"Japón va a regresar a la Argentina gracias a este gobierno", dijo el embajador nipón en el país

Noriteru Fukushima explicó los ejes de la visita que el presidente Mauricio Macri realizará la próxima semana a ese país y la consideró central para "el regreso de Japón a la Argentina" después de años de congelamiento en las relaciones bilaterales.
4089 efuki

En vísperas del viaje que llevará a Macri a Dubai, China y Japón, el diplomático aseguró que nuestros países pasan por "una época de oro" en la relación bilateral, dijo que espera nuevas inversiones de "miles de millones de dólares" y consideró que el resultado de las elecciones de octubre "serán un punto a tener en cuenta", aunque no excluyente.

Fukushima repasó en su despacho de la Embajada, ubicado a metros del Luna Park, la agenda presidencial en Japón, que incluirá reuniones con más de 500 empresarios nipones -interesados en invertir en el país- y con CEOs de las multinacionales japonesas. Macri también será recibido por el emperador Akihito y el primer ministro Shinzo Abe, que visitó nuestro país en noviembre último.

Télam: ¿Cómo sintetizaría esta visita?

Noriteru Fukushima: Diría que Japón va a regresar a la Argentina. Hace 15 años estamos casi ausentes en las áreas económica y política. En el área cultural crecieron muchos los restaurantes japoneses y el anime manga, pero lamentablemente nuestra presencia económica y política era muy limitada.

¿En qué ve que eso está cambiando?

En noviembre pasado vino el primer ministro Shinzo Abe, después de 57 años desde la última visita de un primer ministro japonés. Ahora Macri viaja a Japón, y el año próximo nuevamente vendrá el primer ministro porque se hace en Buenos Aires el G20. Serán tres años seguidos de encuentros. En 200 años de historia de Argentina nunca ocurrió eso, es algo inédito. Sobre todo para un país que queda tan lejos. Para mí es una época de oro de la relación. Yo diría que Japón va a regresar a la Argentina gracias a este Gobierno.

Usted dice que Japón va a volver. Según su análisis, ¿Por qué se fue?

Primero por la crisis del 2001 y después por las políticas del gobierno anterior. Llegó a haber 120 empresas japoneses en la Argentina, pero en 15 años bajaron a 54, ahora subimos a 78. Pero en esos 15 años Japón triplicó su inversión en México, llegó a 1.000 empresas, y a 700 empresas en Brasil. Acá tenía que pasar lo mismo pero no fue así. Las empresas necesitaban mandar divisas, importar insumos, era imposible con el cepo cambiario. Y el sistema de declaraciones juradas era muy complicado. En el Banco de Tokyo-Mitsubishi, con casi cien años de historia en Argentina, se redujo de 250 personas a 20 empleados. Pero en el último año más de 20 empresas regresaron.

¿Qué acuerdos concretos dejará el viaje?

Queremos que realmente ayude a avanzar nuestras relaciones. El año pasado fue el comienzo de los acuerdos que este año vamos a firmar. Por ejemplo, estamos cerca de un tratado que proteja las inversiones japonesas aquí y las inversiones argentinas en Japón. Tenemos ese tratado con México, Chile, Colombia, Uruguay, Perú, pero no con Argentina. Y sin eso es muy difícil que una empresa japonesa invierta en un país. También será muy importante la prohibición de la doble tributación. Por ejemplo con ganancias, el envío

de divisas, las importaciones y exportaciones, y los impuestos al salario. Si ustedes pagan impuestos acá, Japón ya no lo va a cobrar. Y al revés. Lo importante es que no haya doble tributación en dos países diferentes. Además algunos memorándum. Uno de comunicaciones, porque ustedes habían adoptado el sistema digital de televisión japonés, pero nunca siguieron las conversaciones. Queremos cooperar para mejorar su sistema digital de TV. Otro será sobre agricultura. Consideramos que Brasil y Argentina son las dos potencias en agricultura, entonces queremos discutir con ustedes cómo acelerar los procesos fitosanitarios para frutas, carnes, lácteos. Y cómo poner más valor agregado a los productos agrícolas. Nosotros tenemos tecnología y materiales para que puedan proteger y conservar sus productos como carne y lácteos sin perder el sabor. El tercero seguramente será sobre la cooperación científica en la base argentina de la Antártida, pero esto seguramente será después del viaje.

¿Hablarán de política internacional?

Seguramente hablarán de Corea del Norte, de Venezuela, será un intercambio de opiniones. Sobre todo necesitamos el apoyo de Argentina para condenar de manera más fuerte a los intentos de Corea del Norte. Nosotros consideramos a este país un socio estratégico no sólo bilateral, sino en foros internacionales. El año pasado declaramos a Argentina socio estratégico de Japón, un lugar que sólo tenían Brasil y México en la región. Y gracias a eso podemos avanzar con muchos proyectos.

En esa oportunidad su país anunció inversiones por u$s 1.300 M en Argentina. ¿Se concretaron?

Sí, por ejemplo Nissan va a fabricar pick ups en Córdoba. Esos 1.300 millones ya son el pasado, ya se comprometieron. Ahora queremos más, van a llegar otros miles de millones de dólares. Pero para eso necesitamos saber cómo seguirá la situación del país, el resultado de las elecciones de octubre y la calificación que le dará a la Argentina la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

¿Quiere decir que si Macri pierde las elecciones no vienen las inversiones?

No creo que pierda, pero de todas maneras esta tendencia va a seguir. Otros partidos tienen la misma idea de cómo cambiar este país. Esa tendencia a la globalizarse, a mirar a Asia-Pacífico y tener más productos competitivos es una tendencia que también Brasil tomó y Argentina está tomando el liderazgo. El resultado de las elecciones es un punto entre otros. Incluso las empresas ya han armado proyectos para tres o cuatro años. Yo cada día recibo varios empresarios importantes de Japón, que mandan expertos para formular proyectos nuevos. Creo que para fin de año estará lleno de japoneses aquí.

¿Qué percepción tienen de Macri en su país?

Personalmente lo veo como una persona inteligente, directo y transparente. Siempre que habla es directo, nada protocolar. Siempre quiere algún resultado y no le gusta perder tiempo. Cuando esté en Japón va a estar contento porque nuestros gobernantes son así. De hecho la química que hizo con el primer ministro es bárbara. En abril se encontraron en Washington, y en noviembre en Buenos Aires. Son gente que tiene ideas muy claras, que no mezcla las cosas, que busca resultados. Después de la reunión el primer ministro me contó que quedó muy impresionado por Macri.

¿Y cómo ven a la Argentina?

Si sigue este camino para ser un país transparente y global, pronto van a ser un país desarrollado, que produzca muchos productos importantes para los mercados del mundo. 

Te puede interesar