Berenstein dejó en claro ante la UIA que “la minería metalífera tiene la posibilidad de ser el motor de desarrollo que puede traccionar a la Argentina post pandemia

Luciano Berenstein, Director Ejecutivo de CAEM, en una entrevista con Once Diario, se refirió a los temas que tienen en vilo a la minería nacional y cómo serán los tiempos que se vienen para una industria clave para el desarrollo de la Nación.
luciano

Berenstein, al tener un cargo ejecutivo, quizás no sea quien figure en las primeras planas, pero el hecho de estar en casi todas las gestiones y representar a la CAEM en unas cuantas, lo hace una de las personas que más conoce sobre los variados asuntos del sector minero argentino.

OD:- ¿Cómo es la actualidad del sector minero tras ser declarada como actividad esencial?

LB:- Quiero comenzar comentando como gestionamos desde CAEM nuestro trabajo y específicamente la crisis por el coronavirus, ya que la misma continua de forma ininterrumpida, trabajando incansablemente para solucionar las distintas problemáticas que surgen para el sector en su totalidad.  Para hacer un breve repaso, trabajamos sobre consultas y requerimientos de asociados directos e indirectos, estudios, consultoras, embajadas, cámaras y otros sectores afines, proveedores, contratistas, etc. En resumen, todo el sector. Realizamos asesoramiento permanente, petitorios, informes, notas, comunicaciones, actas, gestiones con el estado, gremio y otras instituciones de relevancia.

Como resultado de las gestiones y después de varias solicitudes del sector, finalmente la industria minera fue incluida como actividad esencial el 2 de abril. A partir de eso, la mineria comenzó un proceso paulatino de regreso a la actividad. Esto claramente no significa “volver a la normalidad”, sino encontrar la mejor forma de combinar el cuidado de la salud de los trabajadores con la protección de las fuentes laborales y de las economías regionales.

En el medio, estamos trabajando con las complicaciones lógicas en la logística, como el transporte y alojamiento del personal debido a las disposiciones de prevención por la salud que impartimos desde el sector. Pero entendemos que esta declaración de “actividad esencial” se relaciona con el rol esperado de la industria minera como generadora de desarrollo para el país.

Por eso, estamos acompañando al sector y a los asociados en esta vuelta a la producción, realizando las gestiones legales, técnicas y operativas necesarias para optimizar los procesos. Confiamos en que en el caso de la mineria metalífera se retornará a niveles más cercanos a la producción habitual, pero es un camino que debemos atender y gestionar día a día, debido a las problemáticas que surgen en tal sentido.

OD:- ¿De qué manera podrías definir las diferentes situaciones de los sectores que componen la minería en estos momentos?

LB:- Esta es una época de mucha incertidumbre para todas las empresas. Por ejemplo, un caso muy importante es lo que sucede con la tercera categoría, compuesta en su gran mayoría por Pymes, siendo uno de los sectores más golpeados. Esta situación es complicada por la problemática que arrastra al depender de la obra pública, que de hecho, ya estaba ralentizada antes de la crisis del COVID-19.   Además, es compleja la situación de los contratistas y la cadena de valor de la minería, donde el impacto también se sintió fuertemente. Por eso son tan importantes iniciativas como el Programa de Asistencia de emergencia al Trabajo y la Producción (ATP). Desde la Cámara impulsamos que el sector minero no metalífero pueda acceder a este beneficio que resulta fundamental para sostener a las pymes. Por otro lado, específicamente en referencia al litio debo decir que las expectativas de reactivación de las actividades son muy importantes y que trabajaron fuertemente en CAEM para seguir avanzando con el desarrollo de sus proyectos y su producción en un contexto particular complicado.  

OD:-  ¿Cómo fue y como es la relación que están teniendo con el gobierno y con AOMA en estos tiempos de pandemia?

LB:- La relación con el Estado y con AOMA es siempre indispensable en cuanto a trabajo en común y acciones a desarrollar como sector.  Así lo entendemos desde CAEM. En particular, esto se pone de manifiesto en la Mesa de Trabajo Permanente que tenemos entre los tres entes más importantes de la minería en Argentina, que continúa comunicándose periódicamente y trabajando para poder salir juntos de la pandemia.

A modo de ejemplo de este trabajo tripartito, debemos destacar que para poder volver a operar se puso a disposición del estado nacional y del gremio el protocolo de Bioseguridad realizado por CAEM, y que una vez revisado por todas las partes, y adaptado según las necesidades particulares, se procedió a retomar las actividades mineras.

Otro hecho destacado fue la implementación por parte de la Secretaria de Minería de la Nación de los certificados mineros por Tramite a distancia (TAD), ya que agiliza un proceso fundamental para la obtención de los insumos mineros para producir.

Además, se llegaron a acuerdos salariales con AOMA de acuerdo a la situación de emergencia sanitaria por el COVID19 en los convenios de Cal y Piedra y de Extractiva.

