Ricardo Villalba: "Los derrames de cianuro no están asociados al tamaño de los glaciares"

Dr. Ricardo Villalba, investigador superior de CONICET, ex Director del Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (IANIGLA) y actualmente procesado en el marco de una ofensiva del Gobierno Nacional para derogar la Ley Nacional de Glaciares.
ricardo villalba 2

- ¿Cómo se encuentra hoy su situación procesal y por qué llegó a estas instancias?

Creo que estaría bueno que yo te explique cómo vino la mano. En 2015 y en 2016 se produjeron los famosos derrames de cianuro en el río Jachal por actividad minera. Se eleva una causa al Juzgado Federal, obviamente tratando de buscar a los responsables. Esa causa va a Buenos Aires, a Comodoro Py. Yo no sé cómo pero esa causa se desdobla y la causa principal que es justamente toda la acusación a la empresa minera que ocasionó los derrames, vuelve a San Juan. La causa de San Juan, tengo entendido, que ya fue cerrada, sobreseída la compañía minera porque no se encontraron evidencias de su responsabilidad y de que realmente hubo derrames. O sea, que el responsable ya está libre. Entonces queda una causa en Buenos Aires que está asociada fundamentalmente a que se cuestiona que este derrame puede haber sucedido por la no aplicación de la Ley de Glaciares (2010). Ahí empezamos con una serie de complicaciones ¿cómo vamos a asociar a la Ley de Glaciares con los derrames? Entonces se empieza a buscar a los responsables de las autoridades de la aplicación de la Ley cuando la Ley tiene autoridades de aplicación a nivel nacional en la Ley de Presupuestos Mínimos y autoridades competentes que son la policía ambiental de cada provincia. En esta segunda causa quedan responsabilizados algunas autoridades y también el IANIGLA. Indicando que si el IANIGLA hubiera actuado como corresponde, de acuerdo a la Ley, es una interpretación que hace el Juez, los derrames no se hubieran producido, como si el IANIGLA tuviera autoridad de control. Para el Juez es muy difícil separar lo que es una institución científica de lo que es una institución policial que tiene un instrumento de control.

- ¿Se cuestiona al IANIGLA por el inventario de Glaciares que realizó para realizar esos controles?

Exactamente. Lo que pasa es que uno tiene que entender que en el inventario uno tiene que definir un piso base de qué va a inventariar. Los glaciares son cuerpos grandes, miles de hectáreas y se decide a empezar a inventariar desde una hectárea. Suiza lo hace desde diez hectáreas, Canadá desde cinco, Francia también cinco, Chile optó por una hectárea. Por limitaciones técnicas no se puede inventariar menos de una hectárea porque vos por imágenes satelitales no podés detectar glaciares de menos de una hectárea. Y ahí viene el cuestionamiento: “si el IANIGLA hubiera inventariado TODOS los glaciares entonces la Barrick no se podría haber instalado”. Entonces como el IANIGLA no hizo bien las cosas, actuó en connivencia con la Barrick y entonces el culpable de los derrames es el IANIGLA. En 2006, por pedido de la provincia de San Juan se había pedido un Estudio de Impacto Ambiental del área Veladero y ahí se determinaron los cuerpos de hielo menores y por sobre todas las cosas que aún cuando se determinó la existencia de cuerpos menores, los derrames siguieron ocurriendo. En Mendoza, que tiene superficie con glaciares más grande que en San Juan, nunca hubo derrames con cianuro porque en Mendoza está prohibido porque hay una ley que prohíbe la actividad con cianuro. Entonces queda muy claro que los derrames de cianuro no están asociados al tamaño de los glaciares con los que se hace el inventario y que hay otras medidas para proteger si yo quiero evitar los derrames de cianuro (como la Ley 7722 de la provincia de Mendoza).

Nosotros vamos contra el argumento del Juez de que el IANIGLA es responsable de los derrames por no inventariar los glaciares más chicos y que tiene un documento público del 2006 donde aparecen los más chicos y que a pesar de todo eso no hay una relación directa entre el tamaño de los glaciares y la ocurrencia o no de un derrame de cianuro.

