Minería, puesta a prueba de los paradigmas

La incertidumbre generada a partir de la pandemia por Covid -19 a nivel global atraviesa todas y cada una de las industrias, genera dificultades en la gestión de los negocios y pone a prueba todos los paradigmas existentes donde la minería no queda exenta.
Leonardo-Viglione--de-PwC

Es bien sabido que la tecnología se está convirtiendo en un diferenciador crítico; la automatización y digitalización hasta el momento venían adquiriendo un gran impulso ya que los beneficios de tener un liderazgo digital son significativos y diferenciadores. La situación actual genera una oportunidad para acelerar y dar un salto adicional en lo referente a la automatización y robotización de muchos procesos (como ser utilización de medios de transporte autónomos, operación remota de maquinaria pesada, uso de blockchain para trackear los materiales desde el momento de la extracción hasta el punto de venta, las aplicaciones comerciales de drones para reemplazar a los humanos en trabajos peligrosos, entre tantas otras).
Como dice el viejo adagio, que con cada crisis se presenta una oportunidad, el creciente uso de la tecnología haría que se minimicen los cortes en la cadena productiva y se mantengan los volúmenes de producción. Situaciones excepcionales, como la que estamos viviendo, obligan a las organizaciones a replantearse escenarios de riesgo operacional que seguramente no habían sido evaluados en el pasado o fueron considerados de una baja probabilidad de ocurrencia.
La cuarentena establecida por los gobiernos a fin de resguardar a la población de los efectos de la pandemia posiblemente conllevará caídas en la producción, bajas en el precio de las materias primas y minerales en el corto plazo por la saturación de la capacidad de almacenamiento. Esto, en el mediano y largo plazo, se traducirá en déficit de oferta ante la suspensión de los ciclos continuos de producción y el consumo de los stocks de seguridad.
Si hablamos de hechos que posiblemente no eran evaluados hace poco tiempo atrás, podemos mencionar por ejemplo el caso de India que constituye el primer mercado de oro para joyería del mundo. Como muchos otros países, puso en cuarentena a toda su población lo que posiblemente traerá aparejado que la demanda para este tipo de oro, que es muy alta, sufrirá una disminución bajo este contexto. Así como también otros minerales como el cobre o el hierro, sufrirán variaciones debido a las caídas de demanda en sus mercados.
Situaciones excepcionales como las que estamos viviendo claramente harán replantear las bases fundacionales de los negocios tal como los hemos conocido hasta el momento. Industrias como la minera cambiarán seguramente de manera que hace algún tiempo atrás creíamos impensada, pero los fundamentos de eficiencia, rentabilidad, adecuado uso de los recursos, sostenibilidad, licencia social y relaciones con las comunidades, se mantendrán y es en lo que la industria seguirá trabajando para su evolución futura. 

Leonardo Viglione, socio de PwC Argentina líder de la Industria Minera). El Pregón Minero

Te puede interesar