Mendoza: Cómo impacta en la provincia la tragedia ambiental producida por Vale

La empresa Vale provocó una catástrofe ambiental y humana en Minas Gerais. Por segunda vez en 3 años colapsó una represa minera. Vale aún tiene los derechos sobre Potasio Río Colorado, aunque analizar sacarla del medio. Cómo impactan esos hechos en el desarrollo de la minería.
Colapso-Represa-Brasil-Minas-Gerais-41

Pasó a miles de kilómetros, pero la tragedia y el desastre ambiental provocados por la minera Vale en Brumadinho,  Brasil, tiene repercusiones mundiales. Es el segundo incidente grave en tres años que ocurre en minas gestionadas por Vale y esos hechos tuvieron y pueden tener repercusiones en Mendoza.

Por un lado esa empresa aún es propietaria de los derechos de Potasio Río Colorado, la principal mina de Mendoza. Pero el Gobierno mendocino evalúa cómo desprenderle o ejecutar la caducidad de la concesión que tiene Vale, aunque ello tendría un costo a afrontar. Pero además, el desastre de Minas Gerais genera un impacto negativo sobre la minería como actividad. Ya había ocurrido en 2015. Ese año hubo otro enrome derrame de agua y barro contaminados por la rotura de un dique de la minera Vale. Ese hecho fue tomado por la Suprema Corte como uno de los antecedentes negativos de la minería y que llevaron a ese tribunal a declarar constitucional a la ley 7722.

“No sería leal omitir alguna ponderación de los hechos que en estos mismos días nos ha puesto en evidencia la información pública sobre el derramamiento de aguas contaminadas que habría ocurrido en el emprendimiento “Mariana”, en Minas Gerais, Brasil, y de “Veladero” en nuestra vecina provincia de San Juan –en el Río Jáchal-. Sobre este último se conocen informes oficiales de las autoridades de control y de la empresa minera y actúan los respectivos tribunales competentes. Más allá de cualquier atribución de responsabilidad, aún en el supuesto de que no la hubiera en modo alguno, los hechos –de por sí solos constituyen una severa advertencia y una habilitación sobre los niveles de seguridad que cada provincia puede legítimamente adoptar cuando se trata de su territorio y de sus responsabilidades políticas frente a su pueblo y a su futuro”, describe la Sentencia por la 7722. Es decir, los incidentes ambientales tienen una repercusión mayor  no se restringen solo al lugar donde se producen.

Potasio Río Colorado era un mega proyecto minero para extraer sales de potasio de un yacimiento ubicado en Malargüe. Originalmente fue gestado por la empresa inglesa Río Tinto, que luego la vendió a la brasileña Vale. Esa firma comenzó la construcción de la mina, pero  abandonó el proyecto en 2013, con las instalaciones a medio hacer. Desde entonces solo hay una guardia de mantenimiento y de los casi 4 mil trabajadores que había, quedaron unos 15 que se dedican a custodiar el lugar. Vale tercerizó la tarea de mantenimiento de Vale en la empresa Sima, que tiene sede en Neuquén.

La minera brasilera mantuvo los derechos y desde entonces ha intentado buscar un socio o un comprador. La provincia también busca reflotar el proyecto, aunque con una escala de producción menor.

Desde el Gobierno analizan alternativas. El problema, aseguran, es que no alcanza con quitar la concesión minera a Vale, sino que además hay que gestionar el mantenimiento de las instalaciones que hay en el lugar, que incluyen desde una pista de aterrizaje hasta galpones, hoteles y maquinaria que fue montada para la mina. “La mina tiene  un mantenimiento muy caro”, aseguran desde el Ejecutivo.

La posibilidad más cercana a que haya alguna reactivación de esa mina es la que vino desde China. El centro de investigación Shanghai Potash Engineering analizan construir una planta piloto para extraer potasio y hasta industrializarlo en Malargüe. Pero aún no está confirmada esa inversión.

El día después de la minería

En el sector minero preocupa el impacto que tiene la tragedia humana y ecológica de Minas Gerais sobre la actividad, sobre todo por las tensiones ante los riesgos ambientales. Y pone en foco el tema del “día después” de la minería.  Parte del debate es, justamente, no la riqueza que puede dejar una mina en el momento en que produce, sino qué hacer con los pasivos que deja. Y la señal que llega desde Brasil es espantosa.

La represa que contenía la cola de mineral que colapsó en Brasil acumulaba lodos contaminados de una mina en desuso desde hace 3 años. Solo en ese país hay más de 400 colectoras similares a la que se rompió. Ya había ocurrido algo similar en Mariana y con la misma empresa como protagonista: Vale, que fuera una de las principales minera del mundo

En San Juan, por ejemplo, los dos principales proyectos auríferos tuvieron problemas. Pascua – Lama fue anulado tras recibir el rechazo ambiental en Chile. Veladero, que está en producción desde 2005, tuvo dos incidentes ambientales y ahora que entró en la etapa de declive de producción fue vendida a una empresa china que eventualmente tendrá que hacerse cargo del momento más crítico: el cierre de la mina y el saneamiento ambiental.

En Mendoza el Gobierno impulsó un camino de hormiga para impulsar la actividad minera. Primero realizaron mensas de debate. Luego se elaboró un proyecto de política minera integral. Y el tercer paso era modificar la ley 7722, que comenzó a debatirse el año pasado con dos proyectos de la oposición que tenía respaldo oficialista. El incidente de Brasil genera un clima adverso, reconocen.

Mdzol.com

Te puede interesar