“INDEPENDIZAR EL DESARROLLO DE LA ACTIVIDAD DE LAS DECISIONES NETAMENTE POLÍTICAS”

Entrevista al Subsecretario de Minería de la República de Chile Erich Schnake Walker.
subse

Erich S. Walker es abogado de la Universidad de Chile, Magíster en Derecho Ambiental de la Universidad de Sidney, y Diplomado en Políticas Públicas de la Universidad de Chicago.

 

Consultado por nuestra agencia sobre la participación de su país en la feria, los aspectos destacados de la misma y lo que considera útil resaltar de este polo de encuentro de proveedores, empresas, autoridades y público en general Walker expresó:

 

Primero que nada, quiero felicitar a los organizadores de ARMINERA, la feria está bastante completa y están casi todos los principales proveedores. Felicitar y celebrar también estas instancias de participación y discusión que son muy buenas, porque sirven para tener contacto y conocimiento de lo que ocurre en otros países y cómo se están tratando los problemas que son comunes en varios de ellos”.

 

En función de lo expresado y teniendo en cuenta la vasta experiencia que el hermano país chileno tiene en materia de minería, ¿Considera usted que este tipo de espacios facilitan, mediante el intercambio de experiencias u opiniones, una puesta en común útil para países como el nuestro donde la actividad empieza a ser tenida en cuenta como motor económico potencial?   

 

“Chile tiene mucha historia, mucha tradición en minería y muchas discusiones que ya hemos dado y que ya hemos superado para bien o para mal. Creemos que hemos tenido experiencias positivas y eso le vale bastante a aquellos países de la región que todavía no se han desarrollado completamente en minería y que quieren conocer en el fondo cual fue nuestra experiencia y nuestro trayecto” destacó el funcionario Chileno.

 

En nuestro país la discusión sobre minería si o minería no versa mayormente sobre el impacto negativo que el desarrollo de la actividad pueda tener sobre los entornos donde se pretende trabajar. En Argentina existen muchos tabúes sobre el potencial daño que una minería, sin los adecuados controles, pudiera causar. ¿Cuál es la experiencia de Chile en este sentido? 

 

“Hoy día si la minería quiere seguir adelante tiene que ser verde, tiene que ser sustentable, no hay otra alternativa. Cada vez las comunidades, las personas, están más conscientes de la importancia del cuidado del medioambiente y por lo tanto son más exigentes con el desarrollo de la actividad. Está claro que la minería es extractiva y genera un detrimento al entorno, pero la forma en que se desarrolla la minería puede tener un mayor impacto o un menor impacto, puede hacerse cargo de los pasivos ambientales o no, y lo que nosotros tenemos que buscar son los incentivos que lleven a las empresas mineras a desarrollar una actividad que afecte lo menos posible el medioambiente. Mediante regulaciones, nosotros hace poco sacamos una ley que se llama “cierre de faenas mineras” que obliga a las empresas a garantizar y asegurar la reparación del daño que causen y por ejemplo ese tipo de legislación genera un incentivo para que las empresas mineras cuando desarrollan sus proyectos mineros prevean los daños que van a causar y como los van a tener que reparar y en función de ello desarrollan proyectos que son lo menos invasivos posibles, a los efectos de no hacerse cargo de remediar un gran pasivo ambiental y eso también les baja las garantías. Con esto quiero decir de que hay formar de generar que la minería se desarrolle de la manera más sustentable posible” explicó Walker.

 

Para finalizar nos gustaría consultarle sobre un tema que entendemos como primordial, que trasciende las fronteras y los países, es eje central de las discusiones de los inversores a la hora de encarar o no un proyecto minero serio. Las reglas claras, ese concepto tan sencillo de interpretar, pero tan ambiguo a la hora de aplicar. ¿Puede afectar la falta de reglas claras que regulen la actividad la llegada de las inversiones?

 

“Uno de los temas principales es independizar es el desarrollo de una actividad de lo que son las decisiones políticas netamente, porque cuando el desarrollo de una actividad depende de una decisión política es cuando uno empieza a tener problemas, por decirlo de alguna manera y se complejiza el desarrollo de la actividad porque es la autoridad la que tiene que tomar la decisión de que se habilite el desarrollo de la actividad y por lo tanto de ejercen todas presiones de distintos sectores sobre la autoridad y no necesariamente se resuelve lo óptimo. Cuando hay una institucionalidad, una legislación que en el fondo a través de un camino definido y trazado que si se cumple te lleva a un resultado y que las empresas conocen, las empresas saben que independientemente de cual sea la autoridad y cual sea su tendencia política, si ellos cumplen con esas normativas por exigentes que sean, al final del camino van a ver la luz van a ver un resultado positivo. Pero también está claro que la legislación debe cambiar en determinadas circunstancias y es necesario que cambie, que se vaya adaptando a las nuevas exigencias sociales, pero esa adaptación se va haciendo a la luz de un proceso legislativo que es más largo y se da la discusión.

Con esto quiero decir que no es la decisión netamente de una autoridad que se ve afectada por presiones de distinto tipo, entonces esa es la gracia de tener reglas claras, igual las reglas claras pueden variar, no deben estar escritas sobre piedras, porque si no nunca podríamos establecer estándares ambientales o nunca podríamos establecer nuevas normas de seguridad y nunca podríamos avanzar en mejorar la forma en cómo se desarrolla la actividad en este caso la minera”. Finalizó el Subsecretario.

Te puede interesar