San Juan, epicentro de la nueva apuesta empresarial binacional

Recientemente la provincia de San Juan se convirtió en el epicentro de la nueva apuesta empresarial para desarrollar proyectos localizados en la frontera entre Argentina y Chile.
reunion ministerial en chile

Esto se debe a que compañías como Barrick, NGEx Resources, Filo Mining, Antofagasta Minerals, Glencore, McEwen y Pan Pacific Copper, ratificaron recientemente su voluntad de llevar adelante y desarrollar los proyectos binacionales que existen entre ambos países (muchos de ellos en territorio sanjuanino). El evento que las empresas eligieron para dejar clara su intención fue el “Tercer Encuentro Ministerial de la Alianza de Energía y Clima de las Américas”, el cuál se realizó hace pocas semanas en la ciudad trasandina de Viña del Mar. Autoridades de las distintas firmas mineras aprovecharon para afirmar su voluntad de desarrollar los yacimientos contenidos en territorio cordillerano, incluso “readecuándolos” a las nuevas condiciones jurídico-ambientales y también a aquellas que ya establece el Tratado de Integración y Complementación Minera que suscribieron Chile y Argentina allá por el año 1997. 
San Juan vuelve al tapete del mapa internacional de proyectos binacionales de la mano de Pascua Lama, Constelaciones, Filo del Sol (Vicuña), Pelambres, Pachón y Los Azules, un enorme potencial contenido en altura que abarca mineralización de oro, cobre, plata etc. “Creemos que esta área fronteriza será un lugar de competitividad común y de desarrollo futuro conjunto, porque tenemos una columna vertebral llena de recursos minerales y naturales que ambos países necesitan cuidar, y eso significa trabajar juntos, no hay otro camino”, indicó el Secretario de Minería argentino, Daniel Meilán, en la reciente reunión del tratado binacional que se realizó en la sede de la Comisión Chilena del Cobre. En dicho encuentro, del que también participó el subsecretario de Política Minera, Juan Biset, se mantuvieron sucesivas reuniones con los directivos de las empresas con proyectos vigentes en el área cordillerana, las cuales pusieron al día a los funcionarios sobre sus perspectivas para el desarrollo de las inversiones y las alternativas que enfrentan a uno y otro lado de la enorme frontera natural. Cabe destacar que la visita de los funcionarios argentinos se dio en momentos en que aún se registraban fuertes repercusiones por el rechazo del gobierno de Michelle Bachelet al proyecto minero Dominga, lo que generó la disidencia y renuncia de dos de sus ministros del área económica, que defendieron el emprendimiento de concentrados de hierro y cobre en la región de Coquimbo, valuado en u$s 2.500 M. Funcionarios de la cartera energética argentina admitieron que si bien “no fue el contexto ideal para los encuentros”, se pudo ratificar el interés de ambos gobiernos por “poner en movimiento” los proyectos de carácter binacional mediante políticas y decisiones de complementación e integración.
Tratado de integración
El mencionado tratado sobre integración y complementación, que cumplirá 20 años en diciembre, constituye un marco jurídico para el negocio minero y tiene por objeto permitir a los inversores de cada una de las partes participar en el desarrollo de la integración, con amplias áreas de aplicación delimitadas a ambos lados de la cordillera. En el acuerdo, uno de los puntos relevantes es el referido a la facilitación fronteriza, para lo cual los países se comprometen a realizar acciones de coordinación a modo de fomentar el desarrollo del negocio minero, el acceso y salida de las áreas de operaciones desde ambos territorios y permitir el uso de toda clase de recursos naturales, insumos e infraestructura sin discriminación de nacionalidad. También se especifica que las prohibiciones y restricciones vigentes en las legislaciones de cada parte, referidas a la adquisición de la propiedad, el ejercicio de la posesión, mera tenencia, constitución de derechos reales sobre bienes raíces, o derechos mineros, establecidas en razón de la calidad de extranjero y de nacional chileno o argentino, no serán aplicables a los negocios mineros regidos por el Tratado.
Actualidad de proyectos locales
Pascua Lama : Es un proyecto aurífero binacional a cargo de Barrick, montado entre la región chilena de Atacama (Pascua) y el departamento sanjuanino de Iglesia (Lama). Estaba destinado a ser el mayor proyecto minero del país, pero se frenó en Chile por cuestiones ambientales. Recientemente la compañía dio los primeros pasos pensando en su reactivación mediante un acabado plan de trabajo con comunidades y brindando detalles de un posible nuevo enfoque subterráneo. 
Constelaciones: Es un yacimiento de oro, plata y cobre ubicado en el límite entre San Juan y Atacama. Es considerado el proyecto minero más grande de Sudamérica, ya que supera en cantidad de metal y vida útil (50 años) a su vecino Pascua Lama. Se trata de un trío de proyectos conocidos: José María y Filo del Sol en San Juan, (Vicuña) y Los Helados, en Chile, todos en manos de la canadiense NGEx, en asociación con la japonesa JOGMEC y Pan Pacific Copper Co. 
Pachón: Fue uno de los proyectos de cobre binacionales relacionados directamente con el Tratado de Integración y Complementación Minera que Argentina y Chile firmaron en el año 1997. El mega yacimiento, descubierto hace más de 40 años, se localiza en el departamento Calingasta y actualmente se encuentra a la espera de que la compañía Glencore presente la declaración de impacto ambiental. En una de las reuniones mantenidas con el gobernador sanjuanino, el CEO de la compañía, indicó que el proyecto no tendrá carácter binacional y todo el concentrado saldrá desde San Juan. 
Los Azules: Es un yacimiento cuprífero de clase mundial con más de 36 años de vida útil comprobada, el cual necesitará una inversión estimada de 2.200 millones de dólares. Recientemente, autoridades de la empresa McEwen se reunieron con el gobernador Sergio Uñac para transmitirle su intención de avanzar en el proyecto. Desde gobierno destacaron como “positiva” la iniciativa, pero también indicaron que debe tomarse con “cautela” hasta profundizar más detalles sobre los futuros planes de acción. 
Son más de 30
Actualmente existen 32 proyectos mineros binacionales entre Argentina y Chile que cuentan con factibilidad. Luego de 20 años del acuerdo, solo Pascua Lama comenzó a desarrollarse, aunque tuvo que suspender su construcción por cuestiones ambientales. Estos datos son los que alientan a los integrantes de la Comisión Chilena del Cobre a apostar por los proyectos que se encuentran en plena Cordillera de los Andes.

Te puede interesar