A diferencia de lo que se cree, el litio es un mineral muy abundante en la corteza terrestre y según los estudios vinculados al ratio de reservas globales y a la producción 2016, se llegó a la conclusión de que existen recursos para los próximos 1.343 años.

En este contexto, Argentina posee una riqueza incomparable, ya que tiene recursos para los próximos 139 años, quedando solo detrás de Chile (a nivel mundial), cuyos recursos alcanzan los 177 años. En este punto cabe destacar que la comunidad internacional reconoce recursos, pero no reservas en Bolivia (país rico en salares que integra el triángulo del litio de Latinoamérica) debido a que no posee seguridad jurídica proyectada a las inversiones que pueden realizar las empresas vinculadas al sector.

Los datos arrojados por el completo informe vaticinan un futuro próspero para el país en caso de avanzar y desarrollarse los proyectos de litio, mineral estratégico que actualmente se utiliza para fabricar baterías de celulares y autos eléctricos. El estudio establece que actualmente existen 42 proyectos concentrados en las provincias de Jujuy, Salta, La Rioja y Catamarca. De estos, 10, se encuentran en estado de exploración avanzada y 29 en etapa de prospección inicial. A estos se le suman los dos yacimientos que actualmente se están explotando: Salar de Olaroz (Salta) y Salar del Hombre Muerto (Catamarca). Los estudios económicos realizados por el equipo encabezado por Capello indican que los proyectos más avanzados en el país poseen una capacidad proyectada hacia 2022 de 256.500 toneladas (en 2017 la cantidad de toneladas producidas rondará las 38.000). Por su parte, la inversión proyectada en millones de dólares alcanzaría un total de 3.100 millones hacia 2024, siendo 2018 el año clave con 950 millones de dólares de inversión para poner en funcionamiento los más avanzados. En 2019 la cifra alcanzaría los 685 millones y desde ahí comenzaría a decrecer hasta 2024, donde se invertirían 80 millones. Por su parte, otra variable importante y mucho más tangible es la generación de empleo. En este sentido, Argentina empleó a 1.800 personas durante 2017 en la industria del litio y según las evaluaciones realizadas por los especialistas, en caso de entrar en actividad los proyectos más avanzados, en 2018 podría alcanzar la cifra de 4.000 puestos, manteniéndose esta estas cifra hasta 2024. En este punto, Capello destacó que por cada empleo directo que se crea en la explotación de litio, se generan entre cuatro o cinco puesto de trabajo de manera indirecta.

Litio mundial

*Según cifras de 2016, el mayor país productor de litio es Australia con un 40% de la producción mundial. Cabe destacar que el país oceánico lidera la extracción, sin embargo se encuentra tercero en el ranking de reservas, detrás de Chile y China y solo a un punto porcentual de Argentina (9%).

*La escala de producción mundial liderada por Australia continúa con Chile 33% y Argentina aparece tercera con el 16%, dejando atrás a China con el 10,6 % y a Brasil, Estados Unidos, Zimbawe y Portugal, quienes en ninguno de los casos superan el 2% de la producción global.

*El litio por ahora es un mercado pequeño, el volumen comercializado representa solo una fracción del mercado mundial de otros minerales. En 2016 las ventas por litio ascendieron a 1.500 millones de dólares, una cifra muy baja en comparación con los 125.000 millones de dólares del oro o los 95.000 millones de la plata.

7.475 dólares alcanzó la tonelada de litio durante 2016, evidenciando un aumento permanente desde los 1.590 dólares que tenía de costo en 2002.

70 por ciento del litio mundial se utilizará para la fabricación de baterías de ion-litio en 2026, durante el año pasado dichas baterías absorbieron el 39% del mineral.