Implementarán nuevo sistema de control en hornos caleros

Locales 07/08/2017
Tras la muerte de dos operarios en el derrumbe de un horno en desuso de la Calera Serrano, Eduardo Machuca aseguró que están trabajando en un proyecto para agudizar la de seguridad en las caleras.
728x360tip_horno_de_cal_ecologica_de_moron_1-533x261

Luego de la tragedia en la calera de Los Berros, en la que dos operarios fallecieron tras el derrumbe de un horno en desuso, y que las miradas apuntaran hacia la Policía Minera, el jefe de la institución dependiente del Ministerio de Minería, Eduardo Machuca, aseguró que se está trabajando en un plan que garantice la mayor seguridad en el uso de los hornos caleros, de modo que sucesos como el ocurrido en Calera Serrano no vuelvan a pasar.

Luego de la tragedia en la calera de Los Berros, en la que dos operarios fallecieron tras el derrumbe de un horno en desuso, y que las miradas apuntaran hacia la Policía Minera, el jefe de la institución dependiente del Ministerio de Minería, Eduardo Machuca, aseguró que se está trabajando en un plan que garantice la mayor seguridad en el uso de los hornos caleros, de modo que sucesos como el ocurrido en Calera Serrano no vuelvan a pasar. “Si bien es muy reciente, estamos ideando una forma para ejercer un mayor control sobre el uso de los hornos, ya que existen muchos y no todos cumplen con las habilitaciones necesarias para poder operar, como era el caso del que se derrumbó y que tuvo como saldo fatal a las víctimas”, explicó el funcionario.

Con el proyecto que apenas da sus primeros pasos, según detalló Machuca, el objetivo es controlar de forma efectiva a los denominados hornos criollos, pues más de la mitad de los existente se encuentra inhabilitados. “Es una cifra aproximada, pero hay unos 150 hornos en Los Berros y Pedernal, de los cuales sólo 80 están en funcionamiento y en regla”, expresó y, en el marco de un sistema de control mejorado, añadió: “Sin embargo, estamos realizando un nuevo relevamiento para saber a ciencia cierta cuántos hay, en verdad”. Una vez más, Machuca aprovechó para aclarar que la calera de la tragedia estaba habilitada sólo para la comercialización y no para el uso de hornos. “Tenía los permisos para moler y embolsar la cal que compraban. No para producir y encender hornos”, dijo y señaló: “Anteriormente, habíamos hecho una observación sobre las condiciones del molino, incluso habíamos realizado una suspensión hasta tanto arreglaran lo que solicitábamos“.Tras el fatal desenlace, la Policía Minera volvió al lugar del hecho el pasado lunes para llevar adelante una nueva inspección en la Calera Serrano, aunque sólo para constatar que las actividades estén suspendidas y por ello, destacó: “Se les ha pedido que demarquen el área y que corten el camino de acceso”.Si bien el funcionario remarcó la negligencia e imprudencia como factores fundamentales en la tragedia, manifestó que hubo falla en los controles y por ello se están tomando medidas para que no vuelva a suceder. De igual modo, pidió conciencia a quienes operen “hornitos criollos” y que sepan que, sin los permisos correspondientes, es probable que algo pueda pasar. “El factor humano, en órdenes de riesgo suele ser determinante, según las estadísticas”, declaró.

Te puede interesar