Argentina y Uruguay negociarán sus nuevos límites marítimos

Comenzarán las conversaciones en los próximos días. Se trata de zonas sensibles para la exploración pesquera y de hidrocarburos.
H1gM1p5RQl_930x525

Definidas ya las nuevas extensiones de su plataforma continental por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar hasta las 350 millas, los gobiernos de Argentina y Uruguay comenzarán en los próximos días negociaciones a fin de establecer los límites mutuos confirmaron autoridades de la Cancillería.

La necesidad de fijar estos límites cobra relevancia y apuro se trata de zonas sensibles de exploración pesquera e hidrocarburífera, aunque este caso, con Uruguay no hay conflicto como con los casos de las islas del Atlántico Sur y la Antártida, en disputa con Gran Bretaña.

En cuanto a la importancia de las nuevas fronteras marítimas con Uruguay, vale recordar que Ancap, la compañía estatal uruguaya de petróleo, manifestó hace años su intención de explorar en la zona; y los funcionarios consultados no descartan que lo haga YPF ni tampoco que pueda haber operaciones conjuntas o a través de otras firmas asociadas entre ellas.

Tener claros los límites externos con los vecinos -Uruguay lo debe hacer con Brasil también- es clave además para los alcances de los patrullajes, que eviten, por ejemplo incursiones ilegales en las zonas exclusivas.

A la altura del paralelo 39, y al oeste del meridiano 50, las aguas con Uruguay llegan los 4 mil metros de profundidad. “No hay conflicto de ningún tipo con Uruguay pero en algún momento tenemos que continuar el nuevo límite que logramos establecer”, dijo a Clarín la embajadora Teresa Kralikas, subsecretaria de Malvinas y Atlántico Sur. "Estamos trabajando en un proyecto de ley con los bloques del Congreso para que se implementen los nuevos cambios (del territorio marino). Con Uruguay deberá fijarse el límite lateral y se hará con el método conocido como de equidistancia, es algo que deben hacer los dos países y de común acuerdo", señaló por su parte Frida Armas Pfirter, titular de la Comisión Nacional del Límite Exterior de la Plataforma Continental (COPLA).

Con los límites establecidos con Uruguay, los ministros Susana Malcorra (Relaciones Exteriores) y Esteban Bullrich (Educación) más las distintas áreas que manejan mapas y cartas de navegación deben incorporar los kilómetros establecidos.

En marzo pasado, Malcorra anunció que la Argentina había incorporado a su territorio 1.633 kilómetros cuadrados más, después de que la Comisión de Límites de la ONU autorizara un planteo argentino que quedaba desde 2016. Hasta 2009, cuando tras un llamado de la Comisión de la ONU a los países que quisieran demostrar que podían extender sus límites de las 200 millas marinas a 350, Argentina tenía un límite exterior de 1.782.645 km2. Con la extensión de 1.633 kilómetros cuadrados más esta pasó a ser de 1.783.278 kilómetros cuadrados. La presentación lleva muchos años elaborándose entre técnicos y científicos.

Uruguay aumentó en 83.000 kilómetros cuadrados su plataforma continental respecto a lo que había solicitado cuando se abrió el “llamado” de la ONU. Con lo cual pasará a tener más a tener más mar (208.057) que su superficie terrestre (176.215 kilómetros cuadrados).

Antes de que se hicieran los anuncios de marzo, con Uruguay habían quedado dos puntos en la zona norte de lo que se conoce como mar continental argentino. Los expertos señalaban que la Comisión de Límites de la ONU no aceptaba argumentos geológicos argentinos y esperaba que se corrigieran, en trabajos donde también aportó mediciones la petrolera YPF. Pero los expertos argentinos se negaban a desplazar puntos del pié de talud hacia el continente. Finalmente se presentaron otros puntos del talud continental y se aceptó la medición argentina.

Con respecto a Malvinas, Atlántico Sur y Antártida, quedaron congelados los límites que había solicitado la argentina al considerar la ONU que hay disputa.

Te puede interesar