Minería en Jujuy: centrados en el desarrollo productivo

La actividad minera en Jujuy está experimentando una lenta transición desde los proyectos más antiguos hacia unos pocos nuevos desarrollos en marcha.
thumbnail_Proyecto Chinchillas 16

antiguos hacia unos pocos nuevos desarrollos en marcha. El potencial geológico y humano que tienen nuestra provincia da cuenta de que el sector podría desarrollarse muchísimo más hacia el futuro.

Jujuy tiene una tradición minera indiscutible. Tiene recursos humanos idóneos: los técnicos y operarios mineros jujeños, formados en instituciones como la Escuela de Minas, dependiente de la UNJu, (con más de 60 años); la escuela técnica del Aguilar, las antiguas y actuales operaciones mineras (capacitación permanente); son reconocidos por sus capacidades y muy requeridos en otras jurisdicciones. Además Jujuy posee infraestructura: rutas nacionales pavimentadas que atraviesan la provincia y nos vinculan con Bolivia y Chile; salida a puertos chilenos especializados en el logística mineral. El territorio provincial está atravesado también por dos importantes gasoductos facilitando el acceso a gas natural en la región de la Puna.

Las expectativas de la Cámara Minera de Jujuy, como institución que agrupa a las principales empresas mineras en la provincia; están centradas en el desarrollo productivo. En relación al contexto político, la aplicación de reglas claras trae beneficios a la actividad ya que los inversores buscan siempre estabilidad fiscal y seguridad jurídica. Reglas claras implica que ante los cambios coyunturales o de gestión se logre mantener una política estable en relación a la actividad, con un marco jurídico adecuado y con los controles correspondientes.

Hay que pensar en cómo se relaciona el Estado con los proyectos mineros; qué tipo de vinculación genera en relación a su intermediación con las comunidades cercanas a los proyectos, en relación a cómo se generan desarrollos regionales y locales para abastecer a los proyectos -proveedores-; y, finalmente, en cómo se acompaña también a las empresas que invierten. En los últimos años se generaron empresas estatales -como el caso de Jemse en nuestra provincia-, con la finalidad de proveer otra participación de Estado provincial en los proyectos. Estas experiencias son de reciente articulación y tienen mucho camino por recorrer aún. El Estado debe definir la política de desarrollo minero sin ambigüedades, estableciendo adecuadamente las áreas en que decidió promover la actividad y en las que no se podrá realizar.

Los actores del sector conocemos perfectamente las objeciones que existen sobre la actividad (temas ambientales, uso de agua y comunitarios), por lo que tenemos plena conciencia de cuáles son las condiciones y normas a cumplir respecto de los temas mencionados y es el Gobierno quien debe hacer cumplir las normativas vigentes, promover, facilitar y defender a quienes cumplen con ella.

La actividad minera invierte, genera fuentes genuinas de trabajo y aporta al fisco como cualquier otra actividad industrial, comercial o de servicios con el diferencial que la mayoría de las veces se desarrolla en zonas donde escasamente se pueden desarrollar otras actividades.

La actividad, en nuestra provincia, en los estándares actuales de trabajo, registra una sólida gestión ambiental, sin contingencias que lamentar. Además cada proyecto se ha insertado en las comunidades que lo rodean, mediante una participación natural, transparente y consulta.

También debemos reconocer que tanto al sector como a la sociedad, hay que satisfacerla en cuanto a demanda de información sobre los proyectos. Cuando circulan discursos alarmistas en relación a la actividad, como a cualquier otra, no le hacen ningún favor. En la provincia, y en nuestro país, la minería es una de las actividades de mayor desempeño en relación a los controles, acciones y cuidados con respecto al medio-ambiente. Además de ser un tipo de actividad que se desarrolla y aporta desarrollo a zonas de muy difícil acceso, como nuestra Puna.

Es así que se generó en relación al sector una dinámica de convivencia, consulta y trabajo con las comunidades, que es modelo de gestión empresarial. Finalmente, consideramos nuestra actividad

una actividad de gran aporte, en cuanto al desarrollo de otras actividades que promueven el crecimiento de Pymes como proveedoras de las empresas.

Cámara Minera de Jujuy