- ¿Por qué queda sobreseída la empresa?

Es increíble que la causa se desdoble al Juzgado Federal de San Juan, donde la empresa acusada tiene un manejo importante de la actividad política y económica de la región y quede en Buenos Aires la causa que afecta al IANIGLA. Me llama poderosamente la atención que digan que no hay pruebas fehacientes para decir que fue la empresa. ¿Qué vemos nosotros? Esto es una causa penal y no va contra una institución, sino contra una persona, en el caso mío por haber sido director del IANIGLA en el momento que se gestó la Ley de Protección de Glaciares. Nosotros tuvimos una participación activa en que se comprendiera que los glaciares son un recurso hídrico estratégico. Uno está orgulloso porque es la primera Ley de Protección de Glaciares, que yo sepa, en América y creo que también en el mundo.

- ¿Entonces es el Ministerio de Ambiente quien tiene la responsabilidad de controlar y que se vele por el cumplimiento de la Ley de Glaciares y por tanto quien determina que empresas pueden instalarse a partir de las Evaluaciones de Impacto Ambiental?

El Ministerio es la autoridad de aplicación pero como vivimos en un país federal, las provincias son dueñas de sus recursos. Gracias a la Ley, los glaciares se transformaron en un bien público, es como el agua, una laguna. Cada provincia tiene su autoridad competente.

- ¿Vos qué crees que hay detrás de este tipo de maniobras contra el CONICET en general, el IANIGLA en particular, y en específico con vos?

Me parece sumamente preocupante que se cuestione la calidad de las investigaciones en Argentina, es decir, estamos cuestionando la calidad de los resultados que producen los investigadores y por tanto la labor científica. En todas las encuestas de confiabilidad en las instituciones argentinas, el CONICET y los científicos están a la cabeza, la gente tiene una percepción muy positiva de la ciencia argentina. Cuando los científicos de otros países se enteraron del inventario de glaciares, realizado con estándares internacionales, hemos recibido un importante respaldo por la tarea pionera que se está haciendo en Sudamérica.

Por otro lado, hemos recibido comentarios de que posiblemente en Febrero del año que viene se comience con un nuevo proyecto de Ley. Entonces uno ve todas estas coincidencias: se cuestiona el inventario, se cuestiona la Ley. Y es importante decir que el inventario se renueva permanentemente, se actualiza todo el tiempo, hay un monitoreo permanente. Cada cinco años se realizan modificaciones para ver los cambios en el tiempo.

- ¿Qué pensás que pasaría si hoy no existiera la Ley de Glaciares o si se modifica esa Ley?

Los recursos naturales en Argentina según la ley, el artículo 41 tengo entendido, que protege los recursos naturales. Pero así como los bosques tienen una Ley de Presupuestos Mínimos es necesario que los glaciares tengan una protección, de presupuestos mínimos para protección. El desarrollo y la supervivencia de millones de personas dependen de la regulación de la nieve y del hielo, de los caudales que de los cuerpos de hielo derivan. Si analizamos la provincia de Mendoza, los glaciares representan menos del 1% de la superficie provincial y que puede proveernos el 40% del agua, de nuestros ríos en un momento de sequía, no quedan dudas de que estamos frente a un recurso estratégico. Se de muchos lugares en el mundo en donde los glaciares están siendo destruidos. La provincia de Mendoza, después de Santa Cruz, es la provincia que más glaciares tiene y eso ocupa menos del 1% de la superficie provincial, o sea, que tenemos más del 99% de nuestra superficie para que hagamos otras actividades. No es que la Ley de Glaciares esté impidiendo el desarrollo económico de la provincia sino que la Ley está diciendo “esto es importante, esto es clave, de esto depende la vida de cientos de personas”. Es muy importante que esa Ley se siga manteniendo. Yo creo que no debe cambiar este espíritu estratégico de que es un bien público.

Te puede interesar