Ruinas de Hilario el primer yacimiento minero del pais: Un museo en el lugar y con centro de interpretación

La idea desde Patrimonio es conservarlo en su lugar de origen para que la gente conozca su historia minera. Contará con servicios complementarios para los visitantes.
Ruinas de Hilario Calingasta

Un museo de sitio con un centro de interpretación, estos son los planes actuales para preservar y disfrutar de las Ruinas de Hilario en Calingasta. Así lo confirmó Andrea Blanco, directora de Patrimonio Cultural y Natural de la provincia, dependiente de  la Secretaría de Infraestructura y Patrimonio Turístico y Cultural local. Un museo de sitio es concebido y organizado para proteger un patrimonio natural y cultural, mueble e inmueble, conservado en su lugar de origen, este es el espíritu de lo que se quiere concretar con Hilario.

“La idea es hacer un museo de sitio con lo que está construido, para ello se lo va a mejorar estructuralmente pero sin alterar la tipología del lugar sino mejorando la estética con revoques donde se requiera y  recuperando algunos techos endebles o que fueron afectados por incendios, siempre respetando los materiales utilizados”,  detalló Blanco. En definitiva mejoras que permitirán que la gente recorra el lugar desentrañando el proceso minero de la época, experiencia que se completará con un pequeño centro de interpretación que será construido en un nuevo edificio próximo a las ruinas.

La intención a través del centro, será nutrir a los visitantes de la información e importancia histórica y cultural del sitio, además de sensibilizarlos sobre los valores del lugar y las razones de su protección. En definitiva una puesta “en clima” previo a recorrer las ruinas en sí, con detalles sobre del proceso de extracción hasta la fundición de los metales que se explotaba en la zona. El centro contará además con una confitería y sanitarios, a modo de servicios complementarios para los turistas.

Actualmente y en virtud de un chequeo a priori de las ruinas, lo que requiere medidas a corto plazo es la estructura de la escuela que está fisurada y todo lo que sea elevado y con riesgo de caer, como en el caso de las chimeneas y algunos encuentros de muros. La administración está más contenida porque con la acumulación de sedimentos está enterrada y eso sirvió de resguardo.

Por el endeble estado de la infraestructura, hace tan solo tres meses las Ruinas de Hilario pasaron a la órbita de la Secretaría de Infraestructura y Patrimonio. Mario Zaguirre, titular de esta cartera y en representación del gobierno provincial, realizó la toma de posesión in situ con orden emitida por el juzgado en lo contencioso administrativo y ante la presencia de representantes de la Fiscalía de Estado, un oficial de justicia y en calidad de testigo el intendente de la Municipalidad de Calingasta. Este proceso había comenzado con el pedido de declaración de “Utilidad Pública sujeto a Expropiación” de este bien patrimonial por parte el Ministerio de Turismo y Cultura local, considerando su estado de abandono y teniendo en cuenta que se trata de un inmueble de propiedad privada. Oportunamente trabajadores del municipio calingastino habían realizado tareas de limpieza en los alrededores quitando escombros y malezas fundamentalmente.

En consideración al reciente período de vacaciones invernales y según confirmó Heber Tapia, director de Turismo de la Municipalidad de Calingasta, el lugar fue perimetrado para evitar el acceso de visitantes al lugar (ver “La idea turística). “Las Ruinas de Hilario son ahora propiedad del Estado, pero siempre es un trabajo en conjunto con el municipio que en definitiva será el beneficiado por el turismo que el lugar puede generar, ellos colaboran en cuanto se pueda necesitar como por ejemplo el control del lugar”, detalló Blanco.

Según la funcionaria, en breve comenzarán las tareas del programa de trabajo previsto. En la primera etapa son los estudios preliminares consistentes en relevamientos arqueológicos, estudios de suelo, perfiles estratigráficos y también estudios  hidrográficos, considerando que en época de lluvias llega material de arrastre de los cerros cercanos que han ido tapando parte de las ruinas, por lo que el estudio de cuencas será fundamental. También se hará la recopilación histórica y la memoria descriptiva. La segunda etapa ya es la concreción del proyecto arquitectónico en sí, con instalaciones eléctricas y sanitarias. “La ejecución estará determinada por lo que vayamos encontrando en las excavaciones y también los montos de inversión, esperamos que a principios del año próximo el proyecto este culminado”, aseguró Blanco.

Fundamental. La toma de posesión por parte del Estado de este bien patrimonial resulta elemental para su conservación puesto que era un inmueble de propiedad privada en avanzado estado de abandono.

Orígenes. Las paredes de las Ruinas de Hilario fueron originalmente construidas con adobones de pájaro bobo y totora, materiales del lugar que respetarán en la mejora estructural que le realicen para que queda a la vista de todos los visitantes, y en el mismo lugar donde se realizaba la actividad minera.

La idea turística

Desde el municipio calingastino y una vez que se culminen las refacciones de Hilario, la intención es llevar adelante un “proyecto macro” que consiste en crear la Ruta Sarmientina para destacar la minería y la educación que fomentó Domingo F. Sarmiento en Calingasta.

Esta ruta incluirá un circuito que nacerá en las minas del Carmen, en el Tontal, pasará por las Ruinas de Hilario y culminará en el edificio donde hace 130 años funcionó la Escuela Paso de los Andes que fundó Sarmiento, cuya reconstrucción fue inaugurada por el municipio en enero pasado. En enero pasado el municipio inauguró la reconstrucción de esta estructura conservando el estilo arquitectónico original. “La escuela era antes sólo ruinas y tapiales, con su puesta en valor recuperamos un sitio invaluable para nuestra historia y su aprovechamiento turístico. En la época de Sarmiento recibió el nombre de “Gobernación de los Andes”, luego fue la “Escuela Nº 27” y finalmente “Batalla de Maipú”, por lo que poder contar con la restauración de las Ruinas de Hilario permitirá completar un circuito sobre los aportes del prócer a nuestra zona”, detalló el Hebert Tapia, director de Turismo calingastino.

La historia de las ruinas

Las Ruinas de Hilario formaron parte del primer yacimiento minero del país y hace 11 años las declararon Monumento Histórico Nacional. La ciudad minera fue construida a mediados del siglo XIX, allí se distinguen una plaza y los cimientos de varias viviendas en un sector al que se llamó Villa Rickard, el apellido del ingeniero inglés convocado por el gobierno argentino y nombrado Inspector de Minas en 1862 durante la época de Sarmiento.

Puntualmente, el sistema minero de Hilario abarca las minas de Carmen Alto en la sierra del Total, la villa Rickard y la planta de fundición, constituyendo uno de los proyectos que Sarmiento pudo concretar cuando fue gobernador de San Juan entre 1862 y 1864. En 1870, cuando culminó su período, el lugar quedó abandonado y nunca más se realizaron explotaciones. Los historiadores explican que fue por falta de capitales y tecnología, por lo que dejó de ser rentable.

Te puede interesar