“Los grandes proyectos mineros están trabados por problemas regulatorios”

Entrevista a Javier Cao Especialista en energía, minería e infraestructura de Abeceb.
energia javier Cao especialista

El Economista conversó con Javier Cao, analista de temas mineros de Abeceb, para ver la evolución de un sector que es clave para las inversiones y el empleo. A pesar de los intentos oficiales por generar un fuerte cambio de expectativas para el sector, Cao entiende que el sector se encuentra de capa caída no sólo por los bajos precios internacionales sino también por problemas regulatorios que enfrentan muchos proyectos de la minería metalífera por la Ley de Glaciares y que deberían ser el recambio a futuro del sector donde los grandes proyectos como La Alumbrera están en la etapa final de su ciclo de vida útil.  Para Cao, la  excepción para el sector es el litio donde ve un futuro brillante gracias a que Argentina tiene ventajas regulatorias frente a Chile y Bolivia y grandes proyectos en marcha.

¿Cómo ve el cierre de 2017 y la perspectiva para 2018 del sector minero  en Argentina?

En realidad, el sector no viene creciendo. La minería ha estado bastante comprometida en los últimos años por el contexto internacional, que no la ha favorecido por la caída de los precios de los commodities. Y si bien en la actualidad no son  tan  bajos,  tampoco son lo que eran. Y en Argentina pesa la particularidad de la presión regulatoria, y las cuestiones tributarias, con tasas mucho más elevadas que en otros países.

¿Cómo jugó el quite de las retenciones?

Esa alta presión impositiva hacia el sector hizo que  cuando había precios altos era similar a la de otros países pero con precios bajos.  Esa situación se empezó a corregir con el cambio de Gobierno, que tomó medidas muy favorables al sector, como la quita de los derechos de exportación y la normalización del mercado cambiario para importar como para girar dividendos al exterior. Esto generó una gran expectativa sobre el repunte de la minería. Ahora, cuando uno mira los números lo que se ve, es que 2016 y 2017 no han sido grandes años para el sector. La industria no se ha destacado en términos de actividad. De hecho, si uno ve los números,  en general han caído. Y esto se debe que en muchos casos los proyectos  mineros más grandes que hay en Argentina están entrando a su etapa de madurez, cierre o reducción de su tamaño, como es el caso de La Alumbrera o Casposo.

¿Eso se debe al ciclo natural de vida de los proyectos?

Exactamente.  Y de hecho estas medidas del Gobierno ayudaron a extenderles el ciclo de vida a muchos proyectos. Es decir, permitieron que minas que podrían estar fuera de operación hoy, decidieran continuar. Pero cuando uno ve los números no se ven datos favorables ya que la producción está decreciendo levemente. Y, aunque se mantengan en operación, va para abajo. Y para compensar esto hay que ver qué pasa con los  nuevos proyectos. Hay un par de proyectos que están en cartera y que podrían compensar esta declinación, frenando la merma y dando impulso a una leve suba en el nivel de actividad, como Don Nicolás, que ya empezó a producir el mes pasado y también están en cartera Lindero y Cerro Moro. Son los únicos proyectos, además de los de litio, que estarían en condiciones de entrar en operación en poco tiempo más.

¿Esos proyectos son de oro?

Sí, aunque Cerro Moro es también de plata. Todo esto con respecto al corto plazo y también a  las cuestiones que hacen a la continuidad de algunos proyectos que estaban en etapa de cierre. Manantial Espejo, que estaba en etapa de cierre, extendió su vida útil buscando algunos yacimientos cercanos y Pirquitas podría extenderla buscando la continuidad con Chinchillas. La Alumbrera está analizando comenzar a una etapa de producción subterránea de la mina. Estos proyectos son para el corto plazo, y la actividad más o menos se mantendría estable porque la baja de esos proyectos se compensaría con esos ingresos y con algunas inversiones para dar continuidad a los proyectos que estaban en tierra. Pero el tema de fondo de la minería en el país  es que, más allá de estos proyectos que sirven para mantener la actividad, los grandes proyectos están trabados por problemas regulatorios.

¿Son los mismos que ofreció el Gobierno a China?

Sí, hay varios entre ellos. Hay muchos proyectos de oro y de cobre grandes en San Juan, Aguarica en Catamarca, el proyecto Navidad en Chubut o Río Colorado en Mendoza. Es decir, hay proyectos de envergadura mayor, pero la mayoría están trabados por problemas de regulación. En el caso de Navidad, la prohibición que hay  en la provincia de Chubut que en su momento se dijo que se iba a hacer un plebiscito para consultar si se aprobaba la actividad minera en la provincia y nunca se hizo nada. Y fundamentalmente lo que tiene que ver con la Ley de Glaciares, que genera un conflicto bastante grande que hace que no quede del todo claro  en qué áreas está autorizada la minería y en qué áreas no. Diría que no es del todo consistente la ley con la reglamentación y con lo que está haciendo el instituto a cargo. Entonces, hay un conflicto y las empresas que tienen  que hacer las inversiones, a menos que estén seguras que están fuera de peligro, no las harán. Si se resuelven positivamente ahí vamos a hablar de un ambiente mucho más favorable para las inversiones. Argentina tiene proyectos muy  interesantes como para dar lugar a una nueva ola de inversión de la minería.  Eso para todos los minerales con excepción del litio. Y esto debido a que los proyectos de litio no están afectados.

¿Porque no hay tantos problemas con el agua? Correcto y  es mucho más sencillo además por las ubicaciones de  los proyectos en el país. Por estos motivos las perspectivas para el litio son brillantes para Argentina. El país tal vez marche a convertirse en el principal productor mundial de litio y esto corresponde a que parte de las reservas mundiales de litio se encuentran ubicadas en el triángulo del litio (norte de Argentina, norte de Chile y Bolivia).  Y ahí el que tiene la mejor regulación y las condiciones  físicas es, por lejos, Argentina y en particular porque es el único que está permitiendo concesionar las operaciones de litio. En Chile el litio es considerado estratégico y entonces la  operación es con manejo estatal.  Y en Bolivia es peor todavía. Es totalmente manejado por el Estado.

¿A cuánto alcanzarán las exportaciones del sector minero en 2017?

Las exportaciones totales este año van a rondar los US$ 3.800 millones, incluyendo  toda la industria de base minera y no sólo la metalífera. De todas formas la metalífera (oro, plata, y cobre) es la que tiene más participación. Y para 2018 se mantendrá estable

El Economista

 

Te puede interesar