De Ushuaia a La Quiaca: 15 ideas que apuestan a un futuro mas limpio y renovable

De Ushuaia a La Quiaca. O casi. De una punta a otra del país, los emprendedores argentinos se abstrajeron por un rato de los números rojos de la economía y exhibieron sus ideas y proyectos en temas de vital interés para el planeta como el cambio climático, el manejo del agua, la gestión de los residuos, la construcción sustentable y el fomento de las energías renovables.
medio ambiente

Finalmente, Aqua Eco Fil, desarrollado por la Universidad Nacional de San Luis, fue elegido Embajador 2019 entre los 15 ganadores del concurso del Programa Nacional de Emprendedores para el Desarrollo Sustentable (PROESUS), que lleva adelante la secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable con la colaboración del ministerio de Producción y Trabajo, la secretaría de Energía y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).
Su fundador, Matías Regiart, trabajó en el desarrollo de filtros potabilizadores de agua portátiles, económicos y amigables con el ambiente, ya que son realizados a partir de recursos naturales y residuos agrícolas de la región, como ramas secas de olivo y carozos de duraznos y aceitunas. "Hay siete millones de personas en nuestro país que no tienen agua potable, pero también me interesaba comprar estos insumos para reactivar la economía local", apuntó.A la cita acudieron representantes de todas las regiones: este año se recibieron 168 proyectos de 22 provincias, la mayor parte de ellos enfocados en la energía, la agricultura y la construcción
Desde la jujeña Maimará llegaron los Deshidratadores eólicos solares de verduras de Omaguaco, que con su cámara de secado cilíndrica conectada a un sistema eólico-solar, permite al productor secar y vender sus verduras todo el año. Así, además de que se evita perder 170 mil kilos de cada cosecha, por año, pueden utilizarse para preparar barras y galletitas.
El Biodigestor cervecero, de Santa Rosa, La Pampa, propuso el desarrollo una planta con módulos para tratar los efluentes de las cervecerías artesanales, una solución práctica y sustentable y de bajo costo para pequeños emprendimientos en un rubro que vive una euforia. Como se señaló en la presentación, "la cerveza artesanal es rica, pero también contamina".
En Ushuaia, Tierra del Fuego, nació EcoPulpo, dedicada a la gestión responsable de los residuos de empresas. Además de brindar tratamiento y disposición final de materiales reciclables, desarrolló un packaging 100 % reciclado y biodegradable, exclusivamente a base de pulpa de papel.
En esa misma dirección se dirigió ReciclAds, emprendimiento de la ciudad de Catamarca cuyas máquinas expendedoras de bajo mantenimiento reciben residuos reciclables y a cambio otorgan premios y emiten cupones de descuento en comercios y empresas locales.
La porteña LampTroyer, de Barracas, presentó su máquina portátil que procesa lámparas de bajo consumo con contenido de mercurio. El sistema tritura y acumula las lámparas al mismo tiempo que el vapor de mercurio es capturado por un aspirador, y luego encapsulado. Luego de una década de proyectos, en los últimos dos años ya lograron vender cuatro dispositivos.
El crédito llegado desde Santo Tomé, Santa Fe, fue Reciclado 3D. Se trata de una mini impresora construida a partir de materiales obtenidos de distintos dispositivos electrónicos en desuso, y por sus bajos costos pone la tecnología 3D al alcance de la mano de cualquiera.
La bonaerense CICLA2, de Balcarce, diseñó toda una gama de accesorios como carteras, pequeños bolsos y fundas para notebooks a partir de cámaras de neumáticos, para evitar su acumulación y aprovechar sus condiciones especiales de durabilidad e impermeabilidad.
RB Li-on, de Vicente López, se quedó con la mención especial del rubro Energía por su proceso de testeo y clasificación de las baterías de litio que determina con cuáles de ellas se puede armar un nuevo ejemplar. Lleva incorporado un controlador electrónico inteligente para que su uso sea 100% seguro. Ya equiparon 10 motocicletas con sus baterías y no tuvieron problemas.
La start up cordobesa Urbano se vale de la tecnología para la gestión de residuos: los contenedores poseen sensores para medir hasta dónde se llenaron y las rutas de recolección se prevén en base a rutas eficientes. Un tema clave si tenemos en cuenta que en la Argentina desechamos una tonelada de residuos cada dos segundos.
Y su coterránea Bewee diseñó un proyecto con vehículos eléctricos y autónomos, con rutas prestablecidas gracias a mapas cargados para que puedan ser compartidos por los usuarios que realizan ese recorrido. Un taxi pero con más eficiencia y menor contaminación ambiental. Por ahora, por un tema de costos, solo está preparada la app para controlar ese ecosistema.
Por su parte, Ecomanos, de la bonaerense José C. Paz, desarrolló estufa, cocina y calefón que transforman biomasa como ramas y hojas en calor, muy económico y apuntado a crear microemprendimientos sociales en barrios vulnerables del país.
EcoDrip, de la ciudad cordobesa de Villa María, es una app para celulares o computadoras que permite a los productores agropecuarios consultar en tiempo real el porcentaje de humedad en sus campos, para saber cuándo realizar los riegos y cuánta agua utilizar.
Para el final, dos llegadas de la provincia de Buenos Ares. Desde Miramar, Tarpuy produce bioinsumos elaborados a partir de la recolección de especies de plantas silvestres, estiércol y ceniza, en la búsqueda de alimentos más sanos y con menos agroquímicos. Están fabricando 200 litros por mes, pero por la demanda creciente aspiran llegar a los 1.000 litros mensuales.
Desde Quilmes, Biomasa fabricó en su planta móvil ladrillos ecológicos con arcillas, yerba mate, café, aserrín y otros residuos no tóxicos para proyectos de construcción sustentable. Son termoacústicos, hidrófugos e ignífugos. Aunque para proyectos de cierta importancia, ante la dificultad de conseguir estos elementos en las cantidades necesarias, se utiliza la arcilla.
"El motor de transformación más activo y dinámico que tenemos es el emprendedorismo, por la posibilidad de liberar capacidades e incubar modelos disruptivos que generen innovación tecnológica, para que convivan rentabilidad y sustentabilidad", aseguró Sergio Bergman, secretario de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable.
El desafío de aquí en adelante será hallar la forma para que estos proyectos prosperen y se desarrollen. El empujón que puede darles esta iniciativa no es menor, ya que además de la difusión y el asesoramiento técnico que brinda, en definitiva en un sello de calidad a la hora de pedir un préstamo ante un banco o una entidad crediticia. Teniendo en cuenta que el 33% está en fase de idea o creación, el 27% está preparado para la expansión y 40% se encuentra en época de consolidación, está claro que todos necesitarán de financiamiento para dar el salto final y perdurar en el tiempo.

Ambito Financiero, Buenos Aires, 23/11/18