Una nueva revolución industrial, la industria

A lo largo de la historia la industria ha ido evolucionando, la aparición de nuevas tecnologías modificó la forma en la que se hacían las cosas.
industria-4-0-la-industria-del-futuro-a-llegado-768x381

tecnología aparecieron nuevos procesos, nuevos productos y nuevos modelos de negocio. Como en cualquier proceso evolutivo la supervivencia se fundamenta en la capacidad de adaptación al cambio. Hoy, una nueva Revolución nos está esperando, la cuarta Revolución Industrial o la llamada industria 4.0.

Los clientes hiperconectados ya son una realidad, smartphones, tablets, ordenadores, tecnologías vestibles, son potentes fuentes de información que han influido en los hábitos del consumo.

Es necesario adaptar los métodos de producción de forma que se centren en las necesidades del cliente para ofrecer un producto a medida, métodos que involucren a clientes en el proceso de diseño y mediante procesos de fabricación flexible. Métodos que permitan responder a las expectativas del cliente, adaptándose rápidamente a las situaciones cambiantes de la demanda.

El avance de las tecnologías digitales ya permite la fusión del mundo físico y el virtual.

En los nuevos Modelos de producción todos los elementos pueden estar conectados y ser capaces de comunicarse entre sí. En la búsqueda por la organización perfecta cada movimiento puede ser transferido cómo información. Los productos pueden llevar implícita toda la información y de manera autónoma les podrán decir a las máquinas que operaciones son necesarias pues estaremos tratando con recursos y productos inteligentes. Los objetos físicos se integrarán a la perfección en la red de información, la producción no sólo se beneficiará de la comunicación interna, sino también el intercambio de información entre los miembros de la cadena de valor del sector industrial. Las personas conectadas colaborarán entre sí y por lo tanto serán más productivas, eficientes y rápidas que las que actúan en solitario. La relación entre máquina y humano será más natural, los trabajadores serán asignados a trabajos más especializados, serán más eficientes.

El concepto de industria 4.0 es tan llamativo como fascinante. La innovación, automatización y la incorporación de procesos más sofisticados supone un salto exponencial en la capacidad competitiva de la industria. Las tecnologías están en la raíz de las estrategias del éxito industrial y han demostrado ser factores críticos para mantener una posición de liderazgo.

Mantener un posicionamiento competitivo depende de la capacidad de adaptación a este momento evolutivo. Depende su capacidad de transformación, afrontar este nuevo paradigma; no es una opción, es una obligación pues ello depende la supervivencia de las empresas y por lo tanto de sus puestos de trabajo.  

El futuro ya está aquí, quedarse al margen supone poner en interrogante la supervivencia de la empresa y sus puestos de trabajo.

Rafael Agustín Guillén
Conferencista internacional experto en urbanismo, Smart City e industria 4.0.
Email: [email protected]

Boletín de noticias