Arranca el G20: la Argentina, ante su mayor desafío global

CIUDAD DE BUENOS AIRES.Macri recibirá en la mañana temprano a Donald Trump en la Casa Rosada y más tarde abrirá oficialmente la cumbre de líderes mundiales en Buenos Aires. Ayer el presidente recibió un contundente respaldo de su par francés Macron a su programa de gobierno.
Logo-G20

“Estamos a punto de empezar esta maratón que va a durar casi cuatro días. Esperamos que se lleven una buena impresión”: Mauricio Macri arranca con un desayuno, recibe hoy a primera hora al presidente estadounidense, Donald Trump, y a continuación tiene en agenda a la canciller alemana, Ángela Merkel. Todo esto, antes de abrir oficialmente la cumbre del G20.

Dos andariveles del desafío global más importante de la Argentina: la cumbre internacional más amplia del mundo y alrededor de 17 reuniones bilaterales. El presidente ya mantuvo un encuentro ayer con el mandatario francés, Emmanuel Macron, quien, aunque advirtió que no hay por ahora grandes avances en cuanto al acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, dio nuevas muestras de sintonía con la política del gobierno: “Apoyaré sin ambigüedades a la Argentina”, dijo.

La importancia de la cumbre del G20, que abrirá formalmente hoy a las 10 de la mañana con las palabras del presidente, estará especialmente marcada también por lo que suceda con las propias reuniones bilaterales que tendrán los principales líderes mundiales. Trump –que llegaba anoche a una blindada Buenos Aires– expuso, antes de subirse al avión, el primer escollo: canceló una reunión con el presidente ruso Vladimir Putin por la tensión con Ucrania (ver página 4). Pero todas las miradas estarán puestas en la reunión del sábado entre el estadounidense y su par chino, Xi Jinping, sobre todo en lo que refiere a la guerra comercial-arancelaria que mantienen ambos países y que afecta fuertemente a la economía mundial.

Precisamente este tema forma parte de los ejes centrales de la declaración que la Argentina, desde la presidencia del G20, intenta consensuar en el documento final de la cumbre. El otro desafío será lograr acuerdo sobre “lucha contra el cambio climático”, que también depende en gran medida de Trump y Xi. Un texto consensuado entre todos los países miembros sería un logro luego de que las últimas dos citas internacionales de importancia (el G7 y el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico) terminaran sin comunicado conjunto.

La cita entre Macri y Trump está programada para hoy a las 6,55. La reunión llega después de dos gestos muy valorados por la gestión macrista: el primero fue la decisión de EE. UU. de abrir su mercado a la importación de carne argentina tras 17 años de trabas; el segundo, de las últimas horas, fue la firma entre ambos países de cartas de intención para el financiamiento de obras de energía e infraestructura: la Overseas Private Investment Corporation (OPIC) –institución financiera del gobierno norteamericano– aportará u$s 813 millones, e impulsará inversiones privadas por u$s 3.000 millones.

Macri agradecerá al presidente de los Estados Unidos el apoyo que brindó a la Argentina ante organismos internacionales como el Fondo Monetario (FMI) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), a la que el gobierno argentino intenta ingresar, con el aval clave del norteamericano.

Quien también mostró fuerte respaldo en este terreno fue el presidente francés, Macron, que aprovechó la mañana para recorrer la Ciudad: desayunó con su comitiva en una de las librerías más grandes –y bellas– del mundo, El Ateneo Gran Splendid. Imagen curiosa, a la salida fue aplaudido por un nutrido grupo de transeúntes.

Al mediodía se reunió con Macri en la Rosada. “Quería reafirmar mi apoyo a la agenda de reformas (del gobierno argentino), y seguiré apoyándolo en el seno del FMI, es esencial para la Argentina seguir por esta vía. Todos los inversores internacionales deberían poder entenderlo. Francia lo acompañará en esa voluntad de abrir la economía. Aportaremos la misma confianza para la candidatura de adhesión de la Argentina en la OCDE, que es importante para su país y merecida”, dijo Macrón.

En la previa, el posible avance de un acuerdo –largamente postergado– entre los bloque regionales fue uno de los principales temas de interés. Aunque el presidente Macri aseguró que “estamos muchísimo más cerca de un acuerdo Mercosur-Unión Europea”, el mandatario francés se mostró ayer más cauto.

Si bien destacó que en 2018 “se ha avanzado y tuvimos una excelente integración”, destacó sin embargo “la sensibilidad de Francia y de la Argentina con los temas agrícolas”. También remarcó que la elección de Jair Bolsonaro –que advirtió que se retiraría del Acuerdo de París– como presidente de Brasil, es, por ahora, una nueva traba: habría que esperar a que asuma en enero para conocer las definiciones del brasileño.

Qué es el G20 y para qué sirve
La Cumbre del G20, el foro de discusión de políticas económicas más importantes del mundo, se creó en 1999, mientras todavía duraban las repercusiones de la crisis financiera asiática de 1997, pero cobró importancia en 2008, cuando fue relanzado como un instrumento destinado a enfrentar la debacle global desatada a partir de la crisis de las hipotecas en EE.UU.
El G20 está integrado por Argentina, Alemania, Arabia Saudita, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea: representan, en conjunto el 85% del producto bruto global, dos tercios de la población mundial, el 75% del comercio internacional y más del 80% de las inversiones globales en investigación y desarrollo.
Con voz pero sin voto, España participa como un “invitado permanente”.


“Los líderes del mundo, todos juntos, en el mismo lugar, algo que nunca pasó aquí. Esperamos que se lleven una buena impresión”.


Buenos Aires, una ciudad blindada para la cumbre
En la Ciudad de Buenos Aires terminó de desplegarse ayer el operativo de seguridad más importante de la historia de Argentina, y comenzó la prueba más difícil en esa materia que puede tener un gobierno: custodiar a los principales líderes mundiales, todos juntos, al mismo tiempo, en el mismo lugar.
Vallas, retenes, controles peatonales y vehiculares, caravanas de autos blindados , francotiradores... media ciudad amaneció blindada ayer. Más de 22 mil agentes de fuerzas federales y locales, sumado a efectivos de las fuerzas armadas y grupos especiales, ya empezaron ayer a custodiar los anillos de seguridad diseñados por el ministerio que comanda Patricia Bullrich.
Si bien el gobierno asegura que los jefes de Estado están absolutamente seguros, sí hay preocupación en lo que pueda suceder fuera de los anillos hipercustodiados. Agrupaciones políticas , sindicales, movimientos sociales y organismos de derechos humanos, marcharán mañana contra la cumbre: acordaron con el gobierno hacerlo en Congreso. Aunque hubo diálogo para que sea de forma pacífica, nadie descarta la posibilidad de hechos de violencia. Ayer, el Congreso fue vallado y los grupos antidisturbios estarán a mano: “Esperamos que se pueda realizar en paz”, dijo ayer la ministra en conferencia de prensa en donde se desarrollará la cumbre. Pero advirtió: “Nosotros estaremos preparados”.