El Central anunció medidas para morigerar el efecto coronavirus

La iniciativa se enfoca en las pequeñas empresas pero también contempla a las familias. Flexibiliza, de manera provisoria, de los parámetros con los que son clasificados los deudores bancarios
BCRA

El Banco Central anunció una serie de medidas para aliviar los efectos del coronavirus sobre la economía local. La iniciativa está enfocada especialmente en las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes), que se estima resultarán las más castigadas por el "parate" en la actividad que está generando la propagación de la pandemia y la cuarentena dispuesta por el Gobierno nacional para aplanar la curva de contagio en nuestro país, pero también contempla a las familias.

El objetivo de fondo es evitar que se resienta la cadena de pago en los próximos meses, en un escenario en el que la morosidad ya venía en franco aumento.

Según dispuso el BCRA, todas las entidades financieras del sistema podrán ofrecer una línea especial de crédito a micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs) a una tasa de interés anual máxima del 24%. Para aumentar su capacidad prestable, el BCRA estableció que las entidades deberán desprenderse de una parte de su posición en LELIQ.

De forma complementaria, en el caso de las entidades que activen esta línea de crédito especial, el BCRA reducirá el monto de sus encajes, incrementándose aún más la disponibilidad de recursos para financiamiento.

Estos préstamos apuntan especialmente a financiar capital de trabajo de las empresas ante la difícil coyuntura actual, como ser pago de sueldos y cobertura de cheques diferidos.

El Central indicó que la medida en su conjunto, sumando la baja de tenencia de Leliq en poder de las entidades y la liberación de encajes, genera un volumen de crédito para apoyo a este sector de más del 50% del financiamiento bancario actual.

Adicionalmente, se incrementó la liberación de encajes en el marco del financiamiento del Programa Ahora 12, para incentivar el consumo de las familias.

Por otro lado, el BCRA dispuso la flexibilización, de manera provisoria, de los parámetros con los que son clasificados los deudores bancarios. El sistema de clasificación vigente tiene en cuenta, entre otras variables, la cantidad de días de mora de cada deudor. Desde hoy y hasta septiembre de 2020, a la clasificación de cada deudor se le añadirán 60 días de plazo para cada categoría, permitiendo contemplar las dificultades ocasionadas por la crisis en diversas ramas de la actividad económica.

Para sostener la capacidad prestable, se suspendió hasta el 30/06 la posibilidad de la distribución de resultados por parte de las entidades financieras.

La resolución va en línea con las medidas de estímulo que vienen aplicando el resto de los bancos centrales del mundo y el paquete económico anunciado por el Gobierno nacional con el fin de contener el impacto económico del virus.

En los últimos días, algunos bancos privados ya habían comenzado a activar créditos a tasas más bajas, dirigidos a Mipymes, con el fin de aliviar la complicada situación que atraviesa ese sector a causa del coronavirus.

Te puede interesar