Las razones por las que hay que seguir apostando por el oro

Desde que el pasado mes de enero el oro alcanzara su máximo anual, con 1.354,95 dólares la onza, su precio se ha desplomado más de un 10%, hasta el entorno de los 1.200 dólares la onza.
oro
oro

La fortaleza del dólar, que ha atraído a los inversores, tiene buena parte de culpa de este desplome. Sin embargo, los analistas recomiendan no perder de vista al oro. Éstas son las principales razones para seguir confiando en el metal.

Con más de un 10% de caída respecto a los precios máximos registrados a comienzos de año, el oro parece haber perdido la partida frente al dólar. Ni siquiera la incertidumbre despertada por la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, o las sanciones impuestas sobre Irán, Turquía, Corea del Norte y Rusia (que, en teoría, deberían haber disparado el precio del metal) han influido de forma positiva en el mercado del oro.

Aun así, los analistas recomiendan no perder de vista al oro. Según explica Ani Markova, del Fondo Smith & Williamson Global Gold and Resources, a International Adviser, hay una serie de factores que podrían debilitar el dólar y devolver el protagonismo al oro durante las próximas semanas.

Para Markova, los ciclos alcistas del dólar no suelen durar más de seis o siete años. En el caso actual, si la fortaleza del billete verde continúa, estaríamos entrando en un octavo año alcista, una situación sin precedentes hasta ahora.

Por otro lado, siempre ha existido una amplia relación entre los llamados “déficits gemelos” (el balance presupuestario del gobierno de una nación y su saldo en cuenta corriente), y el valor del dólar. Estos “déficits gemelos” se encuentran actualmente en el 6% del PIB estadounidense y se espera que crezcan hasta el 9%, según las previsiones del FMI, lo que conducirá inevitablemente a la devaluación del dólar, ya que para mejorar el déficit comercial se necesita una divisa más débil.

Desde la propia administración Trump se ha expresado la preocupación por la fortaleza del dólar. De hecho, en una entrevista realizada en julio pasado, Donald Trump criticó la política monetaria de la Reserva Federal, en comparación con los esfuerzos de China por debilitar el yuan para compensar el impacto negativo de los aranceles en el crecimiento económico.

Unas críticas que fueron muy mal vistas en los Estados Unidos, ya que se considera una injerencia de la Presidencia en la independencia de la Reserva Federal, algo que no se había visto desde los tiempos de Richard Nixon.

Una política monetaria más intervencionista por parte de la Fed, como la que se llevó a cabo en el año 2000, provocaría un debilitamiento del dólar y un apoyo al precio del oro, al que también contribuiría la llegada de un nuevo ciclo bajista en los mercados de capitales.

Por otro lado, las elecciones de mitad de legislatura, que se celebrarán en Estados Unidos a principios de noviembre, pueden ser otro factor que contribuya a la subida del precio del oro, especialmente si aumenta la volatilidad de los mercados.

Tampoco hay que olvidar otras cualidades del oro como activo de inversión, como su función de protección frente a la devaluación monetaria o su carácter de elemento diversificador de la cartera de inversión y protector del patrimonio.

Desde Sociedad Española de Metales Preciosos de Inversión (SEMPI) inciden en estas cualidades del oro: “en todas las crisis internacionales que se han vivido a lo largo de la Historia, el oro ha desempeñado un papel clave, desde la época de Grecia y Roma hasta las crisis políticas más recientes. El oro y los metales preciosos son el verdadero dinero, reconocido y aceptado universalmente, generación tras generación, y garantía del poder adquisitivo a lo largo de los más de 6.000 años que lleva con nosotros”

Oroinformacion.com

Te puede interesar