Acero: EE.UU. tuvo “recepcion positiva”, dice el Gobierno

Braun reiteró que la Argentina no amenaza a la industria de ese país. Braun confía en lograr un avance en el plano comercial. Pero se anticipa que a cambio la Argentina debería mostrarse como colaborador de Estados Unidos en orden a la seguridad de ambos países.
acero_6
acero_6

Sobre el final de su visita, el secretario de Comercio, Miguel Braun, logró su cometido de que al menos un funcionario del Gobierno de Donald Trump lo atendiera por 20 minutos para explicarle que las exportaciones de acero y aluminio de la Argentina hacia Estados Unidos no constituyen un peligro para la industria y la seguridad de la primera potencia mundial y que por ello no deberían comenzar a pagar aranceles del 25% y el 10%, respectivamente. 
Si en la lógica del gobierno estadounidense la medida apunta a China, sostiene Elizondo, "la Argentina podría tener alguna excepción", pero el tema es que somos socios de Brasil y este país es el segundo mayor exportador de acero a Estados Unidos. En este marco, explicó que la Argentina plantea la cuestión desde el aspecto técnico pero "tiene que entender que Trump es un empresario que negocia todo, es decir, te da si le das algo a cambio". Frente a ello, recomienda "cambiar comercio por inversiones en Vaca Muerta o energías renovables". 
"Tuvimos una recepción positiva", dijo al salir del encuentro. Si bien pudo abrir una puerta para dejar expresado su reclamo, retornará a Buenos Aires sin haber conseguido la excepción esperada. Tal como lo había anticipado en el día anterior en una charla en la embajada argentina, Braun esperaba tan sólo comenzar una conversación para entender cómo se van a aplicar los aranceles y ver también de qué modo puede argumentar de manera efectiva una excepción. Supone que ello implicará un trámite especial.
Sugestivamente, el embajador Oris de Roa dejó entrever por dónde podría pasar una discusión sobre el tema. Dijo que la aceptación del reclamo "dependerá de que podamos probar que hacemos un serio esfuerzo para preservar la seguridad de ambos países, que estamos coordinando esa relación a nivel de seguridad", en virtud de que el argumento principal de Trump para arancelar el acero es preservar el insumo para la industria militar.
Funcionarios del Gobierno dejaron trascender cierto fastidio con la administración republicana por su línea errática respecto de la Argentina, aunque en este caso específico se trata de algo que afectará a todos los exportadores hacia ese mercado, menos a México y Canadá, quienes forman parte del Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA por sus siglas en inglés) y que por ello seguirán gozando de ingreso libre.
Datos de la consultora Abeceb, que dirige el economista Dante Sica, indican que en 2017, Estados Unidos compró productos argentinos por un total u$s 4.429M, lo que representa una participación del 7,6% sobre la exportación global de nuestro país. "En ese mismo año u$s 493 M en aluminio, el 11,1% y u$s 219 M en siderurgia, el 5% del total", estimó la consultora. (Ambito Financiero, El Cronista, Clarín, La Nación; Buenos Aires, 14/03/18)

Te puede interesar