Argentina es el segundo pais de la region con mas glaciares

Fue un trabajo épico. Hubo que recorrer más de 560.000 km2 a lo largo de 4000 km de Cordillera, ascender a alturas de hasta 6000 metros y dedicar cinco años a analizar los datos reunidos
glaciares impacto megamineria forte
glaciares impacto megamineria forte

Pero ya se puede afirmar que la Argentina es el segundo país en América Latina por el número de sus glaciares y se cuenta entre los 15 con mayor superficie de hielo en el mundo. Son 16.968 cuerpos de hielo (16.078 sobre la Cordillera de los Andes y 890 en las Islas del Atlántico Sur), que ocupan una superficie de 8.484 km2, equivalente a 41 veces la Ciudad de Buenos Aires.
Las precisiones surgen del Inventario Nacional de Glaciares, documento elaborado por investigadores del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla), dependiente del Conicet y de la Universidad Nacional de Cuyo, con los que colaboraron 10 instituciones de 12 provincias. Entre ellas se contaron universidades, centros de investigación, y organismos como el Instituto Geográfico Nacional, que validaron la tarea de los científicos.
La Argentina se convierte así en el primer país del mundo en completar un registro detallado de sus glaciares y áreas periglaciales, una herramienta fundamental para trazar políticas públicas y proteger las reservas de agua dulce que abastecen a la población y permiten el desarrollo de actividades productivas en áreas áridas como las que se encuentran al Oeste del país.
El trabajo, que se presentó ayer al mediodía en la Casa Rosada con la presencia del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, identifica y caracteriza glaciares y geoformas periglaciares que actúan como reservas hídricas, y contiene la información necesaria para su adecuada protección, control y monitoreo.
"Su finalización salda una deuda pendiente y constituye un paso fundamental para conocer y conservar los recursos hídricos estratégicos de nuestro país", afirmó Bergman, durante la presentación.
Los glaciares constituyen reservas de agua fundamentales para los ecosistemas y la biodiversidad; además, son atractivos turísticos característicos del patrimonio natural del país y los mejores laboratorios naturales para comprender el cambio climático, dijo el ministro.
Una tarea titánica
"Desde 2012, el Ianigla trabajó a ritmo sostenido, cumpliendo en tiempo y forma con los plazos fijados; quienes quieran constatarlo tienen a su disposición los documentos con las presentaciones -dijo Fidel Roig, actual director del instituto-. Lo que se había atrasado era la publicación de los informes. En el inicio hubo complicaciones territoriales, se le solicitó al Ministerio que definiera las zonas prioritarias, las provincias no respondían, San Juan presentó un recurso de amparo al iniciarse el inventario, hubo ciertos retrasos presupuestarios y eso hizo que se demorara un poco. Pero en los últimos dos años todo se aceleró y se trabajó con una actividad vertiginosa".
El Inventario Nacional de Glaciares está previsto en el artículo N°3 de la ley 26.639 de "Régimen de presupuestos mínimos para la preservación de los glaciares y del ambiente periglacial" o, simplemente, Ley de Glaciares, sancionada el 30 de septiembre de 2010.
Dispone que cuente con toda la información necesaria para la adecuada protección, control y monitoreo de esos majestuosos tesoros de nuestro patrimonio natural.
"Su elaboración fue una actividad titánica por la magnitud del trabajo y de la representación territorial -dijo Roig-. Esta tarea ha tenido escenarios complejísimos de altura a hasta 6000 metros sobre el nivel del mar, lo que comprometió la seguridad física de quienes relevaron los glaciares e introdujo un componente muy particular en la ejecución de este registro".
Para concretarlo, se constituyó un grupo interdisciplinario que fue el motor del proyecto. "Hubo que establecer la tecnología para realizarlo y convalidarlo -explicó Roig-. El núcleo fue un grupo de técnicos e investigadores de nuestro instituto. Ellos tuvieron la responsabilidad de caminar la montaña, registrar y cartografiar las áreas de glaciares".
Gracias a este esfuerzo, hoy se conoce la ubicación y qué superficie ocupan estos ríos congelados. Pero este es el primer paso, porque ahora los científicos están abocados a evaluar la importancia de sus aportes hidrológicos a los sistemas naturales.
Para Bergman, la publicación del ciento por ciento del estudio es un hito de su gestión. "Permitió retomar la conversación con una institución científica acreditada, como es el Ianigla, una entidad autónoma cuya elección no fue una decisión discrecional, ya que lo dispone la misma ley -afirmó-. También nos permite cumplir con los acuerdos globales que suscribió el país. Estamos contentos de poder ponerlo a disposición de todos y generar una línea de base".
"La tarea continúa -destacó Roig-. Con los ministerios, con las distintas organizaciones nacionales y con las instituciones de ciencia que acompañaron este desarrollo". Y más adelante agregó: "La Argentina es un país con demasiados desafíos como para no invertir en ciencia. Por cada peso que se coloca en el sistema científico, el país recoge cientos. Este inventario es un ejemplo. Esperamos recoger los frutos".
A lo largo del proyecto, se utilizaron fondos del Conicet y, después de 2015, el Ministerio de Ambiente transfirió al Ianigla alrededor de tres millones de pesos. (La Nación, Buenos Aires 16/05/18)
 

Te puede interesar