Despejando dudas y actualizando realidades

El secretario de Minería, Daniel Meilán, a su vuelta de Perú donde participó del congreso Minería & Inversiones, se reunió con El Pregón Minero y contestó todas las preguntas como es habitual en él.
descarga (3) Daniel Meilan

Hizo hincapié en la importancia -hacia adentro- de recomponer la relación Nación/Provincias y conocer las realidades de la minería argentina para dar un marco y una plataforma objetiva para que los inversores internos se pongan la camiseta del país y vuelvan a invertir y, hacia afuera, que esa información basada en datos específicos y objetivos aliente la inversión externa, algo indispensable por la importancia de su caudal, para poner en práctica los proyectos de exploración que el mapa minero argentino permite.

El Pregón Minero: ¿Qué experiencias dejó la asistencia al Congreso Minería & Inversiones realizado en Perú?
Daniel Meilán: Buenas experiencias. En este congreso privado estaban, principalmente, todos los fondos de inversiones, las empresas mineras, las bolsas de valores. Aproveché el viaje por dos temas: ver en qué posición Argentina estaba ubicada en América latina, porque estamos muy necesitados de inversiones exploratorias y tenemos varios proyectos en etapa de factibilidad que también queremos que se realicen y, la segunda, saber cómo nos ven. No olvidar que tenemos un pasado del cual aprender para poder buscar un futuro. 
Y, evidentemente, Argentina tiene un grado de desconfianza manifiesto el cual no va a cambiar por decir que seremos mejores y buenos, eso no lo va a entender la inversión externa. En general, Argentina está vista con una gran expectativa salvo en el litio que ya dejó de ser una expectativa ya que es un commoditie muy buscado en el mundo y ahí los temas que puedan existir de desconfianza se liberan.
PM: ¿Cuál es la razón?
DM: Porque hay un tema especulativo: el alto precio del litio y un alto posicionamiento de las empresas en el país, que encontraron las condiciones muy favorables para hacerlo. 
Por eso creo que el trabajo que, desde un principio, venimos haciendo buscando la confianza primero hacia adentro – recomponer primero la pésima relación Nación/provincias- para dar confianza hacia afuera, había que hacerlo sin pérdida de tiempo. 
PM: Uno de los temas más ríspidos, si no me equivoco, fue el Acuerdo Federal Minero.
DM: Por supuesto. Recordemos las diferencias que suscitó con algunos sectores privados e independientes pues unos lo consideraban positivo y otros, negativo. Para mí era positivo porque tener un país federal de espaldas es un delirio. El tiempo creo que me va a dar la razón, porque lo que hizo el presidente Macri el lunes es llamar a la concordia, al consenso y a la confianza interna. Nosotros nos adelantamos y hace una año y medio que estamos trabajando en eso, hoy Nación y Provincias nos tenemos cierto grado de confianza que nos permite trabajar de igual a igual.
Hacia afuera tenemos una gran posibilidad, en la reunión de mayo que hicimos en la casa de Gobierno con los Ministros de América, nos dieron la responsabilidad de llevar adelante el Protocolo de Buenas Prácticas Públicas y ese documento lo tenemos que tener terminado para el PDAC (Canadá) y en esta reunión tuvimos una reunión preliminar con algunos Ministros, y nos dimos cuenta que los problemas que tenemos en Argentina al lado de los que hay en el resto de América, son menores.
PM: ¿Por ejemplo?
DM: Colombia tienen problemas comunitarios al igual que Perú. En México, Ecuador y centro América, también se fueron acentuando los problemas por la tenencia de las tierras y los problemas de narcotráfico en las regiones selváticas que generan problemas muy grandes de seguridad. 
Todos esos problemas los podemos llegar a tener en cierta medida pero, minimizados con lo que estoy viendo en el resto de América latina.
Además, hay un cierto optimismo porque Argentina tiene recursos importantes que tenemos que aprovechar.
PM: ¿Pero, hay dinero suficiente para poder aprovechar esos recursos?
DM: Necesitamos dinero para exploración, ya que este año no se modificó mucha la inversión en exploración.
PM: ¿De cuánto dinero estamos hablando?
DM: Nosotros necesitamos u$s 400 M para explorar en serio porque tenemos recursos en distintas partes del territorio y, de esos recursos se necesita tener información dada por la geofísica, las perforaciones y el estar en el campo definiendo el recurso y optimizándolo para- a futuro- tener proyectos a realizar. 
PM: ¿Todos los proyectos generaron interés?
DM: De los proyectos a realizar los que se movilizaron son sólo algunos y esperamos que, a partir de ahora, se empiecen a movilizar.
PM: ¿Qué se debe hacer para lograrlo?
DM: Nuestro trabajo, a partir de este mes de noviembre, es en el tema de las mesas de competitividad. Estamos arreglando con el COFEMIN ya que las reuniones de trabajo van a ser por regiones.
PM: ¿Quiénes conformarán esas mesas regionales?
