Venta del 32% de canadiense Potash en SQM “se enfría” hasta que se concrete acuerdo con Corfo

Que SQM y Corfo alcancen un acuerdo definitivo en el proceso de conciliación no solo pondría fin a los arbitrajes que mantienen vigentes las partes, sino que reactivaría también el proceso de venta del 32% que posee la canadiense Potash en la minera nacional y que, según conocedores, se encuentra stand by .
sqm_620x350

Esto, porque el precio que pueda alcanzar PCS por su participación en la compañía presidida por Eugenio Ponce es distinto con o sin acuerdo con Corfo en torno a los contratos de arrendamiento de las pertenencias en el salar de Atacama. Esta es la única zona desde donde SQM extrae litio.

Claves para definir un precio serán los detalles del acuerdo, como, por ejemplo, en cuánto aumentará la cuota de extracción de litio para que SQM opere hasta 2030 en el salar, señalan fuentes consultadas.

Quienes están al tanto de las tratativas indican que los interesados por ingresar a la minera esperarán resolver estas dudas, las que se dilucidarán con la firma del convenio definitivo.

Pero ese será el primer paso. Fuentes indican que, de ratificarse el acuerdo con Corfo, los interesados en comprar solicitarán la apertura de un data room (información clave de la compañía), lo que debería ser sometido a votación del directorio de SQM.

Entre los interesados figuran varias empresas chinas, aunque ha trascendido que también hay actores mineros como Rio Tinto o Albemarle.

Según estimaciones del mercado, son las firmas chinas las que tienen una mayor disposición a realizar grandes gastos en compras, considerando su necesidad de abastecerse de litio.

Interesados en el control

Tanto es el interés de las asiáticas, que incluso algunas tendrían entre sus opciones comprar el control de la empresa, es decir, el 32% que tiene PCS, más otra porción o la totalidad que poseen las sociedades cascada. Se trataría de una fórmula compleja (podría activar OPA y necesitaría la aprobación de un cambio de estatutos), pero posible, dicen conocedores de la operación. Una opción sería crear un joint venture entre dos firmas interesadas para comprar SQM. La hipotética compra correspondería a la más grande de una empresa en la historia de Chile, pues podría alcanzar los u$s 20 mil millones. Su fondeo no sería problema, pero sí la concentración que implicaría una inversión tamaña en un portafolio. (El Mercurio, Chile, 04/01/18)

Te puede interesar