Minas Argentinas organizó una clínica de Rugby para entrenadores y jugadores locales

Scrum, line out, maul, ruck, posiciones, estrategias, técnicas y tácticas.
Minas Argentinas Rugby 4

Estas fueron algunas de las palabras que más se escucharon durante la clínica de Rugby que brindó la Academia Internacional de Rugby (IRASAM son las siglas de la filial local) por invitación de Minas Argentinas, la empresa minera que trabaja la Mina Gualcamayo, al norte de Jáchal.

Participaron unas 60 personas, entre jugadores y entrenadores de distintos
clubes locales. Una veintena de ellos provenían del novel Cóndor Rugby Club, de
Jáchal.


La Clínica estuvo encabezada por Chris Jack, un ex All Black de 2,02 metros de alto y
con un currículum que incluye casi 70 partidos en el seleccionado mayor de Nueva
Zelanda y dos mundiales disputados. Estuvo acompañado por Luis Benard y Claudio
Venturino, representantes argentinos de la Academia neozelandesa cuya principal
misión es fomentar la práctica de Rugby mediante la formación de entrenadores y
jugadores en todo el mundo.


La clínica se realizó en las Instalaciones que tiene la Universidad Nacional de San Juan
(la U), en Pocito. Durante la mañana se dictaba la parte teórica, en la cual, proyector y
pizarras mediante, los capacitadores hablaban sobre tácticas de juego, estrategias y,
sobre todo, sobre los valores humanos imprescindibles para construir buenos jugadores
de Rugby.
Luego del almuerzo, que se servía en las mismas instalaciones para no cortar la
continuidad del trabajo y reforzar los vínculos entre los asistentes, iniciaba la parte
práctica. Divididos en dos grupos según las edades, los entrenadores iban ensayando
distintas jugadas y movimientos, siguiendo atentamente los consejos prácticos que
brindaba el neozelandés.
Los jugadores y entrenadores de Jáchal vivieron las dos jornadas de una manera muy
especial. El Cóndor Rugby Club se fundó hace solamente 5 meses. Minas Argentinas los
ayudó con pelotas, elementos para entrenar e indumentaria. Ahora, los sumó a esta
capacitación de primer nivel, permitiéndoles integrarse con los clubes locales y disputar
partidos amistosos con el seleccionado sanjuanino. Para esa institución, que está dando
sus primeros pasos a ritmo acelerado (ya cuenta con más de 160 chicos entre sus filas),
capacitarse de la mano de los mejores del mundo es una experiencia inigualable.

Te puede interesar