Las represas hidroeléctricas también tienen su plan de prevención

La Unión Transitoria de Empresas informó a LOA que desde enero pasado se activaron los protocoles recomendados por la Organización Mundial de la Salud para prevenir el COVID-19.
REPRESAS-opt

Rige la prohibición de ingreso de personas provenientes de Asia. Destacan que el 98% de la mano de obra es argentina.

En la actualidad Santa Cruz tiene una relación directa con la República Popular China, de hecho, el gobierno provincial mantuvo un encuentro diplomático días atrás con la Cancillería de aquel país para relanzar el trato bilateral. 

Uno de los símbolos de la alianza son las represas hidroeléctricas sobre el río Santa Cruz, se trata del proyecto de mayor peso del país asiático fronteras afuera.  

La inversión aprobada fue de USD 4.770 millones y el contrato está a cargo de las empresas china Gezhouba Group Corporation, Electroingeniería e Hidrocuyo. La ejecución de las obras generó la presencia de ciudadanos chinos en nuestra provincia.

Pero, a partir de enero pasado, con la aparición del coronavirus (COVID-19) la UTE Represas Patagonia activó una serie de medidas preventivas en el complejo hidroeléctrico. Se recuerda que el COVID-19 fue notificado por primera vez en Wuhan (China) el 31 de diciembre de 2019, hoy lleva más de 140.000 casos de contagio en más de un centenar de países, cerca de 81 mil en China.

Santa Cruz

UTE Represas Patagonia informó a La Opinión Austral que ni bien tomó estado público la transmisión de la enfermedad entre seres humanos procedieron a la prohibición de presencia de aquellos que provienen de la potencia asiática. No solo de funcionarios que tenían en agenda una visita protocolar, sino de la mano de obra que cumplen su diagrama laboral en suelo santacruceño y regresa a descansar en su lugar de origen. La prohibición también abarca a los ejecutivos de la UTE, por lo que “permanecen en Asia ya que el protocolo local no les permite salir, mientras que el nuestro no les permite ingresar al lugar de las obras”, aseguraron a este medio y ratificaron que las medidas se sostendrán hasta que la epidemia sea controlada. A modo de ejemplo, el pasado 27 de enero, la vicepresidenta de la Nación Cristina Fernández, acompañada de la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, entre otros funcionarios, visitaron las obras. Sin embargo, como el coronavirus ya se había expandido por diferentes regiones, las medidas preventivas estaban vigentes y funcionarios chinos no fueron de la partida. De esta manera, se ha precisado que no está previsto el ingreso de ninguna comitiva proveniente de China.

Asimismo, en el lugar de las obras se dispuso un férreo control sanitario a los trabajadores que regresan de su franco a prestar servicio. Deben cumplir con las maniobras médicas establecidas, además de enfrentar un cuestionario que permita conocer si el personal transitó por los lugares de riesgo.

Del mismo modo, UTE Represas Patagonia vedó reuniones o encuentros en el que participen varias personas, pero en caso que por algún motivo deba concretarse se ha recomendado tomar los recaudos necesarios para evitar el contagio.

Otra de las medidas es la desinfección de los lugares en que habitan los trabajadores, además de garantizar los elementos para la higiene personal, como jabón, alcohol, entre otros. 

Con el objetivo de reforzar sus acciones preventivas hacia el COVID-19, la Unión Transitoria de Empresas estuvo presente en una capacitación que ha brindado el Hospital de Alta Complejidad. En ese espacio se reforzaron las acciones preventivas a ejecutar y se les ha recomendado que en caso de detectar un caso sospechoso se debe dar aviso a la autoridad sanitaria en lo inmediato.

Se recuerda que en la totalidad de las obras de Cóndor Cliff y La Barrancosa actualmente hay 2100 trabajadores, el 98% son argentinos, mientras que unos 100 son de nacionalidad china.  

La Opinión Austral.

Te puede interesar