Catamarca. Aprendizaje para el litio

Excelente noticia sin ninguna clase de dudas: Catamarca será el escenario de una inversión multimillonaria para avanzar con la producción de uno de los hasta hace pocos años era denominado el material del futuro y hoy ya es moneda corriente en la vida cotidiana de una mayoritaria porción de habitantes de todo el globo.
litio

El nuevo acuerdo al que llegó el gobierno provincial con una empresa multinacional para la explotación a gran escala de litio ahora será objeto también de una revisión legislativa que, de ser positiva y otorgar el visto bueno, permitirá ver concluidos los sueños de varios emprendedores y funcionarios que se abocaron a las gestiones de tiempo completo para que esto suceda. 
La experiencia, más allá de las largas diferencias entre un escenario y otro, remite a aquel acuerdo mayúsculo que abrió las puertas para que se radicara en Catamarca el emprendimiento minero más grande de todo el país en su momento.
Remite a aquella ocasión sobre todo porque en momentos de inflexión histórica para el desarrollo productivo local es necesario siempre poner en práctica la cautela de sacar los mejores consejos y descartar las posibilidades de los peores errores en el nuevo camino. 
El diálogo con las comunidades, la información veraz, certera y transparente sobre las condiciones de los acuerdos, el desarrollo con puertas abiertas de par en par y no sólo cuando resulte conveniente, los beneficios que deben quedar en la arcas provinciales, todas aristas que con el tiempo se irán revelando como esenciales para que esta ocasión sea en algunos aspectos menos turbulenta que otras.
Para ser ecuánimes, tampoco se debe volcar ilusiones de panaceas que no existen y que, a fuerza de ser sinceros, tampoco son necesarias porque lo importante con este nuevo acuerdo no es sólo la posibilidad de generar ganancias y empleo genuino, sino también un escenario de estabilidad para que otros tantos inversores se acerquen a nuestro territorio para explorar y sacar sus recursos en términos de justicia y sustentabilidad para quienes quedarán aquí una vez que concluyan los procesos. 
El tiempo dirá si hemos aprendido, sólo que esta vez, si no fuese así, no podremos decir que no teníamos las herramientas para aprender. (El Esquiu, Catamarca, 10/11/17)

Te puede interesar