Las novedades que se vienen con el desembarco chino en Veladero

San Juan. (Por Sebastián Saharrea) Se realizará la semana próxima en Albardón. Habrá cambio de nombre, también de métodos de contratación con la intención de hacerla "mas sanjuanina".
0013364301Barrick

Ya está decidido que la operadora de la mina Veladero y todas las atracciones que la rodean dejará de ser Barrick. Por un lado, porque la denominación de la empresa aparece desgastado hacia la opinión pública, por el otro porque ya dejará de serlo en exclusividad y compartirá capital con la china de Shandong. Pero ese cambio de maquillaje no será el único, ni siquiera el más importante de los que se avecinan.
La pretensión de fondo en este virtual relanzamiento que se prepara para la semana próxima es la recuperación del crédito social, extraviado con la cadena de infortunios ambientales en la que incurrió la operación como consecuencia de accidentes propios de la actividad, descuidos y sistemas relajados.
Sin ese crédito abierto, nada lo que atrae en esta explotación será posible y por eso pretenden desandar el camino en todos los planos en los que se cometieron torpezas gruesas: sistemas de contrataciones de insumos poco permeables a proveedores sanjuaninos, dotación de personal en la misma situación, comunidades con escaso protagonismo en los procesos, groseros tropezones en materia de comunicación.
Lo que más atrae a los chinos de Shandong no es Veladero sino la perspectiva que se abre sobre Lama. Esta mina que supo ser Lama-Pascua y ahora será reformulada como Lama a la espera de que se levante la veda ambiental que pesa sobre el proyecto del lado chileno, ya está en vías de reconversión y a fines de año estará listo su estudio de prefactibilidad.
La novedad más importante, además de la citada redefinición del proyecto hacia territorio argentino exclusivamente, será la adecuación del proyecto como mina subterránea y no como hasta ahora que estaba planteada como una explotación a cielo abierto, al igual que Veladero. Esa modificación supone una complejidad especial y cambio de matriz que obliga a redefinir todos los costos y las operaciones. En ese punto, los chinos de la Shandong son los mejores especialistas en el mundo.
Pero la puerta de ingreso de los chinos no será Lama sino Veladero. La mina que ha sido epicentro de los últimos sismos ambientales por sus groseras fallas en las operaciones, pero que ya inicia su fase descendente luego de este año en el que se espera el pico de operaciones. Veladero, Lama y los posibles ajustes sobre Veladero en el sentido de descubrir yacimientos conexos –en la empresa calculan que puede haber cerca otro Veladero más- figuran comprendidos en la misma empresa: se llama Minera Argentina Gold SA (Magsa) y es donde los chinos pusieron casi u$s 900 M para quedarse con el 50% de su capital.
La operación ya fue celebrada a nivel internacional y la semana que viene será puesta en escena en San Juan, en la nueva sede operativa de la empresa en Albardón. Preparan un gran evento, del mismo tamaño de las expectativas que tienen en la empresa de enderezar el rumbo de Veladero y darle vida concreta al resto de los emprendimientos conexos y vecinos, que calculan que podrá dotar de minería al Valle del Cura por 100 años más.
Allí estarán los máximos representantes de Barrick pero también se conocerá a los delegados chinos que ya desde hace meses revisan los papeles en la empresa. Contarán lógicamente con la primera plana política local, y el grueso el empresariado. La búsqueda es plantear una línea de despegue hacia adelante, sin dejar de la lado revisión de errores ni ajustes hacia el futuro.
Entre los errores están lógicamente las fallas de personal y de mecanismos en la operación, presentes en los tres incidentes de Veladero. Pero también las falencias comunicacionales que no hicieron más que agrandar el problema. Y las fallas de matriz: un sistema de contrataciones concentrado en pocas manos que hizo imposible competir por contratos a la mayoría de las empresas sanjuaninas, lo que derivó en el escaso compromiso de la ciudadanía local con el emprendimiento. Además de la escasa presencia de las comunidades afectadas, Jáchal e Iglesia, en la provisión. Y también en el personal de trabajo, en especial en los rubros gerenciales.
Todas esas falencias fueron identificadas cuando explotó el sistema en el tercer y definitivo incidente. Y es lo que se proponen comenzar a enderezar, comenzando por el nombre. Ya no será Barrick sino alguna definición de fantasía que conecte más: se habla de Minas del Sol, o algo parecido, más a tono con la búsqueda de empatía. Se define en las próximas horas.
Pero más allá de ese cambio de cosmética, habrá otro más profundo para introducir esos cambios en los procedimientos que antes estaban reservados a un dilecto grupo interno. En especial, en lo referido a la provisión de insumos y de servicios, que es donde el interés económico tiene mayor sentido si es que se "convida” al empresario corriente de la plaza local.
Definir ese procedimiento no será menor en el futuro del proyecto, a riesgo de que un fracaso sobre ese punto derive en un descrédito comunitario de la compañía en la valoración social de San Juan como el obtenido hasta ahora.
En el management del emprendimiento no se esperan grandes cambios como consecuencia del ingreso de los chinos. Seguirá Veladero a cargo del sanjuanino Jorge Palmes, mientras que Fernando Giannoni se mantendrá como director ejecutivo para Argentina de la compañía. La presencia de los chinos en el manejo se verá más en el monitoreo de los asuntos financieros a escala mundial, y en la perspectiva que se abre con Lama.
Que fue el anzuelo que los trajo. Mientras más protagonismo tome Lama sobre Veladero, más se verá la presencia china en este nuevo grupo empresario que será presentado a principios de la semana que viene con la intención de apuntarle más a las promesas del futuro que a las falencias del pasado.

Te puede interesar