Dejaron en suspenso una parte de la remediación de YPF en Vaca Muerta

La provincia de Neuquén autorizó solo una parte del plan de remediación presentado por YPF a principios de semana, por el derrame en Bandurria Sur. La clave es que existen diferencias de criterios entre lo que propuso la empresa y las exigencias por parte de las autoridades de Ambiente.
derrame 2

El programa para sanear el impacto de lo que pasó hace dos semanas con el pozo LCAV-26, a cargo de la firma Nabors contratada por la operadora nacional, no cayó del todo bien entre los funcionarios del gobierno. Ayer a la tarde, a través de una notificación intimaron a la empresa a que siga con los trabajos superficiales de limpieza y luego realice una caracterización de la zona más afectada, para recién a partir de allí avanzar con el lugar más dañado.

En concreto, lo que aprobaron las autoridades es que se tomen muestras de acuerdo a las zonas que identificaron previamente. Por un lado, la zona alcanzada por el spray y, por otro, el área más afectada donde se acumuló el hidrocarburo derramado durante más de diez días.

“Lo único que puede hacer YPF en la zona de los piletones donde se acumuló el hidrocarburo es caracterizar el área. Y luego de acuerdo a los datos que obtengan y nos presenten, nosotros vamos a evaluar y disponer cuál será la mejor forma de trabajo”, afirmó el responsable de la subsecretaría de Ambiente de la provincia, Juan de Dios Lucchelli.

De esta manera la compañía solo está autorizada a retirar la vegetación más contaminada que no puede ser recuperada bajo ningún tipo de tratamiento y a retirar las capas de suelo más críticas, sin tocar el área de los piletones.

También podrán podar y limpiar la flora que solo fue rociada por el derrame. Y deberán culminar con las tareas de retiro de fluidos de piletas y diques de contención.

El argumento de Ambiente es que se puede avanzar libremente con el daño superficial para evitar que se expanda. Pero no quieren que se continúe “a ojos cerrados” hasta no tener certeza del estado del suelo más impactado.

“Si fuera por YPF mañana están levantado todo el terreno afectado y luego trabajarían con el suelo de abajo. Lo que nosotros queremos es que se sepa con certeza el grado de afectación de toda el área, para luego nosotros elegir el plan de acción para ese sector”, remarcó Lucchelli.

Una vez que la Provincia tenga la información completa continuarán los procesos administrativos que culminaran con el monto de la multa que deberá pagar YPF. Las penalidades económicas van entre 100 mil y 23 millones de pesos.

Estiman que el caso podría recibir la multa ambiental más grande que aplicó la provincia hasta ahora.
Claves del sector más complicado
El suelo y las paredes de los piletones donde se almacenó el grueso del derrame tiene una capa que debe ser removida y no puede ser remediada.
Es importante para el trabajo que el clima acompañe, una lluvia podría expandir la contaminación.
Seis meses puede llevar la biorremediación del suelo, pero difícilmente vuelva a su estado natural.
La multa
23 millones
de pesos es el monto más alto que prevé la Subsecretaría de Ambiente para las multas por daños con afectación.Cercarán la locación para evitar el ingreso de animales
Desde la operadora confirmaron que continúan con las tareas que les habilitaron a realizar y que el plan propuesto se divide en dos áreas.
La primera en torno a la ubicación del equipo de perforación. Indicaron que es la “menor” de ambas y que “se puede observar una mayor afectación”. Allí los trabajos de limpieza a desplegar serán más intensivos. En la segunda zona, “con menor grado de afectación”, demandará otro tipo de actuaciones.


“Las tareas implicarán el despliegue de más de 60 personas específicamente para los trabajos de limpieza manual, que se sumarán a las 50 ya abocadas a la zona para los trabajos de recolección de los fluidos”, aseguraron desde la compañía. También se instalaron piletas adicionales para acumular el fluido que se obtenga de las tareas de limpieza que, luego, será tratado para su disposición final.


Agregaron que tras el incidente toda la zona fue cercada con seguridad perimetral y que se puso en marcha la colocación de un alambrado para evitar que animales puedan caer a las piletas con hidrocarburos.
Agregaron que inmediatamente después de producido el “blowout” se comenzaron las tareas para absorber los líquidos y evaluar los trabajos de remediación. También puntualizaron que en todo momento “se mantuvo informada a las autoridades provinciales sobre el incidente”.

Rio Negro.

Te puede interesar