Los subsidios llegaron a Valle Fértil para ayudar a explotar cuarzo y feldespato

Raúl Garcias es otro de los beneficiarios del programa de subsidios para pequeños mineros. Una 'ayuda indispensable' para ponerse en marcha.
1mineriaartesanal

Sacar a pico y pala la piedra blanca, casi transparente, a más de 40º o con temperaturas bajo cero en invierno, es el desafío de todos los días de los mineros que explotan cuarzo en Valle Fértil, igual que lo hacían hace 100 años.

"El problema que tenemos los mineros chicos es que no accedemos a créditos y plantear un crecimiento se hace más difícil. Uno rasguña el cerro a mano, con barretas y así no se puede hacer mucho. Yo paré mucho tiempo y arranqué cuando tenía unas monedas. Este programa es muy importante, se avanza bastante. También ayudó el programa para huellas mineras”, contó Raúl Garcías, productor de cuarzo y feldespato de Valle Fértil.

Él es uno de los 64 ganadores del programa de Asistencia Financiera para la Pequeña y Mediana Minería, puesto en marcha el año pasado por el Ministerio de Minería de la Provincia y por el que recibirá $250.000.

Garcías ya recibió la mitad de los fondos, que usó para arreglar un camión doble tracción al que le hizo cambio motor, de caja, de neumáticos, movilidad que usa para bajar la piedra de la montaña y venderla.

Este movimiento de ayuda financiera para los mineros artesanales de toda la provincia desnudó realidades que muchos sanjuaninos desconocían. La lucha de esta gente por subsistir de su actividad.

Don Raúl estuvo trabajando en Buenos Aires muchos años y cuando volvió se asentó en el Valle. Hace 15 años que se dedica a la explotación de minerales "a pulmón, sin las herramientas necesarias, uno va de poco adquiriendo lo elemental pero cada vez se hace más difícil. Hoy alquilar una máquina cuesta una fortuna”, contó.

La puesta a punto del camión era el paso fundamental para reactivar la explotación pero ahora viene otro trabajo importante: limpieza de huellas y voladuras, para lo que se necesitarán nuevos recursos y otras herramientas, como una maquina cargadora o retroexcavadora. Todo esto para vender a $500 la tonelada de cuarzo, si es de buena calidad, a compradores que a su vez venden a las fábricas.

La piedra se vende a Buenos Aires, Córdoba, San Luis o Mendoza a molinos y plantas que la procesan y comercializan a la industria de la cerámica y vidrio, o la exportan.

"Vendemos a un intermediario que viene con efectivo porque si no hay que tener otra infraestructura”, acotó Raúl.

Pero la tarea se complica cada vez más porque los yacimientos de cuarzo están cada vez más arriba. "Antes se pellizcaba el cerro abajo pero se está terminando ese yacimiento, y si bien queda mucho mineral es de difícil acceso, a más distancia y más altura”, explicó.

Garcías contó que en Valle Fértil no quedan muchos productores de cuarzo y feldespato, unos 4 o 5 mineros que producen unas 3.000 toneladas por mes.

La información del programa le llegó en los mismos pasillos del Ministerio de Minería. Hizo los talleres obligatorios para diagramar el proyecto, guiado siempre por los técnicos del área.

"Pienso que está muy buena la idea pero tendrían que hacerlo con más ganas y confiar en uno que espera una mano para despegar. No pedimos que nos den, sólo la oportunidad porque podemos devolver un préstamo pero no calificamos en un banco. Si la actividad despega podemos darle trabajo a otros”, aseguró Garcías.

Y agregó: "acá el trabajador se maneja changueando en una cantera, en otra, casi como golondrina. En este momento en el Valle hay gente que está haciendo buena explotación y absorben mano de obra pero todo el departamento podría vivir de la minería si tuviera más apoyo del gobierno o acceso a créditos”.

 

Tiempo San Juan //Por Viviana Pastor.

Te puede interesar