El cemento cerró 2017 con suba de 11,9% aunque en diciembre los despachos cayeron

Los despachos alcanzaron 998.054 toneladas, lo que implica un 5,4 % más que en el mismo mes de 2016. La AFCP definió el año como de “firme crecimiento”. Por otro lado, empresarios viales advierten que “faltará cemento” para las obras proyectadas para este año.
cementocae-300x196

“Firme crecimiento en el despacho de cemento” definió la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP) al difundir las estadísticas del último mes del año pasado. En diciembre de 2017, las fábricas despacharon 998.054 toneladas incluyendo exportaciones, lo que representa una baja con respecto al mes de noviembre último del 15,1%. Esta cifra, al ser cotejada con los valores del mes de diciembre de 2016, registra una suba del 5,4 %.

También la AFCP detalló que con destino al consumo interno los despachos de los asociados, incluyendo importaciones, alcanzaron 1.004.332 toneladas, cifra que exhibe una disminución del 14.9 % con respecto al mes anterior y comparada con el mes de diciembre de 2016, un crecimiento del 6.8%.

Si bien el último mes de cada año tradicionalmente el registro tiende a la baja, en esta oportunidad se apuntó al freno de la obra pública para explicar la caída intermensual. Los argumentos refirieron a que tanto el Gobierno nacional, como los provinciales y municipales buscaron achicar déficit público en los últimos dos meses de 2017.

Según los datos de la entidad que agrupa a las empresas del rubro, durante todo 2017 el sector comercializó 12.203.171 toneladas, lo que significó un crecimiento de 11,9% respecto del acumulado de 2016. Sin embargo, en 2015 -año que también fue electoral- las empresas habían despachado 12.215.188 toneladas.

Proyección 2018

El año que empieza llegará con alta demanda para el sector cementero. Al menos así se dejó en evidencia en la reunión que la semana pasada más de 200 representantes de empresas interesadas en invertir en el rubro vial mantuvieron con autoridades nacionales de Vialidad y Obras Públicas en el marco del impulso del sistema PPP (ver página 4). Se expresó drante el encuentro que tuvo lugar en el auditorio de la jefatura de Gabinete que “faltará cemento” y piedra durante este año, mientras que desde Vialidad se aclaró que “no vamos a pagar de más porque no haya cemento”.

Los detalles de la audiencia fueron dados a conocer por el medio La Política Online donde se indicó que asistieron empresarios españoles, argentinos, franceses, estadounidenses, alemanes y coreanos interesados en la construcción de autopistas, rutas y puentes. Plantearon dudas legales por la seguridad del pago y las concesiones pero también por las restricciones técnicas que enfrenta un programa tan ambicioso de obra pública: que no alcancen el cemento en Argentina, ni la piedra ni los ingenieros.

Entre los planteos por la producción minera se apuntó a la situación de Tandil, donde el Gobierno Nacional busca ampliar los límites de extracción y habilitar nuevas canteras. La proyección de las autoridades nacionales es que “en tres meses” se puede resolver el abastecimiento de piedra.

Sin embargo, el cemento se observa por ahora como la mayor restricción. Es que si bien se tienen en cuenta que Loma Negra, la principal productora del país, anunció inversiones por 350 millones de dólares para ampliar un 40% la capacidad productiva (2,7 millones de toneladas más), la nueva cementera no estará operativa hasta 2020. Así, en el corto plazo, la materia prima clave no será suficiente en el país.

“No vamos a pagar de más porque no haya cemento. Las empresas que no completen los hitos en tiempo y en forma, no cobrarán. Los empresarios deberán agudizar la imaginación: seguro se las ingenian para asociarse con cementeras o garantizarse la importación desde Paraguay, Brasil, Uruguay o donde sea” se indicó desde Vialidad.

Impacto local

La información que mensualmente publica la AFCP es clave en el plano local: la producción de cemento tiene incidencia directa en la recaudación municipal por medio del Derecho de Explotación de Canteras, o comúnmente denominado Impuesto a la Piedra que representa alrededor del 15% de los fondos municipales.

Durante 2017, la recaudación habría superado los 200 millones, en base a los datos a los que EL POPULAR tuvo acceso a lo largo del año pasado. Es que el promedio mensual de aportes rondó 17 millones de pesos mensuales, alrededor de 35% más que los ingresos mensuales promedio de 2016.

El Impuesto a la Piedra es una tasa que recae sobre todos los emprendimientos que explotan minerales en el Partido de Olavarría y cuyo aporte es proporcional al volumen de extracción así como diferenciado según el tipo de producto. Las dos cementeras locales -Loma Negra y Cementos Avellaneda- son las dos principales aportantes del gravamen con lo que los datos de la AFCP permiten deducir que el tributo mantuvo también tendencia positiva en la recaudación durante todo el año pasado