DM: La Nación, la provincia, el gremio y los empresarios. Y ahí se va a discutir, regionalmente, cuáles son los elementos que cada uno puede entregar en esa mesa para darle competitividad al sistema y tratar -cuanto antes- que la inversión llegue a la Argentina. Así, los inversores van a darse cuenta que hay elementos objetivos para hacer exploración en el territorio y poder desarrollar un proyecto de producción a futuro, ya que somos competitivos. Esto lo vamos a lograr en esta etapa que empezaremos ahora.
PM: ¿El país es muy extenso, por dónde consideran empezar?
DM: Las reuniones de la mesa de competitividad arrancan con el noroeste, y después con el COFEMIN determinaremos cómo seguir.
PM: Cambiando de tema. ¿YCRT, puede ser rentable?
DM: Puede ser más competitivo. Con la Intervención, por un lado, vamos a hacer una empresa, ya sea estatal o sociedad anónima, y por otro lado estará la central térmica, son dos cosas separadas. 
La tarea que estamos realizando- ahora- es la de arreglar el yacimiento porque se había bajado la cortina, y un yacimiento no es como un comercio que levantás la cortina y arrancás. 
En el yacimiento había problemas muy graves de seguridad, de ventilación y todo esto en una mina es vital. Ya estamos cerca de terminar los trabajos que están a cargo de Mario Capello, y te repito ya están a punto de terminar esos trabajos para hacerla una mina subterránea competitiva. Para eso tenemos como objetivo bajar costos y de esa manera tener el material necesario que la usina va a requerir.
PM: ¿A nivel general, los problemas que hay en Esquel con los mapuches pueden llegar a afectar otras regiones?
DM: No, creo que no. En el caso particular del RAM del que me estás hablando vos, es un complejo mapuche muy radicalizado. No es lo que pasa con los pueblos originarios que viven en el resto del territorio. 
Este grupo -no son todos los mapuches, es muy importante recordarlo- también está en Chile con el mismo grado de radicalización y tiene otros métodos para negociar. Yo creería que no tiene por qué repetirse esto.
PM: ¿YMAD?
DM: YMAD está trabajando, y tuvimos reuniones de trabajo con las provincias (Tucumán y Catamarca) y con el presidente de YMAD para poner en valor el yacimiento, las propiedades que tenemos alrededor y los negocios que tiene la empresa para ponernos cuanto antes a trabajar. 
YMAD está haciendo -en este momento- un convenio con el SEGEMAR para un trabajo de tipificación de los negocios que tiene vigentes YMAD para realizar y la idea es trabajar cuanto antes para poder buscar socios que puedan desarrollar cada uno de los proyectos.
PM: ¿Cuál es la relación que la Secretaría tiene con la CAEM (Cámara Argentina de Empresarios Mineros? 
DM: Una relación institucional excelente. Nosotros definimos desde el primer día que íbamos a trabajar institucionalmente y para nosotros el empresariado y las provincias son los mejores aliados para desarrollar cualquier política minera. Siempre digo que la Secretaría a mi cargo es la dueña del cien por ciento de 0 y la gente se ríe. Y es la realidad, la única posibilidad que tengo yo es trabajar institucionalmente con todos los actores de la minería y que todos estemos en armonía, porque es la única manera de poder llevar a delante la actividad minera.
PM: ¿Cómo finalizó el censo minero?
DM: Para mí fue una experiencia espectacular. Primero, porque ninguno de nosotros sabía la realidad de cuántos mineros éramos, cuántas empresas había. Uno te decía que había 800 y otros decía 2000. Era una lotería, no había información y la última tenía 12/13 años. 
Cuando asumí me corrí hasta el Indec y hablé con el Director Todesca y le dije que necesitábamos los número de la minería argentina, tanto de lo metálico como lo no metálico, porque la Argentina es un país que tiene una gran preponderancia de lo no metálico y había que saber dónde están las pymes, mineras, donde está el inversor nacional para saber hacia dónde y a quién dirigir las políticas que íbamos a desarrollar.
Y me dijo que estaban pensando en hacer el primer censo y nos pusimos a trabajar en el primer censo minero.
Fue espectacular, porque tanto la gente nuestra como la gente de él y de las provincias se comportó muy bien. Tuvimos 150 personas trabajando en el tema. Lo que terminó el otro día fue el trabajo de campo que se hizo en tres meses. 
PM: ¿Ya tienen números?
DM: Ya estamos entre las 1700 y las 1800 empresas censadas, ahora se elaboran los números para poder diferenciar cuántas empresas hay y de qué tipo son, cuántas están paralizadas. Todo esto es un trabajo básico.
El resultado estará terminado para finales de enero.
PM: ¿Cuál es el trabajo a desarrollar después de finalizado el computo de empresas?
DM: Vamos a poder definir políticas de apoyo a quien lo necesite y que áreas son las más necesitadas. Estuvimos a ciegas por más de 13 años y eso es una locura. (El Pregón Minero)

Te puede interesar