Barrick Gold intentó apartar al juez Sebastián Casanello de la causa ante el posible cierre de la mina Veladero

Minería 15/05/2017
Quiere que el caso lo maneje el juez sanjuanino Pablo Oritja, quien autorizó que la mina vuelva a funcionar tras al derrame más importante de la historia minera argentina.
BJb_oMwR7l_930x525sebastian casanelo

Luego de que el juez federal Sebastián Casanello advirtiera que corresponde evaluar el cierre definitivo de la mina Veladero, en San Juan, por la sucesión de eventos contaminantes y la violación de la Ley de Glaciares, la empresa Barrick Gold presentó un escrito en el que busca anular toda la causa.

El escrito lo presentó el presidente de la filial argentina de Barrick Gold, Fernando Hugo Gioannoni, con el patrocinio del abogado León Arslanián, que también defendió los intereses en el país de Chevron a raíz del embargo impulsado por los afectados por el desastre ambiental en el cantón ecuatoriano de Lago Agrio. En el texto, opinaron que el juez no es imparcial, pidieron que se anule la causa y amenazaron con accionar ante la Corte Suprema.

En la 'Asamblea Jáchal No Se Toca' esperaban una maniobra de este tipo. "No nos extraña que pidan la nulidad, porque permanentemente Barrick busca la impunidad, que la tiene garantizada en la Justicia de San Juan, y no en esta causa que avanza rápidamente", reflexionó el abogado Enrique Viale, ante la consulta de Infobae.

El expediente se inició tras el mayor accidente ambiental de la historia de la minería argentina, cuando millones de litros de una solución con cianuro y otros metales pesados se derramaron desde la mina Veladero hacia el río Potrerillos. Aún no se sabe el volumen de la fuga ni están del todo clara las causas. Sin embargo, la Corte Suprema le quitó la competencia a Casanello, aunque le dejó un tramo de la investigación: las eventuales responsabilidades de los funcionarios nacionales. Frente a ello, los abogados de la 'Asamblea Jáchal No Se Toca' pidieron que investigue el incumplimiento de la Ley de Glaciares, porque si la norma se hubiese respetado, Veladero no estaría funcionando y, por ende, no se habrían producido los sucesivos derrames.

Desde que el máximo tribunal le giró al causa al juez sanjuanino Pablo Oritja -el magistrado que ordenó que el yacimiento volviera a funcionar tras la clausura- se produjeron al menos dos derrames de gravedad. Por eso Casanello le envió un exhorto para saber qué hizo desde ese momento. (Entre paréntesis: entre los ambientalistas bautizaron a Oritja como "El juez de Barrick Gold" y en San Juan empezaron a surgir varios rumores de aprietes vinculados tanto al Gobierno provincial como a la empresa. Incluso algunos jachaleros creen que Barrick Gold le pagó unas vacaciones a Disney. Tampoco en el Ministerio de Ambiente nacional están conformes con su actuación).

El pedido de información de Casanello fue contundente. (Aquí hay que hacer otra nota marginal: los dos derrames ocurridos desde que Oritja tiene el expediente se habrían evitado si la empresa cumplía con una serie de medidas de seguridad exigidas. Nadie lo controló. Por eso el juez federal porteño fue tan duro). Pidió, entre otras cosas, las resultados de las pericias realizadas por una comisión de expertos, entre ellos, el hidrogeólogo Robert Morán, quien adelantó que iba a haber más derrames, pero cuyo dictamen no habría sido tenido en cuenta.

"La producción de eventos contaminantes, no uno sino varios, obliga a considerar de modo definitivo su cierre pues son los hechos en su más cruda realidad lo que demuestran que las medidas de prevención fracasaron y los pronósticos fueron equivocados", evaluó Casanello en su escrito.

Barrick Gold piensa que Casanello se extralimitó, ya que no acató el fallo de la Corte Suprema, por lo que definió a su actitud como un "alzamiento" al máximo tribunal. Además, Gioannoni y Arslanián alegaron que el caso debería ser sorteado, ya que el escrito que derivó en un giro de la causa fue presentado directamente en la mesa de entradas de su juzgado.

La minera incluso opinó que es un hecho consumado que Casanello quiera cerra Veladero. "(El juez) ya tiene pre concebida la decisión de disponer el cese definitivo de la actividad, es decir, la máxima sanción prevista por el ordenamiento legal", sostuvo.

Sucede que el Código de Minería expresamente señala que una mina debe ser cerrada luego de tres eventos contaminantes graves, como los que ocurrieron en Veladero en menos de un año y medio. A su vez, en el medio también hubo un derrame en Lama, el lado argentino del proyecto binacional de Barrick Gold en la frontera con Chile, frenado por la justicia trasandina por contaminar varios glaciares, entre otras irregularidades.

Te puede interesar