglas de juego que lo perjudicó.

“En agosto Fortín de Piedra producía menos de 9 MMm3/día de gas. En ese momento, había un mayor margen de maniobra para moverse”, explicaron allegados a la petrolera.

El perjuicio económico de este año —los $ 5655 millones explicitados en el comunicado, unos 140 millones de dólares— es importante, pero si Tecpetrol decide avanzar en un reclamo contra el Estado será por mucho más dinero. Se estima que podría argumentar un laudo arbitral por hasta US$ 1000 millones, en concepto del dinero que dejará de percibir la petrolera hasta 2021, que es la fecha de expiración del programa de estímulo.

Una visión nocturna de Fortín de Piedra. Tecpetrol es la principal beneficiaria de la resolución 46

“A groso modo, con la interpretación de la resolución 46 que ahora hace el gobierno, Tecpetrol dejará de percibir US$ 150 millones en 2018, US$ 350 millones en 2019, US$ 300 millones en 2020 y cerca de 200 millones en 2021”, precisó un consultor que sigue de cerca el tema.

Freno a la inversión

En lo inmediato, Tecpetrol ajustará su plan de inversión a la baja. Es la opción lógica de la empresa para defender su flujo de fondos ante una fuerte caída en los ingresos proyectados. Para la empresa de Techint es clave defender valor frente a los bonistas internacionales que compraron sus títulos.

Tecpetrol opera hoy con cinco equipos de perforación en Fortín de Piedra. En los próximos meses tenía previsto bajar dos unidades porque el campo ya alcanzó su plateau de producción. Pero contemplaba trasladarlos hacia el bloque Los Toldos IV para lanzar un desarrollo en la ventana de petróleo de Vaca Muerta. Lo más probable es que ese proyecto quede suspendido.

“El directorio de la sociedad ha instruido a la Dirección General de la Compañía a revisar los términos del plan de desarrollo del área Fortín de Piedra oportunamente aprobados, a fin de readecuar el flujo de fondos al nuevo escenario y mejorar sus indicadores financieros”, concluyó la compañía.

Tecpetrol está llevando a cabo una inversión de US$ 2.300 millones, de los cuales ya lleva ejecutados US$ 1800 millones, en los primeros 18 meses.

Boletín de noticias