Proyectos mineros deben contar con licencia social

Hoy con el nuevo gobierno las cosas parecen que serán distintas, sin embargo, aún hay preocupación entre los pobladores piuranos. Y es que la historia del proyecto Río Blanco no es de ahora y en los últimos años ha costado la vida de tres personas.
proyectos mineros peru

Luego que el renunciante presidente Pedro Pablo Kuczynski (PPK) anunció que el proyecto de cobre y molibdeno Río Blanco en Piura iría sí o sí, miles de ronderos y campesinos Ayabaca y Huancabamba se movilizaron para expresar su rechazo a lo señalado por el ex Jefe de Estado.

Se trata un tema sensible. No olvidemos el gran conflicto que generó el mal manejo de Conga en Cajamarca. Después de idas y venidas el proyecto minero se paralizó y tuvo tan alto costo social que el gobierno quedó desprestigiado por no saber negociar bien con las partes involucradas.

Según las recientes declaraciones del premier César Villanueva, todo apunta a que habrá mayor cuidado con este tipo de negociaciones. “Para eso está el diálogo, herramienta que vamos a utilizar”, refirió el Presidente del Consejo de Ministros al comentar como es que el gobierno tratara los proyectos mineros en donde la población no esté convencida de que estos se ejecuten.

“No vamos a imponer ninguna explotación minera si previamente las poblaciones no se sienten tranquilas y seguras de que será así”, agregó Villanueva luego que se pronunció sobre la mejora en el alza del precio de los metales e indicara que estamos en un momento de aprovechar esta etapa.

En aquella oportunidad, el 20 de abril último, el Premier aclaró que Tía María, proyecto cuprífero y aurífero de Southern Copper, no tiene la aprobación de las poblaciones adyacentes y además no demuestra un respeto absoluto al tema ambiental en sus propuestas de operación.

Dicho proyecto está paralizado desde el 2015 debido al fuerte rechazo de los agricultores del valle de Tambo, quienes temen los impactos negativos de la actividad minera sobre sus cultivos.

CASO RÍO BLANCO

En agosto del 2005 cientos de ronderos de Ayabaca y Huancabamba se trasladaron al campamento de la minera Río Blanco, para protestar frente a las instalaciones. Nunca hubo licencia social, es decir, la maquinaria ingresó a los bosques y nadie sabía de qué se trataba.

Se produjo un enfrentamiento entre ronderos y policías, el resultado fue dos campesinos muertos y 28 detenidos que fueron cautivos y torturados dentro del campamento. Esto ha generado un rechazo total, por el deseo de justicia.

Te puede interesar