El coronavirus también hace lo suyo en la minería

El oro cotiza por estos días en sus precios más altos de los últimos siete años. Su cotización rondaba, al cierre de esta edición los 1.735 dólares la onza en el mercado de Futuro.
elcoronavirustambien

Sin embargo, la caída de las exportaciones en el país, por efecto de la Pandemia, junto a otras causas, se hizo notar. Santa Cruz recibió $ 100 millones menos de regalías por esa razón.

El temor a una gran recesión económica producto de la pandemia Covid-19 explica los altos valores que muestra hoy el oro. El metal precioso es un activo de refugio y en medio de la masiva volatilidad que existe, es hoy, uno de los atractivos estrella para los inversores internacionales.

De esta forma ha marcado en este último mes récord de cotización, quebrando máximos históricos de hace 7 años, al superar los USD 1.700 la onza. Esta semana llegó a tocar los USD 1.750. Aunque al cierre de esta edición cotizaba en torno a los USD 1.735 en el mercado de futuros a junio.

De igual forma, en lo que va del año, ya gana casi el 10%. Un panorama muy diferente al que muestra el petróleo en el mundo.

Parte del alza del metal se debe a que la baja de tasas que aplicó la FED en Estados Unidos, redujo el costo de oportunidad de invertir en lingotes de oro. De todos modos, aunque es uno de los activos más buscados, tampoco estuvo ajeno a los vaivenes internacionales por el coronavirus. En el primer trimestre del año mostró alzas y bajas, desde los USD 1.700 de ahora a un mínimo de USD 1.500 que tocó dos veces, una en febrero y otra en marzo.

Según los analistas esas caídas se debieron al desarme de posiciones que, habitualmente, realiza el capital especulativo. De todas formas, se cree que el precio alto vino para quedarse. E incluso proyectan que podrían volver a tocar los niveles máximos que sólo una vez mostró: en septiembre de 2011, cuando la onza cotizó en torno a los USD 1.900.

No todas son flores

Pero pese a la fantástica cotización, la recesión global también afecta a los metales preciosos y en particular en un país como la Argentina.

En un informe de la Consultora Abeceb, al que accedió La Opinión Zona Norte, ratifica el incremento de valor que ha tenido tanto el oro como la plata en el comienzo de este 2020.

Pero advierte que “las expectativas en el corto plazo están sujetas a la evolución del coronavirus”. Toda vez que “en la medida que el brote pueda controlarse la presión sobre activos como el oro irá disminuyendo”

Sin embargo la minería metalífera no es sólo oro y plata. Los metales industriales, como el cobre o el hierro, han perdido valor, como resultado directo del enfriamiento económico en el que sumió el mundo, por la Pandemia.

Sólo en febrero, el cobre se contrajo un 6,1%, el hierro un 8,4% y el aluminio retrocedió un 4%.

Para la consultora “en el corto, las expectativas sobre los metales industriales están puestas en los daños generados por la propagación del virus y la capacidad de los gobiernos para dar respuesta a la desaceleración económica”.

Y acota que sólo superando la pandemia y sellándose un acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, se podría devolver vigor a la demanda internacional de los minerales.

Caída en la balanza

A la variable de los precios, la Argentina debe adicionar que la industria cerró el 2019 con una disminución de su balanza comercial. Bajó un 5% su aporte neto de divisas producto de que las importaciones crecieron mucho más que las exportaciones.

El comienzo del 2020 y cuando la pandemia aún no había eclosionado, los envíos al exterior cayeron aún más, pero también las compras. Es que en general la actividad ingresó en una suerte “de stand by, por el complicado contexto político y económico”, afirma el estudio de ABECEB. Y si bien lo contextualiza en el país, el escenario es idéntico en todo el mundo.

Factores locales

Esta semana la provincia recibió la liquidación de las regalías mineras por las ventas de marzo. Las mismas fueron de 100 millones de pesos menos, a las del mes anterior. Aunque el precio del oro entre febrero y marzo se mantuvo alto y bastante estable.

Esa caída se explica en la baja de la producción. Una parte por el impacto de la cuarentena, que obligó a las empresas a modificar sus protocolos de seguridad e higiene, disminuyendo la dotación de personal afectado al yacimiento. Pero otras están más relacionadas con la vida útil de la mina y el freno a la inversión que extender dicho ciclo demanda.

Tal es el caso de Cerro Vanguardia, con el inicio de este 2020 viene mostrando una baja en su producción de oro, lo que se ve reflejado en la balanza general de exportaciones del país.

Esa merma en la producción fue morigerada, en parte por el alto precio, pero no alcanzó. La onza subió un 10% en el año y en enero, por la incidencia de la caída productiva de Cerro Vanguardia, los envíos de oro al exterior, disminuyeron en un 24,3% (medido contra enero de 2019).

Cabe recordar que Santa Cruz es la provincia predominante en las exportaciones de oro de todo el país.

En cuanto a la producción de plata, en enero hubo un crecimiento en las exportaciones del 121% interanual. Parte de ese crecimiento tuvo que ver con la puesta en marcha de otro emprendimiento santacruceño: Cerro Moro hacia la segunda parte del 2019 y el del proyecto Chinchillas en el inicio del 2020.

ABECEB destaca que sólo las exportaciones de plata crecieron en el comienzo de 2020. Pero no lograron compensar las caídas observadas en otros metales, como el oro y el litio.

En febrero, cuando la pandemia no había ingresado a la Argentina, las expectativas de las mineras eran muy altas. De hecho se apuntaba que el buen precio que mostraba el oro, sería positivo para la exploración del Macizo del Deseado. E incluso la delegación de autoridades santacruceñas viajó a Canadá a la Feria mundial en búsqueda de inversores para ello.

Tributos

La consultora estimó el aporte fiscal que realizó la minería durante el año 2019. Un total de $ 40.628 millones, prácticamente el doble del año anterior. De ese valor, sólo poco más del 20% fue a las provincias: $ 8.447 millones.

Gran parte del aumento de la recaudación interanual se basa en la devaluación que sufrió la moneda nacional y el regreso al ruedo de las retenciones.

Se estima que en el 2019 los derechos de exportación representaron el 34% del total recaudado desde el sector minero.

A nivel provincial, las regalías son el tributo con mayor peso en la recaudación aportada por la minería mientras que a nivel nacional, los derechos a la exportación son el tributo con mayor peso.

Este año se produjo un aumento de la presión tributaria sobre el oro, a través de las retenciones, aunque fue compensado por una merma en la alícuota efectiva de derechos de exportación cobrada sobre otros minerales.

De todos modos, en la práctica, implicó un incremento del 51% del tributo, para el caso del oro.

Desde la consultora, anticipan que podría haber una producción relativamente estable para 2020, con el agotamiento de algunos yacimientos y la puesta en funcionamiento de otros. Pero todo esto también está atado a cómo se estructure, a futuro, la economía global, hoy inmersa en una de las peores crisis de su historia.

La Opinión Austral

Te puede interesar