La actividad minera en Córdoba, con marcas históricas

Por Aldo Antonio Bonalumi, Secretario de Minería de la Provincia de Córdoba
camiones mineros el bid
camiones mineros el bid

Nuestra provincia es una de las únicas que hoy produce fluorita en Argentina, mineral esencial en la industria.

La actividad minera en Córdoba alcanza en la actualidad marcas históricas. Nunca en el pasado se consumieron tantos agregados pétreos como en los últimos 16 meses.

Esto es resultado del plan de obras públicas vigentes en el país en general, y en nuestra provincia en especial.

El gran salto de incremento productivo se produjo en 2016, que midió casi un 30 por ciento más que en 2015, y en 2017, un 10 por ciento sobre el año inmediato anterior.

También se observa un incremento en el primer trimestre de 2018. No es para menos: el 95 por ciento de las obras en construcción (rutas, viaductos, puentes o desarrollos urbanísticos) están hechas de piedra: cemento, cal, pintura, arena, cerámica, vidrios o limo. Todo es minería.

En forma simultánea, esta actividad trae consigo trabajo e inversión.

En los últimos 12 meses, se crearon alrededor de 500 puestos de trabajo y la inversión por todo concepto fue cercana a los 55 millones de dólares.

Córdoba es importante, especialmente en la actividad ligada a la construcción. Si se la mide en producción por persona/día, es la más alta del país, con 32 kilos, cuando el promedio argentino es de 12 kilos. Córdoba, en el orden nacional, es protagonista y está presente en las discusiones que el Consejo Federal propone, analiza y surte.

Ese es el marco propuesto por el gobierno central y se hace permanentemente aportando nuestras ideas, para que estas se conjuguen e impacten en el territorio nacional en su conjunto.

La minería cordobesa entrega al país el 30 por ciento de los minerales industriales, como cuarzo, feldespato, micas, carbonatos y arcillas a la industria del vidrio, cerámica, papel, pinturas, plásticos, caucho y el 40 por ciento de los agregados gruesos para la construcción.

No hay que olvidar, además, que la minería surte al sector agrícola ganadero los minerales que hay que reponer en los suelos. No está demás acentuar que el primer productor minero argentino es el agro, con cinco millones de toneladas anuales de extracción de minerales en suelo.

Córdoba contribuye mucho en ese aspecto, especialmente en la provisión de carbonatos cálcicos y magnésicos y en la industrialización de agregados con azufre.

El impacto regional es importante: hay localidades como Alta Gracia, La Calera, San Agustín, Las Caleras de Calamuchita, Las Playas, etcétera, cuyos productos brutos en algunos casos son, en su mayoría, de origen minero. La actividad minera experimenta en Córdoba un crecimiento sostenido, con un celo ambiental presente y, fundamentalmente, con un entusiasmo por parte del sector empresario que se refleja en el aumento de la inversión.

En nuestro territorio, funcionan dos grandes plantas de corte y pulido de mármoles y granitos, situadas en la localidad de Villa de Soto. Y nuestra provincia es una de las únicas que hoy produce fluorita en Argentina, mineral esencial en la industria.

Además, Córdoba tiene el único cluster argentino que crece a expensas de tres grandes sectores productivos, primarios y relacionados: el cluster del Petróleo, Gas y Minería. Nuestra provincia es metalmecánica por excelencia; muchas de sus industrias de última generación en la materia son superlativas y eso estamos apoyando sobremanera.

La idea es que se siga creciendo y que Córdoba provea al sector no sólo de minerales, sino que se puedan sustituir importaciones tan onerosas como son los “fierros”. Ambas minerías –la metalífera, tan importante en el país, y la no metalífera presente en Córdoba– son las actividades primarias que más suministro de maquinarias y repuestos demandan.

Junto a todo esto, también se está trabajando mucho en el incremento de los estándares ambientales. Es necesario entender que el expediente de una cantera vale tanto o más que la propia reserva mineral de la misma: sin licencia ambiental, no puede haber actividad en ese lugar.

Finalmente, sólo hay que hacer un ejercicio sencillo: miremos a nuestro alrededor y seguramente no podremos observar muchas cosas que no tengan un mineral en su componente industrial o no estén compuestas íntegramente por minerales. ¿Sabe por qué? Muy simple: porque el planeta es una roca formada por minerales.

El hombre los toma y los transforma en un resonador magnético, en un teléfono celular, en un auto o en una casa: todo esto es piedra transformada. Sin ella no es posible la vida tal cual la concebimos en la actualidad.

Aldo Bonalumi

Secretario de Minería de la provincia de Córdoba

Te puede interesar