La mineria segun la Senadora Odarda

Por este medio quiero ampliar una carta mía publicada hoy en el diario Río Negro.
Odarda

El 15 de noviembre pasado, la Senadora Nacional Magdalena Odarda, en una extensa columna del mencionado periódico, se refirió con términos despectivos y con una terminología copiada del activismo foráneo hacia quienes trabajamos en la actividad minera, hiriendo la dignidad de docentes, profesionales universitarios, técnicos y operarios formados para trabajar en bien del país. 
Y por si eso fuera poco, manifestó su miedo a que en las escuelas se les imparta a los niños argentinos los conocimientos elementales sobre los minerales, sus usos en la vida cotidiana y sus fuentes de producción. La enseñanza de estos temas desapareció de los planes de estudio a mediados del siglo XX y es un viejo reclamo hecho público desde la Asociación Geológica de Mendoza, y desde otras instituciones similares, que ese tipo de enseñanza sea reincorporada. ¿Que puede tener de malo que los chicos aprendan que la cuchara, el tenedor, el cuchillo, el plato y la copa que usan en cada comida provienen de la minería?. 
Para hablar de nuestra actividad, la Senadora utiliza palabras y definiciones que no figuran en ningún libro de la ingeniería de minas pero son habituales en los manuales y panfletos introducidos en la Argentina desde ciertas ONGs de los países del norte cuya misión no es precisamente la de ayudar a nuestro desarrollo.
En medio de esas palabras introduce algunas definiciones falsas que forman parte de lo que hoy se denomina “concientización”. Atendiendo a mi condición de docente, utilizaré la frase inicial de la columna para explicar esto. 
Dijo la Senadora …”El extractivismo consiste en la explotación intensiva y extensiva de materias primas provenientes de bienes naturales comunes, como el suelo y sus reservas minerales, destinados a la exportación”. 
1.- La realidad es otra. La minería es una sola y consiste en la explotación de yacimientos minerales para producir las materias primas minerales que la industria necesita para elaborar todo lo que tenemos y usamos los seres humanos en nuestra vida diaria. La palabra “extractivismo” pretende denigrar el noble y útil objetivo de nuestra profesión y de nuestra actividad en general. 
2.- Nuestros profesores abogados nos enseñaron que en la Argentina existe la propiedad privada. Por eso, los suelos son propiedades privadas y los minerales también (Art 7° al 12° del Código de Minería). Es mentira que sean bienes comunes. Si fuera así yo ya estaría reclamando la parte que me toca de las ganancias de todas las estancias del país y también la de las rentas petroleras de Río Negro.
3.- Y por último agrega que el producto se destina a exportación induciendo al ciudadano a pensar que es una actividad innecesaria para el país. Es sorprendente que desde tan alto nivel político se diga esto cuando desde que éramos niños nuestras maestras nos enseñaron que la Argentina es el “granero del mundo” porque “produce para exportar”.
Soy provinciano, he vivido en varias provincias y he podido comprobar el éxodo de muchos jóvenes hacia el Gran Buenos Aires por la sencilla razón de que en su provincia natal no tienen futuro. La minería, por su localización, puede solucionar ese problema porque los nuevos establecimientos mineros ofrecen empleos directos de calidad y movilizan a cientos de pequeñas empresas proveedoras de servicios, insumos y repuestos, que también requieren empleados. La recaudación de impuestos se incrementa de manera significativa y si el emprendimiento exporta su producción genera un ingreso de divisas muy conveniente para el país.
Lamentablemente, las expresiones de dirigentes como la Senadora inducen a los pobladores a desconfiar de los argentinos que nos dedicamos a la minería, generando un sentimiento contrario a la actividad y una propensión a la realización de “movilizaciones sociales” que finalmente impiden la construcción de nuevos emprendimientos. Y no es nada fácil entender a este tipo de personas que usan, se aprovechan y se benefician de todo lo que la minería produce pero no quieren a los mineros.
Me enseñaron que la Política es la que nos gobierna y por ende está por encima de todo. Si eso es así, los políticos argentinos (todos) son los principales responsables de que tengamos una enorme cantidad de pobres y desocupados en nuestra población. 
Vale la pena recordar lo recomendado por los líderes mundiales en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20) cuyo documento final dice: … “La erradicación de la pobreza es el mayor problema que afronta el mundo en la actualidad y una condición indispensable del desarrollo sostenible. A este respecto estamos empeñados en liberar con urgencia a la humanidad de la pobreza y el hambre”.
Si ese es un objetivo mundial, en lugar de adherir a consignas traídas de países que no las cumplen, ¿no sería mejor ocuparse de ese problema de fondo y generar condiciones favorables para la creación de nuevas fuentes de producción y trabajo? En varias provincias la minería puede contribuir enormemente para lograrlo. 
Como profesional idóneo en estos temas y como docente, le ofrezco a la Senadora enviarle la información que necesite para que conozca un poco mejor a los mineros y los considere igual que a los demás ciudadanos. (Eddy Lavandaio, Geólogo – Matrícula COPIG N° 2774”A”)

Te puede interesar