El empleo privado, casi igual a hace dos años pero con más peso en servicios

El rubro de comercio emplea 23 mil personas más y la industria casi 70 mil menos según datos de Trabajo.
empleoprivado-300x169

El empleo privado formal en relación de dependencia está a punto de alcanzar el nivel de 2 años atrás, pero con más presencia en los servicios, como enseñanza, salud y comercio y menos en industria, agro y minería.

Los datos del Ministerio de Trabajo marcan que en septiembre pasado (última información oficial) las empresas declararon 6.220.400 trabajadores, cuando dos años atrás había 6.237.600. Una diferencia en menos de 17.200.

La evolución no fue lineal. Hay dos períodos bien diferenciados. De la mano de la recesión, en los primeros 12 meses hubo una pérdida de 86.300 empleos y en los siguientes, con la mejora en la producción y ventas, se crearon 69.100. Como en octubre y noviembre la actividad siguió repuntando, se descuenta que ya se alcanzó el número de empleo formal privado de 24 meses atrás.

Desagregando la información oficial, los números por sectores muestran a la mayoría de los servicios en positivo y los vinculados a la producción de bienes “en rojo”.

El más afectado, por el volumen de empleo, es el industrial porque acumula retrocesos de 68.500 empleos en los 2 últimos años. En el primero, de 1.257.000 empleos, la industria bajó a 1.215.500: una pérdida de 41.500. Y el segundo bajó a 1.188.500, con otros 27.000 menos.

En el Gobierno esperan que el repu

nte industrial de estos últimos meses no solo frene el achique laboral sino que las fabriles empiecen a tomar más gente. Pero los industriales dicen que, si se aprueba el proyecto previsional, la opción del trabajador de jubilarse a los 70 años podría frenar o demorar el ingreso de gente joven.

Lo mismo le pasó a la minería. Bajó de 87.400 a 80.900 empleos el primer año y volvió a descender a 77.600 en el segundo. Una merma acumulada de 9.800 empleos y una caída del 11,2% con relación a la dotación inicial.

Con un achique inferior, también el agro y la ganadería figuran con menos personal formal: 1.100 menos en 2 años, a pesar de la mayor actividad del sector.

En la construcción, lo que pasó en estos 2 años es más pronunciado. El primer año, se perdieron 50.200 empleos – más del 10% del total– y en el segundo se recuperaron 46.000. A pesar del fuerte empuje del sector, todavía queda una pequeña brecha. En este rubro la expectativa es que continúe la recuperación del empleo de la mano de la obra pública y privada.

Los que pudieron avanzar son comercio, hoteles y restaurantes, servicio sociales y de salud y enseñanza, con excepción de actividades inmobiliarias que, a pesar de la mayor actividad, llamativamente recuperó poco menos de la mitad de los empleos que perdió en 2016 y sigue con números “en rojo”.

Estos datos se complementan con el fuerte incremento en el período de los monotributistas – 110.000 en dos años– 80.000 monotributistas sociales que, en gran parte, obedece al blanqueo y también a la mayor tercerización y precarización laboral. Oficinistas, vendedores y servicios personales son los oficios más demandados. También hay 20.000 empleos de servicio doméstico más.

En tanto, en la primera mitad de este año poco más de la mitad del crecimiento del empleo privado se concentró en la construcción, servicios personales y trabajadores para venta y servicios, en ocupaciones de media o baja calificación. Los jóvenes son los que llevan la mayor carga porque ingresan al mercado de trabajo en ocupaciones de baja calificación y menor estabilidad.

Te puede interesar