Santa Cruz: Las propiedades de Fomicruz en sociedad con Yamana tienen mineral de alto grado

La canadiense Yamana Gold comunicó que ha detectado la existencia de minerales “de alto grado” en las áreas conocidas como “Naty”, en el grupo de propiedades “Bahía Laura”, esta última propiedad de la estatal santacruceña.
fomicruz- propiedades

Si bien el descubrimiento debe ratificarse con nuevos estudios de laboratorio, el presidente de Fomicruz, Esteban Tejada, señaló a LOA que es una excelente noticia para Santa Cruz.

La mina de oro y plata “Cerro Moro”, ubicada en Puerto Deseado, se convirtió en noticia en el mundo de la minería. Desde Toronto (Canadá), su operadora, Yamana Gold precisó que los resultados de exploración mostraron la existencia de minerales “de alto grado” en zonas nuevas y otras previamente identificadas cercanas al establecimiento minero industrial. Se trata de las áreas conocidas como “Naty” en “Bahía Laura”.

“Estos resultados de exploración demuestran una creciente base de recursos minerales en nuevas áreas que se espera que establezcan Cerro Moro como una operación de oro y plata de alta calidad”, informó la compañía, sorprendiendo al ámbito minero provincial y nacional.

Por su parte, Esteban Tejada (presidente de FOMICRUZ), la estatal socia de Yamana Gold en Cerro Moro, dijo a La Opinión Austral que se trataba de muestras que eran analizadas en los laboratorios “internacionales” de la operadora. Valoró que son “buenas noticias”, detallando que los primeros datos dan cuenta de que el hallazgo (el área Naty) está ubicado en la zona contigua a las propiedades de Yamana, pero que abarca la zona de “Bahía Laura”, al sudoeste de la Mina Cerro Moro perteneciente a FOMICRUZ.

Anuncian el hallazgo de una mina de oro plata

Destacó que el anuncio no significa que haya recursos concretos, ni mayor producción, pero sí garantiza que los esfuerzos de exploración y la inversión realizada tienen su rédito. Tejada explicó a LOA que se trata de áreas en las que previamente se había determinado la posible existencia de minerales, aunque aún resta continuar con los procedimientos y, de confirmarse la existencia de los minerales, Cerro Moro extenderá su vida útil. “La inversión en exploración sostenida a lo largo de los años está dando sus frutos y FOMICRUZ se esfuerza en buscar exploradores a fin de dar valor a sus derechos mineros”, explicó.

LOA dio cuenta en mayo de este año, en una entrevista realizada a Mario Hernández, director de Relaciones Institucionales de Yamana Gold, que, desde su llegada al país, en 2006, la canadiense se dedicó a sostener la exploración inyectado un flujo de US$ 10 millones anuales, a pesar de que el capital financiero prácticamente ha desaparecido en Argentina para el estudio de geología básica exploratoria.

Descubrimiento

Los trabajos realizados, señala el comunicado difundido en Toronto, “muestran intersecciones significativas de alto grado en una zona completamente nueva y extensiones de zonas previamente identificadas”.

“Estos resultados de exploración, añadió la compañía, demuestran una creciente base de recursos minerales en nuevas áreas, que se espera que establezcan a Cerro Moro como una operación de oro y plata de alta calidad y larga duración”.

El programa de exploración de Yamana se concretó “en un corredor de tendencia noreste de 40.000 hectáreas”, pero a partir del tercer trimestre de este año se extendió a toda la concesión de Cerro Moro y cubre ahora una superficie de 150.000 hectáreas.

La empresa destacó que “las intersecciones de perforación están ayudando a definir una nueva zona mineralizada significativa a lo largo de la estructura Naty, ubicada a 25 kilómetros al sur de la mina central”, además de los sectores “Extensión Nini” “Tres Lomas”, “Michelle” y “Deborah”.

Se encontraron asimismo altas concentraciones de metales preciosos en los sectores de Martina y Escondida, donde las intersecciones de perforación seleccionadas exceden los 100 gramos por tonelada de oro.

La compañía se comprometió a realizar un programa inicial de exploración de cuatro años, que comenzó a principios de 2018, para explorar sistemáticamente Cerro Moro.

Hasta el tercer trimestre de este año se analizaron más de 9.700 muestras de suelo y 5.300 muestras de roca, a la vez que se completaron 76 kilómetros lineales de prospecciones geofísicas, 23.400 metros de perforación diamantina y aire reverso.

 “El programa ha llevado al descubrimiento de una nueva mineralización en varias áreas de la propiedad con resultados positivos en la mina central, así como en la zona Naty, recientemente descubierta y también ha extendido vetas históricamente conocidas que no están actualmente en el plan de la mina, generando nuevos objetivos para recursos minerales adicionales”, añadió el comunicado. “Se espera -concluyó Yamana- que se informe una estimación inferida de los recursos minerales con las actualizaciones de los recursos de fin de año”.

Cerro Moro con peso propio

Cerro Moro es el anteúltimo proyecto de oro y plata que entró en producción en la presidencia de Mauricio Macri, y si bien el yacimiento retrasó varios años su inicio de producción, en 16 meses de actividad se ha convertido en una de las operaciones de mayor peso de la canadiense que posee activos en Canadá, Brasil y Chile.

Así, meses atrás se supo que la producción global de Yamana Gold ha mostrado un aumento interanual del 7%, alcanzando las 257,556 onzas. Se trata de 232,863 onzas de oro y 2,17 millones de onzas de plata. En este escenario, Cerro Moro se ha convertido en un pilar fundamental de las operaciones globales de la compañía, de hecho, en 2018 produjo 85 mil onzas de oro y 3,7 millones de onzas de plata. Ese rendimiento permitió a la casa matriz reorientar su nivel productivo.

En tanto, las estadísticas de empleo en Yamana Gold dan cuenta de que registran más de 650 empleos directos que trabajan para Estelar Resources y aproximadamente 700 provenientes de contratistas.

Gustavo Argañaraz.La Opinión Austral

Boletín de noticias