En un momento inédito en el mundo y en el país, se necesitó gestionar sobre nuevos escenarios y tomar nuevos caminos, con esfuerzo conjunto aún a pesar de las diferencias. Cada institución de acuerdo a sus posibilidades, pero con el mismo objetivo, hacer frente a la pandemia como uno de los sectores más importantes del pais.

OD:- Uno de los aspectos claves para volver a la actividad fue la creación de un protocolo general de bioseguridad, ¿cómo está funcionando el mismo?

LB:- Creo que la creación del Protocolo de Bioseguridad,  si bien responde a una necesidad por el tema de la pandemia, está muy relacionada con lo que ya hacíamos en el día a día antes del coronavirus, es decir, es una continuidad de una forma de trabajo como sector. Para realizarlo contamos con una gran participación de nuestros asociados y de médicos que trabajan en las minas, a lo que se sumó el asesoramiento de FUNCEI. Se diseñó además en forma alineada con las recomendaciones de la OMS, la OPS, y el Ministerio de Salud de la Nación. Y dado que la pandemia es dinámica, tomamos el compromiso de mantenerlo actualizado.  El protocolo es muy importante ya que colabora para que las empresas tengan un marco de actuación, que después ajustan y acuerdan con sus autoridades de control. Además, se actualiza permanentemente en busca de establecer los principios rectores de protección del sector para salud de los trabajadores y las comunidades donde operamos.

OD:- – Otro de los inconvenientes que se presentaba era el de los trabajadores que viven en otras provincias en las que se desarrolla el proyecto y tienen dificultades para llegar a trabajar, y ahora los trabajadores deberán inscribirse para poder viajar, ¿de qué manera funcionará este sistema?

LB:- Lo que se está intentando consensuar es un proyecto para asegurar la salud del trabajador no solo en su lugar de trabajo, sino desde que comienza su traslado hacia las operaciones mineras. Es decir, un modelo de corredor minero, donde los trabajadores del sector, según normas de seguridad y control, puedan tener un acceso a su trabajo en forma ordenada,  cuidando su salud, la de su familia y la de las comunidades. Funcionará en la medida en que podamos distribuir en puntos neurálgicos en el país el tránsito de la gente. Esta es una propuesta que estamos trabajando con el Estado nacional y también con los gremios para definir en detalle para facilita el tránsito en el país como trabajador minero.

OD:- La CAEM realizó una donación importantísima durante esta pandemia, ¿qué análisis hacés al respecto y cómo fue tomado por el gobierno esta actitud de las empresas mineras?

LB:- Considero que ha sido el aporte más significativo en la historia de la industria en cuanto a la salud de las personas, las comunidades y los trabajadores. Lo importante es la combinación entre las acciones cada una de las empresas dentro de las comunidades, a lo que se le sumó un aporte extraordinario a nivel nacional, para llegar incluso allí donde la minería no tiene yacimientos, a los lugares más vulnerables, como el AMBA. Se trata de un aporte al bien común que debe destacarse.  La industria además se ha comprometido a dar continuidad al apoyo a las comunidades a nivel nacional y local, actuando en forma conjunta con organismos oficiales y entidades de la sociedad civil. Además, la donación fue posible gracias a la coordinación con el Gobierno Nacional, a través de la Secretaría de Minería de la Nación, encabeza por el Doctor Hensel,  para ser finalmente entregada al Ministerio de Salud de la Nación.

OD:-  Durante el webinar que realizaron por el Día de la Minería en el que participaron, el presidente de la CAEM Alberto Carlocchia, junto al Secretario de Minería de la Nación Alberto Hensel y el Secretario General de AOMA Héctor Laplace, Carlocchia anunció que ya están proyectando una nueva importante donación que realizarán a través de seamosuno.com.ar, ¿en qué consistiría la misma?

LB:-Una situación como la que vivimos, requiere la necesidad de duplicar los esfuerzos y salir de los lugares comunes, por eso por primera vez, CAEM organizó donaciones por etapas. La primera etapa fue el aporte de los 214.500 testeos RT-PCR para la detección del coronavirus, por unos 275 millones de pesos (una de las donaciones privadas más importantes del país).

La segunda etapa, de forma complementaria a la anterior, fue la donación de insumos para la salud y alimentos a través de Cáritas y Cruz Roja.

La tercera etapa, consiste en establecer un apoyo extra en los lugares más carenciados del país, donde el virus tiene mayor impacto a través de las entidades religiosas más importantes de país a través de la iniciativa SeamosUno.

 Además de las donaciones por CAEM como industria, se debe destacar el importantísimo aporte que a su vez realizan cada uno de los asociados de CAEM en sus comunidades de forma individual. Las acciones se encuentran detalladas en nuestro informe de inversión social minera, que alcanza un aporte total de más 360 millones de pesos que se incrementaran con la campaña de seamosuno.

OD:- – Hace unos días se presentó el Programa de Promoción y Reactivación de la Inversión Minera, en el que se apunta potenciar la interacción público/privada, ¿en qué consiste el programa y qué participación va a tener la CAEM en el mismo?

