Buenaventura ve a Perú más cerca de próxima ola del cobre

Perú está cada vez más cerca de poder desbloquear vastas reservas de cobre en la región norteña de Cajamarca a medida que disminuye el sentimiento anti-minero, dijo el presidente ejecutivo de Compañía de Minas Buenaventura, Roque Benavides
camion y grua minera

El resultado de las elecciones del mes pasado para la gobernación regional sugiere que la oposición a la minería ha disminuido, luego de que el candidato del partido gobernante de los últimos ocho años ocupó el tercer lugar, dijo Benavides en una entrevista.

Ninguno de los dos candidatos que competirán en la segunda vuelta electoral el 9 de diciembre ha expresado su resistencia al desarrollo del potencial minero de la región, indicó.

Durante los últimos ocho años, Cajamarca ha sido gobernada por un partido que se opuso al desarrollo de proyectos como Conga, que Buenaventura estaba construyendo con su socio Newmont Mining Corp.

Las obras se detuvieron después de violentas protestas contra el proyecto de oro y cobre en el 2011 y 2012. No se han desarrollado otros proyectos en la región desde entonces y la economía de Cajamarca cayó en una recesión, lo que incrementó la pobreza. El cambio de gobierno podría hacer viables otra vez una serie de nuevos proyectos de cobre.

“Hay una actitud diferente”, dijo Benavides desde Paracas, donde asiste a un foro de negocios. “En Cajamarca han sufrido tanto que estoy seguro de que habrá muchas más oportunidades de diálogo”.
Southern Copper Corp. obtuvo los derechos para desarrollar el depósito de cobre Michiquillay en Cajamarca en febrero y está en conversaciones con las comunidades locales para conseguir su apoyo.

Si Michiquillay sigue adelante, actuará como un desencadenante para otros proyectos en Cajamarca con el potencial de producir un total combinado de entre 1.5 millones a 2 millones de toneladas por año, afirmó Benavides.

Entre dichos proyectos se incluyen Galeno de Jiangxi Copper Co. y La Granja y Conga de Rio Tinto Group. Buenaventura también tiene participaciones en dos minas de metales preciosos en la región, La Zanja y Tantahuatay, que tienen reservas de cobre, dijo.

“El gran proyecto del próximo año tiene que ser Michiquillay, lo que permitiría que otros proyectos sigan adelante”, dijo. “Uno tiene que pensar en los mega proyectos y el mega proyecto aquí es toda esa franja de cobre”, sostuvo.

Buenaventura está listo para sostener conversaciones con Southern Copper sobre una posible asociación entre Michiquillay y la mina de oro Yanacocha que opera con Newmont, dijo. Buenaventura está abierto a un acuerdo para compartir la infraestructura en la operación de Yanacocha con Southern Copper y otros proyectos en Cajamarca.

Al ser consultado sobre si Buenaventura estaría interesado en desarrollar Michiquillay en conjunto, Benavides dijo que la compañía está lista para apoyar el proyecto, aunque no ha mantenido ninguna conversación con Southern. “Apoyaríamos cualquier esquema que genere sinergias”, dijo.