Alerta: hay que regular el turismo, antes de que sea demasiado tarde

Este año, tres millones de turistas darán vueltas por el mundo. Por día. Si no se controlan sus efectos adversos, y a este ritmo de crecimiento, corren peligro lugares históricos.
machupichu

La lista está dando vueltas por todas partes: 20 lugares arruinados por el turismo alrededor del mundo. Un blog busca crear conciencia acerca de lo que el turismo masivo y en aumento está haciendo con algunas de las grandes maravillas del planeta. "Se trata de preservar lo que nos rodea para dejárselo mejor a las generaciones por venir", dice el autor, Sameer Kapoor. "Son países, lugares, ciudades y regiones que transformaron completamente la forma de su economía gracias al turismo. Pero el turismo también deja marcas negativas en los paisajes naturales y sitios históricos".El periodista y economista ítalo argentino Roberto Savio publicó en Other News un informe contundente. Este año, tendremos más de 3 millones de turistas por día dando vueltas por el mundo. Un fenómeno masivo sin precedente en la humanidad. "Y como de costumbre, está sucediendo con una sola visión: el dinero". Cita Savio algunos ejemplos: la Antártida está alcanzando un nivel alarmante de contaminación. El famoso Taj Mahal, un monumento de amor del emperador mogol Sha Jannat en memoria de su esposa, de su brillante mármol blanco lechoso original, cambió a un tono amarillo. El Monte Everest está lleno de basura dejada por  la invasión de visitantes.

El famoso Taj Mahal, un monumento ordenado por el emperador mogol Sha Jannat.
El famoso Taj Mahal, un monumento ordenado por el emperador mogol Sha Jannat.

La Gran Muralla de China ha sido tan maltratada por la invasión masiva de turistas, que ha comenzado a desmoronarse. Las famosas playas de Bali están repletas de basura, el tráfico está atascado, y las rutas y caminos están en un peligroso estado de deterioro.

Las playas de Bali también están afectadas
Las playas de Bali también están afectadas

Machu Picchu tiene un número tan grande de visitantes que los arqueólogos están preocupados por su preservación. Una vez existía un tren a un pueblo pequeño, Aguas Calientes, para de allí continuar a pie o en mulas. Ahora se llega al enigmático bastión sagrado Inca en autobús con aire acondicionado. Aguas Calientes es ahora un núcleo urbano de 4.000 personas, con hoteles de cinco estrellas.

Las islas Galápagos, donde Charles Darwin concibió su famosa teoría de la selección natural, tiene  demasiados visitantes que inciden en su frágil equilibrio ecológico, por lo que en 2007 la UNESCO la colocó en la lista de sitios de patrimonio mundial en peligro de extinción. En vano.

El Partenón tiene tantos visitantes que sacan pedazos de roca y ruinas y dibujan en pilares antiguos, que tuvieron que ser destacados algunos policías especializados. La maravilla de Angkor Wat, en Camboya, está sufriendo la misma suerte, junto con el Coliseo en Roma, donde todas las semanas alguien es atrapado por quitar trozos de columnas o hacer pintadas en los pilares. Pero el mejor ejemplo del impacto negativo del turismo puede ser Venecia.

La maravilla de Angkor Wat, en Camboya, también está sufriendo deterioro.
La maravilla de Angkor Wat, en Camboya, también está sufriendo deterioro.

Como en Barcelona, la gente huye de Venecia. Es un fenómeno contradictorio: los locales abandonan las ciudades invadidas por el turismo, del que por otra parte viven. Venecia tiene hoy poco más de cincuenta mil habitantes, contra 100.000 censados en 1970. Los precios imposibles y la gentrificación expulsan a los ciudadanos.

Según datos de la Organización Mundial del Turismo, para 2030 tendremos 5 millones de turistas cada día. El turismo es el mayor empleador del mundo: 1 persona cada 11. Claro que son empleos temporales y mal pagos. Para Savio, urge empezar a pensar en nuevas consideraciones, más allá de la económica. "La cultura y las tradiciones locales se convierten en un espectáculo para los extranjeros y pierden sus raíces -dice-. Los hoteles están construidos solo para el turismo, en los lugares más bellos, con la naturaleza y los hábitats degradados. Los precios aumentan en las tiendas locales, porque los turistas a menudo son más ricos que la población local. Hay una creciente búsqueda de lugares "intactos", diferentes a los turísticos: un restaurante turístico es sinónimo de mala comida y precios altos, y un lugar turístico aquel que ha perdido su identidad para adaptarse a las demandas del turista".

Finalmente, pero no menos importante: el tipo de turismo. ¿Qué se conoce en los viajes, cuánto se aprende, qué intercambio es posible cuando se recorre en una semana cinco ciudades o se observan las pinturas de la Capilla Sixtina sin apenas poder moverse, entre turistas y guardias desesperados por preservarla? "Está claro que no se debe permitir que 1.800 millones de personas deambulen en el mundo sin introducir algunas regulaciones globales sobre cómo limitar los aspectos negativos del turismo y relacionarlo no sólo con el dinero, sino con la educación, la cultura y el desarrollo personal". Una propuesta, celebrada por un ex director general de UNESCO, es implementar una comisión -un profesor de historia, uno de arte, otro de geografía- que implemente un pequeño examen para los turistas dispuestos a tomarlo. Quizá, esos que lo preparen y dediquen unos minutos a conocer de qué se trata el lugar que visitan, serán más cuidadosos cuando pasen por ahí y se llevarán algo más que una colección de fotos para el Instagram.

España, el país más visitado

En 2017, de acuerdo con la Organización Mundial del Turismo (OMT), España habría sobrepasado a los Estados Unidos como segundo destino turístico internacional, por detrás de Francia. "Se espera que España sea el segundo destino mundial, con 82 millones de visitantes", explicó Zurab Pololikashvili, secretario general de la OMT, organización de las Naciones Unidas con sede en Madrid.

Te puede interesar