LB:- El Programa “Proyecto por Proyecto” es una importante iniciativa de la Secretaría de Minería de la Nación para los proyectos mineros en etapas más avanzadas, pero que ademas incluye a todos los potenciales proyectos ya que tiene la finalidad de realizar un trabajo particular que fomente el desarrollo de la mineria a lo largo de todo el país. El rol de CAEM es el de acompañar institucionalmente este tipo de iniciativas acompañando el trabajo de sus asociados y en representación de todo el sector para la concreción del potencial minero argentino.

OD:- – Participaste de la reunión de las Cámaras que forman parte de la Unión Industrial Argentina, ¿con qué panorama te encontraste y cuál fue el mensaje que se envió desde la CAEM?

LB:- En realidad, el encuentro forma parte de las reuniones periódicas de los Directores Ejecutivos de las cámaras pertenecen a la UIA y de las cuales CAEM participa por primera vez. El panorama que nos encontramos es muy complicado en general para los industriales, sobre todo para las pymes, y como dije anteriormente estamos en la misma situación, sobre todo en la minería no metalífera, con los problemas que arrastra desde hace algunos años con la obra pública y con la no-inclusión todavía en las ATP de nuestro sector, por lo tanto es un denominador común muy complicado. Por otra parte, el mensaje de CAEM es claro, la minería metalífera tiene la posibilidad –y esto es lo que se les manifestó-  de ser el motor de desarrollo que traccione a la Argentina post pandemia. Creo que es uno de los mensajes más claros: la minería llegó para quedarse.

OD:- Con respecto al Programa HMS que lleva a cabo la CAEM, se informó en estos días que desde Colombia han pedido colaboración para poder desarrollarlo en su país y tuviste reuniones al respecto, ¿cómo sería ese asesoramiento y cuánto mejoró la implementación del mismo en Argentina?

LB:- Con respecto a la colaboración en temas de HMS, lo hemos hecho no solo con Colombia, sino también con Guatemala y con Brasil, que son países que están iniciando la implementación o bien por adherirse al programa. Les hemos transmitido la experiencia en Argentina, que fue el primer país en adherirse en Latinoamérica, porque generamos un aprendizaje y lo compartimos con otros países que así lo deseen. Para quien lo necesite, estamos a disposición para colaborar. En cuanto al programa en nuestro país, este año deberíamos contar con las primeras evaluaciones externas por parte del sector, así que estamos en la etapa de las calificaciones. Pero creo que lo más importante es que hoy el HMS es parte de todo lo que hacemos, de los protocolos de Bioseguridad, de los informes, todo lo que se realiza del sector tienen la base y la lógica del programa.

OD:- ¿Cómo crees que va a salir posicionada la minería después que pase la pandemia?

LB:- Creo que el sector minero va a salir fortalecido, sobre todo en lo que se refiere  a seguridad, aunque, desde ya, la minería siempre se ha destacado por los temas de seguridad y tecnología. También quiero ser realista y reconocer que será dentro un panorama complicado a nivel mundial y en especial de nuestro país.  Haber desarrollado el Protocolo de Bioseguridad es un hecho muy importante para la gestión de CAEM ya que es un hecho inédito realizado con los standards mas altos de seguridad de la minería internacional y de argentina. Además, los aspectos comunitarios se afianzaron a través del trabajo que se está desarrollando frente a la pandemia. Creo que es el momento para que la industria minera argentina avance con el potencial que tiene. El sector ha madurado, y tiene la posibilidad de demostrarlo. Para eso se necesita, como siempre reglas claras y compromisos firmes en todo el pais.

OD- ¿Qué le dirías a aquellos que aún siguen, desde la buena fe, desconfiando de la minería y qué proyecta CAEM para poder explicarles la situación y que puedan comprender los beneficios del sector?

LB:- Debemos entender a la comunicación como parte indispensable del proceso minero, basado en la retroalimentación de todos los actores. Esta cuestión se refleja claramente en los protocolos del HMS, siendo los mismos herramientas muy útiles para cualquier proyector productivo industrial. También creo que la comunicación debe contar con proceso de gestión institucional permanente, sostenido en el tiempo, para garantizar el éxito ya que siempre existe una necesidad de comunicación para los procesos productivos industriales. En ese sentido, la industria minera cuenta con un terreno fértil para comunicar sus buenas prácticas y las oportunidades que brinda el potencial enorme que posee. A partir de eso, estamos encarando una serie de materiales audiovisuales, pensados para acercamos al público de forma clara y transparente sobre temas desconocidos por el público en general. Se guiarán bajo la idea-fuerza de que la industria minera es un motor para el país. A partir de esto, se elaboran los conceptos para los distintos públicos, entendiendo el doble rol del sector: ser base la vida cotidiana, a partir de la necesidad de minerales para todas las otras actividades; y ser fuente de desarrollo productivo federal, empleo y recursos para el país.

Once Diario

Te puede interesar