Cobre, el aliado en la lucha contra el coronavirus que la medicina y la industria ignoran

El cobre, es desde hace milenios un aliado a la hora de combatir la transmisión de enfermedades, aunque la medicina y la industria parecen desconocer o ignorar sus propiedades antimicrobianas, las que podrían ayudar en la actual lucha en contra del nuevo coronavirus.
Cobre-el-aliado-en-la-lucha-contra-el-coronavirus-que-la-medicina-y-la-industria-ignoran

El cobre, el llamado sueldo de Chile y su producto estrella de exportación,es desde hace milenios un aliado a la hora de combatir la transmisión de enfermedades, aunque la medicina y la industria parecen desconocer o ignorar sus propiedades antimicrobianas, las que podrían ayudar en la actual lucha en contra del nuevo coronavirus.

Un reportaje de la revista VICE recordó que el primer uso medicinal de este metal del que se tiene registro se puede leer en el papiro Edwin Smith, escrito entre el 2.600 y el 2.200 antes de la era común.

El documento indica que el cobre se usaba en el antiguo Egipto para esterilizar heridas e incluso el agua a beber. Además, partes de las espadas hechas de este material se ocupaban para reducir infecciones, al menos en soldados heridos en combate de ese mismo país y en los ejércitos de Babilonia.

En 1867, el médico Víctor Burq determinó que quienes trabajaban con cobre o con alguna de sus aleaciones estuvieron químicamente protegidos durante los sucesivos brotes de cólera que azotaron a Europa en la segunda mitad del siglo XIX.

Lo anterior, ya que el cobre es antimicrobiano y aunque se torne opaco e incluso verde, este nunca pierde la capacidad de matar bacterias y virus en cosa de minutos u horas.

En un estudio de 2015, cuatro científicos estadounidenses comprobaron que efectivamente elimina una larga lista de microbios, incluyendo el norovirus, las infecciones por estafilococo aureus resistente a la meticiclina (SARM), cepas de Escherichia coli y cepas de coronavirus, lo que se podría extender al Covid-19 recientemente originado en Wuhan, China.

En plena pandemia de este patógeno una prepublicación de un estudio realizado por investigadores del laboratorio de virología del Instituto Nacional de Salud en Montana (EEUU) revela que a la nueva cepa de SARS-CoV2 tampoco le va bien en superficies de cobre.

En concreto, los investigadores rociaron una serie de superficies con el virus. En las que más sobrevivió fue en plástico y acero inoxidable: tres días. Sobre el cobre, en tanto, el n-CoV 2019 desapareció a las cuatro horas.

Es así como el cobre emerge como una alternativa confiable a la hora de pensar en el diseño de edificios o en la producción de elementos usados en el campo de la medicina si tiene como objetivo reducir la exposición de las personas a virus o bacterias.

Bill Keevil, profesor de salud medio ambiental de la Universidad de Southampton en Inglaterra, ha afirmado desde hace años que los profesionales de la salud puede que no estén realmente al tanto de sus beneficios.

“Cuando se le pregunta a los médicos que mencionen un antimicrobiano usado en salud, la respuesta más común es plata, pero no saben que la plata no funciona como tal cuando está seca, tiene que estar húmeda”, dijo a The Conversation.

“Si el cobre fuera más usado en hospitales, donde 1 de cada 31 personas adquiere infecciones; o en áreas de alto tráfico, donde mucha gente toca superficies llenas con vida microbial; podría jugar un rol invaluable en la salud pública”, dijo a VICE Michael Schmidt, profesor de inmunología y microbiología de la Universidad Médica de Carolina del Sur, cuyos estudios se focalizan en el metal rojo.

Pese a lo anterior, el cobre está ausente en los recintos hospitalarios, espacios públicos e incluso nuestros hogares.

“Lo que pasó fue que nuestra propia arrogancia y nuestro amor por el plástico y otros metales se instaló. Dejamos de lado las camas, barandas y pomos de cobre por acero inoxidable, plástico y aluminio”, añadió el académico.

Superficies
La mayoría de los virus y bacterias que nos afectan y enferman pueden vivir en superficies por largos periodos de tiempo, incluso días, por lo cual pueden entrar a nuestro cuerpo si no nos lavamos las manos de manera periódica y efectiva.

Como ya se mencionó, en superficies de cobre estos agentes mueren, y rápido. Aquello porque cuando un microbio se deposita sobre un espacio hecho de este metal se liberan iones, los que destruyen las membranas exteriores junto con el ADN y ARN que portan.

De acuerdo a cifras del mismo especialista, mezclar cobre con protocolos de higiene comunes y corrientes ha rebajado la presencia de bacterias en hasta un 90% en contextos hospitalarios.

Solo en Estados Unidos se estima que al año ocurren 1,7 millones de casos y 99 mil muertes producto de contagios en hospital, con un costo total de US$45 mil millones.

Pese a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha determinado cuánto tiempo puede vivir el Covid-19 en superficies, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (Niaid) de Estados Unidos comunicó que podría hacerlo por entre dos y ocho horas en aluminio.

No obstante, aquello sube en el caso del acero (hasta dos días), la madera con el vidrio (cuatro días) y el papel junto al plástico (cinco días). ¿Y en cobre? Cuatro horas nuevamente.

Pese a que el cobre tiende a estar ausente en los espacios públicos, hay algunas excepciones en algunas partes del mundo.

Por ejemplo, las barandas de la gran escalera de la Estación Central de Nueva York son de cobre y en ese mismo país 50 puntos para rellenar botellas con agua fueron confeccionadas con el metal rojo al interior del aeropuerto de Atlanta.

Pero Chile también tiene un ejemplo: Fantasilandia. El 25 de enero de 2017, el parque de diversiones capitalino inauguró un proyecto que incluía el cobre con fines antimicrobianos.

“Nuevamente la calidad antimicrobiana del cobre y la innovación nos sorprenden. A la exitosa experiencia de instalar cubiertas del metal en hospitales, transporte público y en hilos de vestimenta hoy se suma una nueva aplicación en un espacio que cumple con la legítima demanda de la sociedad que es compartir en torno al entretenimiento”, dijo en la instancia la entonces ministra de Minería, Aurora Williams, según Portal Minero.

La iniciativa aplicó cobre antimicrobial Copper CU+ en los molinetes de acceso a los juegos del recinto, introdujo barandas del mineral en la rampla de ingreso del Tren Minero y se cubrieron los manillares de los carros de esa montaña rusa.

“Como principales productores de cobre en el mundo es importante que nuestra ciudadanía conozca y reciba los beneficios que nos brinda este mineral. Felicito a Procobre por esta innovación y a Fantasilandia por sumar una medida de protección a la salud para los miles de niños, jóvenes y adultos que visitan este centro de entretención”, añadió la secretaria de Estado en esa oportunidad.

BioBio

Te puede interesar