La obra pública disparó los despachos de cemento y las quejas por pagos pisados

Pese al buen momento de la actividad, aparecen luces amarillas: reiterados cuellos de botella en la provisión de insumos clave y demoras en los pagos del Estado a los contratistas
cemento.laobrapublica-300x169

En enero se comercializaron más de un millón de toneladas, entre el mercado interno y las exportaciones

Continuando con la tendencia que se registró durante gran parte del 2017, la actividad de la construcción es uno de los motores de la actividad económica, impulsada especialmente por la obra pública, aunque en los últimos meses también se sumó la construcción de obras privadas, que empiezan a mostrar el dinamismo de los créditos hipotecarios.

En este sentido, no resulta difícil observar un nuevo salto en el despacho de cemento, que durante el mes de enero llegó a 17,3% interanual, según datos que difundicó ayer la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland

En el primer mes del año se comercializaron en total 1.030.280 toneladas, contabilizando mercado interno y exportaciones, lo que supone un incremento del 3,2% en términos desestacionalizados, respecto del mes de diciembre. Hay que aclarar que el mercado doméstico absorbió 1.043.651 toneladas, una cifra que describe un aumento del 3,9% respecto del mes precedente y del 19,4% en la comparación con enero de 2017. Así, tras algunas versiones que daban cuenta de una ralentización de la obra pública hacia el último bimestre del año pasado, los proyectos financiados con recursos públicos vuelven a tomar velocidad.

“Tenemos una actividad muy sostenida, y esperamos que las obras privadas traccionen, al amparo de los créditos hipotecarios”, aseguró Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción.

Sin embargo, empiezan a encenderse algunas luces amarillas en la actividad estrella de 2017. “Hay algunos cuellos de botella, por ejemplo a veces falta piedra para obras viales en la provincia de Buenos Aires, en algún momento faltó cemento, hubo problemas con la cal y el año pasado tuvimos problemas con el asfalto”, agregó el empresario. Por otra parte, “hay atrasos con los pagos de la obra pública”, precisó Weiss, demoras en Vialidad y “Aysa hace tres meses que no paga”, enfatizó. Además, el Presupuesto 2018 es semejante al de 2017 en moneda corriente, lo que tendrá un impacto en contexto inflacionario como el actual.

Negocios en alza

La actividad de la construcción cerró el año 2017 con un incremento en la producción de cemento del 10,2% según el Estimador Mensual Industrial (EMI) que difundió el Indec la semana pasada. El último año los buenos números a nivel sectorial y en especial el despacho de cemento al mercado doméstico, fueron impulsados por la construcción de puertos, rutas, subtes y obras de infraestructura como el Paseo del Bajo y varios Metrobuses. Esto además de las construcciones llevadas a cabo por municipios y provincias. pero esto no para aquí. Para 2018 las estimaciones privadas prevén un incremento de la actividad en torno al 7% u 8%, tras un año en el que la industria creció por encima del 12% y ya recuperó toda la caída del año anterior y emplea a más de 435.000 trabajadores.

Mientras tanto, con el fin de abastecer la creciente demanda, varias fábricas de cemento están desarrollando sus programas de inversión para ampliar la capacidad de producción.

Te puede interesar