Don Nicolas: el 2020 se perfila como un año clave en sus operaciones

La última mina de oro y plata que ha entrado en producción en Argentina se prepara para encarar un 2020 con nuevos desafíos.
don nicolas

Carina Zini, valoró que la relación con Jaramillo y Fitz Roy goza de buena salud, y puso en valor el trabajo de CAEM y CAMICRUZ con eje en las comunidades y el cuidado del medio ambiente, además del fortalecimiento institucional en la provincia.Carina Zini, responsable de las áreas Institucionales y Comunitarias de Minera Don Nicolás, precisó en diálogo con Santa Cruz Produce (SCP) que realizan los mayores esfuerzos para alargar la vida útil del yacimiento a sabiendas de un fuerte potencial existente que debería terminar de estudiarse en mayor profundidad y que daría paso a la explotación en mina subterránea si todos los factores concluyeran positivamente.
Además, celebró que el puerto de Deseado se encuentre habilitado para las importaciones de los insumos que demanda la actividad minera santacruceña. Puntualizó que después de un arduo trabajo con el personal de la estiba, dependencias del Estado Provincial y Nacional, hoy la comunidad cuenta con un nuevo punto de desarrollo surgido desde la actividad minera.
En otro orden, valoró el trabajo institucional que desarrolla la Cámara Minera de Santa Cruz (CAMICRUZ) y la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), bajo la presidencia de Alberto Carlocchia que busca el desarrollo de la actividad en beneficio de todos. En este escenario no perdió de vista a Chubut y envió un mensaje esperanzador.
Presente proyecto
El proyecto perteneciente al grupo inversor de capitales argentinos CIMINAS inició su producción en diciembre del 2017, se trata del último yacimiento en iniciar sus actividades comerciales en la República Argentina.
En la actualidad genera 300 puestos de trabajo directos y es reconocido por apostar al desarrollo de la mano de obra local. Carina Zini ratificó a Santa Cruz Produce que dan cumplimiento a la Ley N° 3.141, aquella normativa provincial que establece que, en diferentes sectores productivos, entre ellos la minería, el personal contratado debe ser 70% local. Similar cifra se ha legislado para el compre local, otro de los aspectos que Don Nicolás atendió con una política de puertas abiertas.
En otro orden, precisó que el 2019 ha sido un “año difícil, hubo algunos inconvenientes en las operaciones, pero trabajamos para subsanarlo”. Sin embargo, Don Nicolás se perfila para enfrentar los desafíos que tiene por delante: “Vamos a iniciar un año diferente, con mayor fuerza, y analizando la posibilidad de ir a mina subterránea”, precisó. No obstante, es necesario indicar que la decisión dependerá de los resultados de los estudios de exploración que ha encarado el grupo inversor.
En este escenario, la compañía se enfocó en capacitaciones internas y la planificación del desarrollo de la mano de obra local estará sujeta a los resultados que arrojen los estudios de exploración.
Comunidades
Jaramillo y Fitz Roy, dos poblados históricos de la Zona Norte de Santa Cruz, es la zona de influencia de Don Nicolás y desde sus inicios la compañía se ha mostrado receptiva a trabajar de manera conjunta con aquellas comunidades
Zini detalló que más allá de los desafíos que enfrentaron este año sus operaciones, la vinculación con las comunidades se mantiene intacta. “Apostamos a la contención social, las dificultades que afrontamos nos imposibilitaron acompañar como deseamos hacerlo”. Así, el acompañamiento “provino por distintas vías, por ejemplo, nuestros proveedores hacen su aporte a la comunidad desde su responsabilidad social”, describió.
En esta sintonía, tiempo atrás la comisionada de Fomento de Jaramillo y Fitz Roy, Ana María Urricelqui, había valorado que la minería se ha convertido en la “única riqueza que poseemos, ya que no contamos con petróleo, pesca y la ganadería no está en un buen momento”, y señaló que desarrolló una relación directa con la compañía basada en una comunicación permanente, mientras que “la política de la empresa es ocuparse de las demandas que surgen en la comunidad”.
Por su parte, Zini subrayó a SCP que la minería siempre tendrá un mensaje positivo hacia las comunidades. “Estamos trabajando en este nuevo periodo institucional en CAEM (bajo la presidencia de Alberto Carlocchia) para llevar un mensaje claro en el camino de acercar “lo real, lo pensado y lo posible” a desarrollar en los territorios de mano de la minería, y de todos los que intervienen en una comunidad, y que realmente es mucho”.
