Suecia reabre una mina de grafito por el auge de los coches eléctricos

El auge de los coches eléctricos es imparable. El aumento de la demanda por este tipo de vehículos tiene como principal consecuencia que las materias primas para la elaboración de elementos clave, como las baterías, se coticen cada vez más.
auto electrico suecia

Suecia ha decidido reabrir una mina de grafito a modo de respuesta de esta creciente popularidad.

Baterías del nuevo Nissan Leaf. La segunda generación del coche eléctrico más vendido ya está disponible en España.

Los coches totalmente eléctricos continúan con su crecimiento imparable en determinados países alrededor de mundo. Cada vez son más las personas que apuestan por esta opción de movilidad sostenible como alternativa a los automóviles propulsados por motores de combustión interna alimentados por gasolina o diésel. Un crecimiento que tiene lugar de manera paralela a impresionante cuota de mercado que están obteniendo los coches híbridos.

La carrera mundial por el desarrollo debaterías de nueva generación que ofrezcan una mayor vida útil junto a una menor degradación y, evidentemente, una mayor autonomía por carga, está llegando a límites insospechados. Fabricantes de primer nivel están trabajando a destajo para conseguir poner en el mercado baterías revolucionarias que dejen anticuadas a las actuales de iones de litio.

El auge por los coches eléctricos está causando de manera directa que las materias primas usadas para la producción de las baterías (un elemento clave) se encarezcan a pasos agigantados. Y lo mismo ocurre con otros elementos como el grafeno que serán cruciales para el futuro de la industria. Tal es esta situación que Suecia ha decidido reabrir una mina de grafito. 


En esta otra imagen se pueden atisbar las baterías y motor eléctrico del nuevo Opel Ampera-e.

En concreto, el país nórdico ha decidido iniciar los trámites para la reapertura de esta mina de grafito que hasta el momento se encuentra inactiva. La mina se encuentra en la localidad de Woxna, a unos 260 kilómetros al norte de Estocolmo. Debido a la caída del precio de la materia prima echó el cierre en el año 2001, pero con la inevitable transición hacia la movilidad eléctrica la situación ha cambiado y se ha optado por reabrirla.

La compañía canadiense Leading Edge Materials será la encargada de la explotación de esta mina de grafito. Está claro que se trata de una decisión estratégica de cara a los próximos años, ya que con respecto al litio y el cobalto, el grafito está captando una menor cantidad de titulares dentro de la industria automovilística. De cara al año 2020 esperan poder vender el grafito extraído de la mina de Woxna a fabricantes de baterías de coches eléctricos como NorthVolt.

Actores relevantes dentro de la industria y la política europea están presionando muy fuerte para que la UE se posicione como un acto protagonista en el desarrollo y producción de baterías para coches eléctricos con la finalidad de evitar que China se sitúe como la referencia mundial. Por ejemplo, Finlandia cuenta con unas de las mayores reservas de cobalto del mundo, y próximamente se espera que se inicien nuevas prospecciones para encontrar nuevos yacimientos. Tampoco debemos olvidar el anuncio que LG Chem (compañía surcoreana) hizo hace un tiempo, cuando confirmó que construirá la mayor fábrica de baterías de Europa.

Te puede interesar