Banco Mundial: transición a las energías limpias incrementará la demanda de minerales

El reporte indica que el boom de la energía ‘verde’ tendrá un fuerte impacto en la demanda y el mercado de minerales y metales, abriendo oportunidades de crecimiento a los países que poseen estos recursos.
cantera-aridos mendoza

Un reporte del Banco Mundial, publicado este martes, indica que el boom por la energía con baja emisión de carbono tendrá un fuerte impacto en la demanda de muchos minerales y metales.

El uso de energía solar y eólica, entre otras, son ejemplos de generación “verde” que toma el documento “El creciente rol de minerales y metales en un futuro bajo en carbono”, donde se analizan los productos que pueden ser más requeridos en la búsqueda de compromisos para evitar el alza de la temperatura promedio mundial.

Así, los minerales y metales que pueden ser más demandados son el aluminio, cobre, plomo, litio, manganeso, niquel, plata, acero y zinc, además de minerales más complejos como el indio, molibdeno y neodimio.

“El ejemplo más significativo son las baterías de almacenamiento eléctrico, por las que la demanda de metales relevantes -como aluminio, cobalto, hierro, plomo, litio, manganeso y niquel- podría crecer más de 1.000% si los países toman las acciones necesarias para mantener el calentamiento global controlado”, señala el Banco Mundial en un comunicado.

El informe indica también que el cambio hacia energías más limpias pueden entregar oportunidades para los países ricos en minerales, siempre que estos tengan estrategias de largo plazo que los ayuden a realizar decisiones inteligentes de inversión. Por esto, necesitarán políticas apropiadas para proteger a las comunidades locales y el medioambiente.

“Con mejor planificación, los países que cuentan con estos recursos pueden aprovechar el aumento de demanda y fomentar su crecimiento y desarrollo”, sostiene Riccardo Puliti, Director Senior y Líder de Prácticas Globales de las Industrias Energéticas y Extractivas del Banco Mundial.

Además, se precisa que la demanda por metales específicos no sólo depende del grado de compromiso de los países por las energías bajas en emisiones de carbono, sino de las elecciones de cada tecnología. Por ejemplo, en relación a los vehículos alternativos que se producen hoy, los eléctricos requieren litio, los híbridos necesitan plomo y los hidrógenos usan platino.

Para posicionarse, los países que poseen los recursos necesitan fuentes confiables de información económica y de mercado, al igual que la capacidad de transformar esos datos en planes, inversiones y operaciones sustentables.

Los países con más oportunidades

Siguiendo las tendencias actuales, se espera que Chile, Perú y, probablemente, Bolivia, jueguen un rol importante como proveedores de cobre y litio; Brasil es clave para la bauxita y el hierro, mientras la zona sur de África y Guinea serán vitales en el esfuerzo de hacer frente a la creciente demanda de platino, manganeso, bauxita y cromo.

China seguirá teniendo un papel importante en la producción y reserva de, prácticamente, todos los metales requeridos en todos los escenarios de baja emisión de carbono. En tanto, India es dominante en hierro, acero y titanio, mientras Indonesia, Malasia y Filipinas tendrán chances con la bauxita y el niquel.

“El aumento de las actividades de extracción y producción pueden, también, tener un impacto significativo en los sistemas de agua locales, ecosistemas y comunidades. A medida que los países aprovechen sus recursos naturales, será crítico que la sustentabilidad, la protección medioambiental y la opción de reciclar materiales sean parte de las nuevas operaciones, políticas e inversiones”, agrega el Banco Mundial.

Te puede interesar