SHIHLUNG LUNG LIU, PROFESOR DE CHINO: La experiencia de enseñar el idioma del futuro

Locales 19/04/2017
La venta de Veladero a un grupo chino ya define posibles cambios culturales que llegarán a San Juan. Cómo se enseña la lengua que habla una de cada seis personas del planeta.
Ver galería f1_p4.jpg_1536916664
1 / 3 - f1_p4.jpg_1536916664

Que el 50 por ciento de la mina Veladero pertenezca desde hace poco a un grupo chino no es solo una cuestión económica. Se avecina un impacto cultural que empieza por el idioma y en eso Shihlung Lung Liu tiene mucho que aportar.

De origen taiwanés y farmacéutico de profesión, Shihlung es profesor de chino del Colegio de Ingenieros de San Juan y desde hace ocho años también integra el laboratorio de idiomas del Central Universitario.

En el colegio iniciò este año, con un grupo pequeño integrado en su mayoría por adultos interesados en conocer el país o que estudian el idioma simplemente por gusto. “Aún no tengo alumnos vinculados a la minería que vengan a aprender el idioma, es un evento reciente pero seguramente esto cambiará cuando empiecen a llegar trabajadores de China. Si llegaran a necesitar un traductor, definitivamente estoy dispuesto”, dijo Shihlung.

La estructura de sus clases responde a una dinámica básica: La primera etapa es netamente oral y recién a los seis meses inician la parte escrita. “Generalmente las personas que vienen a aprender chino no tienen ningún conocimiento, así que se hace una presentación del idioma con palabras sencillas como los saludos, luego incorporamos números, pronombres personales y empezamos a agregar verbos para armar oraciones.

Ya en esta instancia hacemos un abordaje práctico, sobre cómo comprar algo, pedir comidas o bebidas y ese tipo de cosas”, explicó el profesor. Cuando el grupo ya incorporó cierto vocabulario se empieza a agregar la escritura en base a caracteres básicos que son trazos de diferentes tipos, algunos de los cuales parecen cuadrados.

Segùn el profesor, entre uno y dos años de preparación serán suficientes para que el alumno conste de una noción bastante clara del idioma. “El resto dependerá del estudio y la dedicación de cada uno, yo le propongo a mis alumnos el examen internacional del Instituto Confucio, el examen HSK, que consta de seis niveles. Sólo el primer nivel lleva dos años de preparación”, sumó la fuente.

Shihlung vive en la Argentina desde los diez años de edad, puntualmente lleva 22 años de los cuales 19 transcurrieron en San Juan. Su familia desembarcó en tierra argenta con el fin de buscar mejores horizontes educativos para sus hijos. “Taiwan es una ciudad pequeña con muchos habitantes y mis padres querían que nos educáramos. Mi papà tenía un amigo aquí, asì que hizo los contactos; estuvimos tres años viviendo en Buenos Aires y luego nos trasladamos a San Juan. Hoy mi hermana y yo somos profesionales, yo soy farmeceutico auqneu por un tema de oportunidad me dedique a enseñar el idioma, primero con clases particulares en mi casa y luego ya en institutos de lenguas y centros educativos.

Casado con una taiwanesa, Shihlung formò su familia en San Juan y tiene un bebè de 9 meses. “Hablamos taiwanés con èl, es el idioma de la familia, el que hablamos en las reuniones familiares y el que forma parte de su legado”, cerrò Shialung

Por qué aprender chino

China es la economía más grande del mundo desde 2015. Es un socio de negocios fundamental para muchos de los países en el mundo, de hecho la canadiense Barrick Gold Corporation firmó un acuerdo de cooperación estratégica con Shandong Gold Group Co. Ltd. en cuyo primer paso la firma china comprará el 50% de la mina Veladero por un monto de u$s 960 millones.

Con una población que posiciona al país como el màs habitado del mundo, aprender Chino implica poder hablar con una de cada seis personas en el planeta. Al margen de la complejidad de la pronunciación, el chino mandarín usa estructuras gramaticales relativamente simples, no tiene distinciones de género o número para las conjugaciones verbales y eso representa un bonus para cualquier aprendiz.

Te puede interesar