Subrayó que es vital que se conozca “cómo se trabaja en la actividad, las empresas trabajan en programas de puertas abiertas que acercan y revelan cómo se cuida y valora a cada trabajador, la capacitación constante, el cuidado del medio y de cómo se puede desarrollar una comunidad de manera sustentable”, subrayó.
Chubut
Las experiencias desarrolladas en los países mineros líderes como Canadá o Australia, inclusive experiencias latinoamericanas, demuestran que el progreso se da en una labor conjunta entre el sector público, privado y las comunidades.
Aquellas experiencias permitieron concientizar a esas modernas sociedades sobre el impacto positivo de la minería y hacia allí apunta la labor institucional de CAEM con el objetivo de incorporar a las provincias de Chubut y Mendoza en el mapa minero argentino.
“Chubut, es una hermana provincia que tiene dificultades sociales y económicas”, en momentos donde se necesitan procesos que logren en el tiempo concretar la reconversión territorial (Meseta Chubutense). Estos elementos y frente a un inminente desarrollo de la actividad minera ponen a los municipios y provincia ante el desafío de la creación de condiciones de entorno para el desarrollo económico local con crecientes niveles de equidad. El sector puede jugar un rol de acompañamiento muy interesante, evaluó en primer término Carina Zini, y aseguró que “hay mucho para aportar desde la minería” para al progreso de las comunidades.
Se recuerda que las labores mineras en superficie están prohibidas desde 2003 a partir de la aprobación de la Ley 5.001. A partir de la normativa el rechazo se ha instalado en la sociedad chubutense.
“Considero que algunos posicionamientos son producto del desconocimiento, es importante que sepan que la minería se practica con respeto al medio ambiente y a las comunidades”. Así, Zini observó que si “se trabaja en conjunto es posible iniciar un camino positivo para todos, no va a ser la solución a los problemas que enfrenta la provincia, pero será una gran alternativa”. Es importante declarar que en Santa Cruz un 37% de su PBG está representado por la explotación minera, (sabiendo que aún hay mucho por explorar); generando actualmente más de 20 mil puestos de trabajo, con aportes extra a través de un fideicomiso que superaron los $ 2.000 M, fondos que el Estado Provincial destinó a salud, niñez, promoción social, obras en educación, equipamiento a municipios y acciones deportivas.
Para sostener sus dichos, recordó que en Argentina el sector minero adhiere al programa “Hacia una Minería Sustentable” (HMS), creado por la Asociación Minera de Canadá, que fija estándares internacionales de calidad y control para garantizar una actividad minera responsable, transparente y confiable. Consta de un conjunto de herramientas e indicadores que impulsan el buen desempeño y aseguran que los principales riesgos de la minería se administren de forma adecuada, planteando parámetros e instancias de control externo para las compañías.
“En Santa Cruz las compañías mineras se encuentran trabajando en el programa. Es un claro mensaje que vamos por el camino correcto y que es posible hacer bien las cosas. Cuando Estado, compañías y comunidades nos juntamos, tenemos mucho por ganar”, indicó.
Puerto de Deseado
A mediados de octubre último, Prefectura Naval informó que el puerto de Deseado cumplía con la ordenanza Nº 8-98 y fue habilitado a operar el ingreso, carga, descarga y transporte terrestre de mercancías de la actividad minera que incluye estándares internacionales suscriptos por el ICMI (Internacional Cyanide Management Code).
Los antecedentes dan cuenta de que las primeras negociaciones del empresariado no prosperaron con el personal de la estiba, generando que las compañías decidan ingresar los insumos por el puerto de Punta Arenas.
Superadas las diferencias y encaminado el diálogo, después de dos años de arduo trabajo, Puerto Deseado fue habilitado para realizar aquellas operaciones. Al medio, hubo capacitación y formación de equipos especiales para actuar ante emergencias y se formó a los portuarios para cumplir con estas labores.
“El puerto está ubicado en un lugar estratégico para todas las compañías, en 400 kilómetros los insumos llegan a destino”, dijo Zini a SCP, y señaló que la terminal marítima quedó habilitada hasta el 2024.
Aseguró que en la Cámara Minera de Santa Cruz (CAMICRUZ) hay un convencimiento que “estamos en el camino indicado, el correcto”, pues la minería santacruceña, principal exportadora de metales de Argentina, se torna más competitiva con la habilitación de la terminal marítima de Puerto Deseado.
Por último, estimó que en el próximo verano llegará el primer desembarco, ya que hay plazos administrativos que cumplir en la adquisición de aquellos insumos. (La Opinión Austral, Santa Cruz)
 

Te puede interesar