Santa Cruz: “Manantial Espejo” ocupa 700 trabajadores de manera directa

Así se denomina el proyecto minero de oro y plata, ubicado en cercanías a la localidad de Gobernador Gregores, en el centro geográfico de la provincia de Santa Cruz, 1111 km. al sur de Trelew.
manantialespejo-300x188

Allí se extraen y se procesan los minerales en un sistema de trabajo que emplea alrededor de 500 personas.

Sin embargo, recientemente se han incorporado dos nuevos proyectos bautizados “Joaquín” y “COSE”, que sumó a otros 200 trabajadores.

Así lo explicó Carolina Negre, gerente de medioambiente y seguridad de la minera Tritón, responsable de la explotación de los yacimientos.

Cabe recordar que en la provincia de Santa Cruz se cumple además con el régimen laboral “70/30”, por el cual se obliga a las compañías a emplear un 70% de la dotación de personal oriundos de la zona y el 30 por ciento restante que puede provenir de otras provincias.

La compañía valora la posibilidad de ocupación y formación de jóvenes en la empresa y en ese marco informó sobre la incorporación al plantel de alumnos egresados de la escuela agrotécnica de Gobernador Gregores a quienes además se los estimula para diferentes capacitaciones.

“Tenemos también licenciados e ingenieros ambientales y técnicos químicos porque contamos con un laboratorio propio de análisis del agua que utilizamos”, explicó Negre.

La gerente de control ambiental detalló que la mina Manantial Espejo también cuenta con especialistas ajenos que asisten a la empresa.

Se refirió en ese sentido a las inspecciones permanentes que se realizan y que no solo corren por cuenta de la compañía, sino que además tienen observadores externos.

Entre los controles, enumeró los físico- químicos que se realizan, tanto en la flora y fauna circundante como así también lo vinculado con ruidos y el monitoreo social.

Sostuvo que este último analiza el impacto de la mina en las localidades cercanas, el desarrollo de proveedores y de infraestructura.

Dijo que, por ejemplo, existe en Gobernador Gregores el llamado “Barrio Tritón” que fue construido para aquellas personas que trabajan en la mina y que no tenían su vivienda propia o para aquellos que llegaron a la localidad y que necesitaban un espacio para vivir.

Para este año, estaba previsto el cierre de la mina Manantial Espejo, explicó Negre, pero con la puesta en marcha de los proyectos Joaquín y COSE, la producción se logró prolongar por al menos otros 5 años más.

Y se refirió a las tareas de cierre y lo que ello implica.

Dijo que existe un acuerdo entre las diferentes mineras, en el que también participan los sindicatos, y que tiene que ver con la contratación de trabajadores.

Es decir, con el cierre de la mina se busca que los empleados sean absorbidos por otras empresas cercanas para aprovechar la fuerza de trabajo y las competencias adquiridas.

Para la tarea de producción mineral, la empresa utiliza agua subterránea que además es reutilizada en el proceso.

Negre dijo que diariamente, la minera efectúa sus propios controles sobre el agua, al que se suma los monitoreos ajenos que llevan adelante laboratorios externos, así como la autoridad del agua de la provincia de Santa Cruz y la autoridad minera, que se hacen de forma mensual.

En relación al agua potable, los controles son la garantía de salud para los empleados y son exigidos también por los Ministerios de Trabajo y Salud.

Te puede interesar